Cómo gestionar tu dinero: finanzas personales para principiantes

Aprende a gestionar tu dinero de forma eficiente con estos consejos. ¡Tú mandas en tu cuenta!

7 min de lectura

Aunque pueda parecer abrumador, administrar tus finanzas no tiene por qué ser difícil. Poniendo estos consejos en práctica podrás comprobar por ti mismo que ahorrar y cumplir tus objetivos a corto y largo plazo no es una misión imposible. Si tu preocupación es cómo gestionar tu presupuesto teniendo unos ingresos no muy altos, también tenemos la solución: con métodos inteligentes como la técnica 50/30/20.

Sigue leyendo y descubre cómo gestionar tu dinero y cumplir tus objetivos de ahorro:

1. No te preguntes cómo administrar tus finanzas, sino por qué quieres hacerlo

El primer paso para administrarse es averiguar exactamente por qué quieres empezar a ahorrar. Una investigación del International Journal of Management Business and Administration demuestra que la clave del éxito en toda actividad es determinar objetivos concretos al tiempo que ambiciosos. Saber con certeza qué es lo que te motiva a ahorrar puede ayudarte mucho a establecer objetivos claros y factibles. Esto te ayudará a mantener el rumbo con decisión, aunque las cosas se pongan difíciles.

Deberías hacerte estas preguntas antes de elaborar tu presupuesto:

  • ¿Qué cosas te importan? Por ejemplo, ¿viajar es tu pasión? ¿Tu sueño es tener una vivienda en propiedad? ¿O quieres ahorrar para estudiar?

  • ¿Cuál es el objetivo realista, a la vez que ambicioso, para el que quieres ahorrar?

  • ¿Ese objetivo te motiva lo suficiente para ser constante, incluso aunque haya épocas en las que ahorrar sea un poco más complicado?

Distingue entre los objetivos de ahorro a corto y largo plazo

Cuando te hayas preguntado por qué quieres empezar a ahorrar, nuestro siguiente consejo de administración es dividir tus objetivos en planes a corto y largo plazo. Los objetivos de ahorro a corto plazo pueden incluir ahorrar para:

  • un mueble caro;

  • unas vacaciones;

  • la entrada para un coche;

  • un fondo para emergencias.

Los objetivos de ahorro a largo plazo pueden ser:

  • la entrada para un piso o una casa;

  • saldar una deuda que lleva tiempo pendiente;

  • fundar tu propia empresa;

  • dar la vuelta al mundo.

Una combinación de objetivos de ahorro a corto y largo plazo puede hacer que los objetivos más ambiciosos parezcan menos abrumadores. A medida que vayas alcanzando los objetivos a corto plazo, te darás cuenta de que eres capaz de ahorrar y tener el control de tus finanzas, por lo que sentirás que los objetivos a largo plazo están al alcance de tu mano.

Administra tus finanzas de manera realista

Antes de empezar a organizarte, tienes que plantearte si tus objetivos de ahorro a corto y largo plazo son realistas. Nada desmotiva más que fijarse un objetivo idealizado, pero completamente inalcanzable, y ver que cada vez es más y más imposible cumplirlo.

Un fantástico consejo de administración de finanzas personales es seguir el método de fijación de objetivos SMART del psicólogo Edwin Locke. SMART son las siglas de: Specific, Measurable, Attainable, Relevant, and Time-bound (Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas y Puntuales). Si tus objetivos de administración se ajustan a cada una de estas cinco categorías, serán lo bastante realistas para que puedas empezar a ahorrar.

2. Haz un seguimiento de tus gastos para crear un presupuesto sólido

Muchos nos resistimos a hacerlo, pero si queremos administrarnos con eficacia, tenemos que saber con certeza cuánto ingresamos y gastamos de nuestra cuenta cada mes. Para ello, lo mejor es hacer un seguimiento de nuestros ingresos y gastos durante 30 días. Es decir, tienes que ser consciente de cada una de tus operaciones, bien anotándolas en una hoja de cálculo o utilizando una app de gestión de finanzas personales como You Need a Budget.

Separa los gastos fijos de los variables

Cuando ya tengas una idea clara de todo el dinero que entra y sale cada mes, el próximo paso consiste en dividir los gastos en costes fijos y variables.

Los costes fijos incluyen:

  • alquiler;

  • facturas de luz y gas;

  • seguros (de vehículo, responsabilidad civil u hogar);

  • cuotas de créditos.

Los costes variables incluyen:

  • compras del supermercado;

  • ocio (salir por la noche, cine, conciertos);

  • ropa;

  • comer fuera.

Controla tus finanzas personales para reducir los costes variables

Si bien tus costes fijos no ofrecen mucho margen de maniobra (o ninguno), los variables te permitirán ahorrar. Esto no quiere decir que tengas que dejar de salir por ahí y divertirte, . Aquí tienes unos consejos de administración que puedes seguir para reducir tus costes variables:

  • en lugar de ir a un restaurante en tu pausa del trabajo, llévate un tupper de casa;

  • plantéate si realmente necesitas el último modelo de teléfono móvil cuando el que tienes funciona perfectamente;

  • elige un día de la semana para no gastar nada en costes variables;

  • adopta la técnica "ahorra ahora, gasta después". Es decir, aparta dinero para tus objetivos de ahorro y los costes fijos a principios del mes y utiliza el resto del saldo para pagar tus costes variables mensuales.

3. Cómo administrar tus finanzas personales con pocos ingresos: cuánto ahorrar cada mes

Cuando ya sepas por qué quieres organizar tus finanzas personales, para qué quieres ahorrar y cuáles son tus costes fijos y variables, es hora de determinar cuánto quieres ahorrar cada mes. Obviamente, esto varía muchísimo de persona a persona, dependiendo de los ingresos, si eres autónomo o empleado a tiempo completo, tus circunstancias y tus responsabilidades, pero estos son nuestros consejos para que administres tus finanzas conforme a tu estilo de vida.

Mejorar tus finanzas personales con el método 50/20/30

El método 50/30/20 hará que tu presupuesto se divida de la siguiente forma:

  • un 50 % de tus ingresos se gasta en tus "necesidades", es decir, en tus costes fijos, como el alquiler y las facturas;

  • un 30 % se destina a tus "deseos", es decir, tus costes variables, como salir a comer fuera, ir a la peluquería y comprar ropa;

  • un 20 % se destina a ahorrar o a saldar una deuda.

La norma 50/30/20 fue creada y popularizada por la senadora estadounidense Elizabeth Warren, experta en insolvencia de la Universidad de Harvard, para enseñarles a los americanos cómo ahorrar y cómo administrar sus finanzas con pocos ingresos.

Si decides optar por el método 50/30/20, quizás te interese plantearte automatizar tus gastos mensuales. Es decir, que tus ingresos se dividan automáticamente a principios de cada mes siguiendo la norma 50/30/20. Si lo haces, en tu cuenta solo te quedará el 30 % que se destina a tus "deseos", que podrás gastar a lo largo del mes sin preocuparte de estar gastando demasiado o incumpliendo tus objetivos de ahorro.

Adminístrate y ahorra dinero con el presupuesto con base cero

El método del presupuesto con base cero difiere ligeramente del enfoque 50/30/20, ya que su cometido es asignar una tarea concreta a cada céntimo. A final de mes, todos los ingresos menos todos los gastos tienen que dar cero como resultado; no puede haber dinero restante en tu cuenta.

Es decir, ajustar tu presupuesto a la perfección para que sepas exactamente cuánto estás gastando en tus costes fijos, variables y cuánto destinas a tu ahorros cada mes, hasta el último céntimo. Se trata de un enfoque de administración muy detallado y supone que tengas que ser tremendamente consciente de todas tus operaciones mensuales a medida que estas se producen.

Crea un plan de administración de emergencia

La vida te da sorpresas, así que no está de más tener un plan de administración de emergencia para cuando las cosas se tuercen. Uno de los mejores consejos de administración es prepararse para esos meses en los que no puedes cumplir tu plan a rajatabla. Esto evitará que te desmotives y pierdas totalmente el rumbo hacia tus objetivos de ahorro.

Aquí tienes unos consejos para crear tu plan de emergencia:

  • integra una cantidad fija de ahorro para tu fondo de emergencia. Esto puede traducirse en ahorrar un 5 % de tu dinero cada mes para hacer frente a imprevistos;

  • crea un "colchón" al que puedas recurrir en caso de imprevistos. Este presupuesto deja de lado todo lo que no sea esencial para la vida diaria, es decir, los costes variables. Esto dejará libre algo de dinero para emergencias.


Tu dinero en N26

¿Buscas la mejor manera de poner en práctica estos consejos de administración de finanzas personales? Con la de N26, puedes hacer un seguimiento de todas y cada una de tus operaciones y recibir una notificación cada vez que entre y salga dinero de tu cuenta. Además, la función te permite crear subcuentas y asignar un objetivo de ahorro para cada una de ellas. De este modo, podrás seguir de cerca cuánto te falta para alcanzar tus objetivos.

Tu bienestar financiero y sacarle el máximo partido a tu dinero es importante. Tanto si buscas , como si quieres nociones básicas sobre dinero o ahorrar para una gran inversión, sacarle provecho a tu dinero es la clave para tener una vida sana y equilibrada.

Fuentes:

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen