Qué incluir en un presupuesto familiar

Crear un presupuesto familiar puede parecer complicado, pero con unos sencillos retoques, puede ser muy positivo. Sigue leyendo para aprender a crear un presupuesto familiar fácilmente.

La vida adulta conlleva todo tipo de responsabilidades financieras y, si se tiene hijos, es fácil que los gastos se acumulen. Entre los pagos mensuales de la hipoteca o el alquiler, la compra y las actividades extraescolares, puede resultar difícil encontrar oportunidades de ahorro.

Sin embargo, todos deberíamos ahorrar un poco, ya sea para los tiempos de vacas flacas, unas buenas vacaciones o un fondo para la universidad. Por eso conviene crear un presupuesto familiar que te permita tener una visión general de tus gastos y detectar las oportunidades de ahorro. Para facilitarte el comienzo, hemos recopilado algunos consejos y trucos para gestionar la economía doméstica con un presupuesto familiar. 

Por qué es necesario un presupuesto familiar

El objetivo de un presupuesto familiar es mantener el control de los gastos y evitar gastar más de la cuenta dentro de lo posible. También te ayuda a ahorrar, así que podrás disponer de dinero para hacer planes en el futuro. 

El objetivo de un presupuesto familiar no es limitarte, sino permitirte gastar con confianza, manteniendo el control. Además, te sirve para dar ejemplo de buenos valores económicos a los niños desde pequeños y enseñarles hábitos financieros responsables de cara al futuro. ¿Quieres saber más sobre cómo educar a los niños en temas de dinero? Lee nuestro artículo sobre educación financiera para niños aquí. 

Qué tener en cuenta al crear un presupuesto familiar

Hay mucho sobre lo que reflexionar al crear un presupuesto familiar. A continuación, encontrarás una lista con los puntos más importantes:

  • Gastos fijos frente a gastos variables: todos los meses habrá gastos fijos, como la hipoteca, el alquiler o el seguro. Otros gastos, como las facturas de suministros y la compra, pueden variar. Distinguir los diferentes tipos de gastos mensuales te ayudará a calcular con mayor precisión qué incluir en el presupuesto.

  • Amortización de préstamos y deudas: si tienes deudas de alto interés que pagar, como tarjetas de crédito o préstamos de empresa, sería buena idea averiguar la mejor manera de liquidarlas manteniendo tu solvencia crediticia.

  • Objetivos de ahorro: decidid entre toda la familia qué queréis hacer con los ahorros, como pasar un fin de semana juntos, contribuir a un fondo universitario o invertir en un coche nuevo.

Cómo crear un presupuesto familiar en 5 pasos

Con unos pocos cálculos y algo de motivación, gestionar la economía doméstica no debería resultar demasiado complicado. Empieza con estos 5 sencillos pasos:

1. Calcula los ingresos familiares

El primer paso es sumar cuánto aportan todos los miembros de la familia cada mes. Fíjate tanto en los ingresos fijos y fiables con los que siempre puedes contar como en los ingresos añadidos procedentes de actividades como el trabajo autónomo.

2. Anota los gastos mensuales

Haz una lista con los gastos mensuales de la familia que incluya las necesidades básicas y las aspiraciones, teniendo en cuenta que es algo que varía de un caso a otro. Es probable que tus necesidades incluyan los gastos de vivienda, el cuidado de los niños, la comida, el seguro médico, los gastos en transporte o del coche, las facturas de suministros y las del teléfono e internet. Las aspiraciones son los extras de los que se puede prescindir. Podría tratarse de cenas frecuentes en restaurantes, ropa nueva o salidas al cine. 

3. Evalúa los ingresos netos

Al restar los gastos mensuales a los ingresos, obtendrás lo que se conoce como ingresos netos. ¿Queda algo? Si es así, esos fondos pueden destinarse al ahorro o a liquidar deudas pendientes.

4. Define una estrategia de ahorro

Una vez que sepas cuánto te queda cada mes, define una estrategia de ahorro para los fondos sobrantes. No hay una manera correcta o incorrecta para ello. Quizá quieras ahorrar dinero para la jubilación o la entrada de una casa. Tal vez quieras ahorrar para unas vacaciones en familia o para celebrar el cumpleaños de tu hijo por todo lo alto. Lo importante es que sientas que tienes el control de tus finanzas y de lo que ocurre en tu cuenta cada mes.

5. Revisa y racionaliza 

Ahora que ya tienes una visión clara de tus ingresos, gastos y objetivos, es el momento de crear un presupuesto. A lo mejor conviene que revises los gastos que puedes reducir para optimizar tus objetivos de ahorro. En ese caso, aquí te proponemos algunas ideas para racionalizar:

Comida Elaborar un presupuesto para la comida requiere un poco de planificación, pero puede ser una experiencia divertida. Si organizas las comidas con antelación, podrás reducir al mínimo el importe de la compra y evitarás gastar más de la cuenta. Prueba nuevas recetas y anima a tus hijos a participar en la cocina y en la preparación de los menús. Siempre que sea posible, compra productos a granel, para ahorrar y reducir el volumen de residuos de tu hogar. También puedes averiguar qué tiendas de comestibles tienen ofertas especiales y planificar las comidas en torno a ellas. Por supuesto, puedes salir a comer cuando quieras, pero intenta reservarte para ocasiones señaladas o cuando te apetezca mucho algo que no sea fácil de preparar.
Servicios públicos y proveedores de servicios El mantenimiento de una casa requiere dinero y energía. Si quieres ahorrar, baja la calefacción por la noche, date duchas más cortas y asegúrate de apagar las luces cuando salgas de una estancia. Así reducirás tanto el importe de las facturas como tu huella de carbono. Compara los distintos proveedores para contratar la mejor oferta de servicios telefónicos y de internet, y plantéate si los planes que tienes son realmente lo que necesitas.
Compras Salir de compras tiene varios aspectos positivos, desde darte un capricho a ti o a tu familia hasta apoyar a las empresas locales. Sin embargo, a la hora de hacer un presupuesto, lo ideal es pensar en si la compra te hará realmente feliz o si la haces por inercia. Puedes reciclar ropa vieja, comprar artículos de segunda mano o intercambiar ropa con tus amigos, sobre todo si los niños están creciendo. Evitar ir de compras en la medida de lo posible al final significa tener la casa menos desordenada y más dinero para el futuro.
Transporte y coche Ya sea para ir al colegio, al trabajo o a ver a los abuelos, todos necesitamos desplazarnos en algún momento. Si quieres ahorrar en transporte, ve andando o en bicicleta al trabajo, así además harás ejercicio gratis. Si no es posible, puedes compartir coche o comprar un abono mensual para ir en tren. Si estás buscando un coche nuevo, elige uno de bajo consumo o incluso eléctrico para ahorrar en combustible.
Deporte y salud Mantenerse en forma es imprescindible para llevar una vida sana, y muchas personas encuentran la motivación yendo al gimnasio o a alguna clase. Si ese es tu caso, ¡no lo dejes! Ahora bien, si resulta que pasan los meses y ves que no aprovechas la suscripción al gimnasio, cancélala y sal a correr o a caminar. Si te motivan las actividades en grupo, puedes buscar un compañero para correr u organizar salidas periódicas a una piscina descubierta.
Ocio Las aventuras en familia son una forma estupenda de entretener a tus hijos. Busca actividades gratuitas que podáis hacer cerca, como en el parque, un lago o algún evento festivo. Cancela las suscripciones de vídeo que no utilices y opta por ver una película de vez en cuando.
Seguros En cuanto a los seguros, es importante que te informes de lo que puedes necesitar si ocurriera algo. Busca las mejores pólizas con los comparadores de seguros. Infórmate sobre la renovación de pólizas y asegúrate de suprimir cualquier coste de cobertura innecesario.
Vacaciones El tipo de vacaciones variará siempre en función del presupuesto, los gustos y el tiempo disponible. Si quieres ahorrar, plantéate hacer una escapada cerca de casa a la que puedas llegar en coche o en tren. Intenta alojarte en un apartamento en lugar de en un hotel. Si prefieres disfrutar de una escapada de lujo, empieza por reducir gastos y así poder planear un viaje inolvidable.

Recursos para calcular presupuestos familiares online

Con la tecnología al alcance de la mano, crear un presupuesto familiar con herramientas digitales para controlar gastos es más fácil que nunca.

  • Calculadoras de presupuesto familiar: la calculadora EPI es un excelente recurso para calcular online los gastos familiares con estimaciones basadas en la economía estadounidense. El cálculo se realiza a partir de una sección transversal de 10 tipos de familia (familias con hasta cuatro hijos), y los resultados indicados se corresponden con un estilo de vida modesto. 

  • Apps y herramientas de control de gastos: hay apps muy útiles que te permiten simplificar tus finanzas al instante si registras todos los gastos de la familia y el hogar. Prueba con un banco que te ofrezca notificaciones push con cada transacción y la posibilidad de crear transferencias recurrentes o de hacer un seguimiento y obtener información sobre gastos en determinadas categorías. Te ayudará a alcanzar tus objetivos financieros, estés donde estés. Consejo: echa un vistazo a nuestras apps de control de gastos favoritas; te ayudarán a dar forma a tu presupuesto familiar.


Tu dinero en N26

Tanto si tu familia es pequeña como numerosa, gestionar tu presupuesto con N26 te resultará muy fácil. Abre una cuenta premium ahora para probar los Espacios de N26, con los que puedes crear hasta 10 subcuentas para alcanzar tus objetivos de ahorro. Utiliza las Reglas para establecer transferencias automáticas a un espacio o ahorra junto con otros miembros de la familia usando los Espacios Compartidos, que permiten que los clientes de N26 puedan compartir una subcuenta conjunta para gestionar sus gastos en común.

¿Qué gastos se deben tener en cuenta al crear un presupuesto familiar?

Al analizar los gastos familiares y el presupuesto, es importante contar todos los gastos, tanto los esenciales como los no esenciales. Los gastos esenciales incluyen el pago de la vivienda, la comida, las facturas de suministros, los gastos del teléfono e internet, los de transporte y el coche, de guardería, del seguro médico, etc., y los impuestos. Aunque tampoco hay que olvidar los caprichos, como comer fuera, ir de compras y disfrutar de unas vacaciones en familia.

¿Cómo se crea un presupuesto familiar?

En primer lugar, tendrás que saber cuáles son los ingresos familiares, para tener claro cuánto dinero entra cada mes. Luego hay que restar los gastos fijos, como los pagos de la vivienda, los gastos de transporte y las pólizas de seguros. A continuación, calcula los gastos variables, como salir a cenar o ir de compras, y réstalos de los ingresos para saber lo que te queda cada mes y en qué puedes ahorrar. Por último, determina tus objetivos de ahorro y plantéate liquidar cualquier deuda que tengas pendiente.

¿Por qué es importante tener un presupuesto familiar?

Un presupuesto familiar te permite mantener un control constante de los gastos comunes. Un presupuesto resulta muy útil a la hora de reducir gastos o ahorrar para el futuro. También puede arrojar luz sobre los hábitos de gasto que tal vez quieras modificar y animarte a gastar y ahorrar con conciencia y seguridad. Por último, es importante que todos los miembros de la familia os pongáis de acuerdo al elaborar el presupuesto, para que todos os esforcéis por alcanzar los mismos objetivos.

¿Es necesario compartir el presupuesto familiar con los hijos?

Dar ejemplo de hábitos de gasto responsables y enseñar a los niños el concepto de dinero desde pequeños es siempre buena idea. Es posible que los niños entiendan el significado del dinero y sus valores desde una edad temprana, por lo que puede ser divertido y gratificante mostrarles cómo hacer un presupuesto. ¿Quieres saber más sobre educación financiera para niños? Échale un vistazo a nuestro artículo del blog, en el que te contamos todo lo que debes saber al respecto.

¿Cómo se divide un presupuesto familiar?

Hay muchas formas de dividir un presupuesto, ya sea en función de los ingresos, los gastos o muchos otros factores. Puedes probar la regla de porcentajes 50/30/20, por la cual el 50% se destina a las necesidades básicas, el 30% al ocio y el 20% al ahorro. Sin embargo, este es solo un ejemplo de cómo organizar el dinero. Al fin y al cabo, las finanzas son una cuestión personal, y es importante que adaptes el presupuesto familiar a tus necesidades y a las de tu familia.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen