Fondo de emergencia y fondo de contingencia: qué son y cómo crearlos

Empieza a ahorrar ahora y adelántate a cualquier imprevisto o sorpresa inesperada.

Tiempo de leer
10 min de lectura

Especialmente en los tiempos que corren, ahorrar para un fondo de emergencia, así como para uno de contingencia, te dará un extra de tranquilidad ante la posibilidad de que surjan imprevistos. Muchos de nosotros vivimos al día (y a veces con una cantidad inferior a nuestro sueldo mensual ahorrado como reserva), por eso es esencial tener un colchón económico para que nuestros objetivos no se pierdan por el camino y evitar así endeudarnos.

Pero ¿cuánto dinero debemos aportar a un fondo de emergencia y en qué se diferencia este de un fondo de contingencia? ¡Vamos a verlo juntos!

¿Qué es un fondo de emergencia?

En términos sencillos, un fondo de emergencia es una red de seguridad económica que te protege frente a esos acontecimientos inesperados de la vida. En vez de depender del descubierto bancario o verte en situación de pedir dinero prestado para salir de una crisis, podrás recurrir a este fondo de emergencia sin preocuparte por el efecto dominó que tendrá en el resto de tus finanzas.

¿Qué cuenta como emergencia?

Solo debes recurrir a tu fondo de emergencia cuando ocurra algo verdaderamente inesperado de lo que tengas que encargarte de forma urgente. Algunos ejemplos son:

  • si pierdes tu trabajo de forma inesperada y, por tanto, tu fuente de ingresos;

  • si tienes que pagar gastos médicos repentinos;

  • si la economía entra en recesión y pierdes una parte considerable de tus ingresos

  • si, por el motivo que sea, tienes que mudarte a otra ciudad.

¿En qué se diferencia de un fondo de contingencia?

Un fondo de contingencia o de eventualidades es parecido a un fondo de emergencia, solo que este último se crea para pagar gastos inesperados más pequeños. Estos gastos eventuales incluyen salir del paso en situaciones como las siguientes:

  • comprarte un frigorífico nuevo porque el que tienes se ha roto;

  • pagar facturas del veterinario si tu gato necesita atención médica;

  • reparar tu coche

  • comprarte un nuevo teléfono si te roban el que tienes.

Aunque todos estos gastos son necesarios, no son tan costosos ni dramáticos como los que requerirían recurrir a tu fondo de emergencia.

¿Cuándo debo crear un fondo de emergencia o de contingencia?

Al crear tu fondo de emergencia o de contingencia también te ahorras futuras preocupaciones. Si se diera una situación de crisis (ya sea grande o pequeña), tendrás tu estabilidad económica más o menos asegurada y no será otro factor más de estrés. Así podrás concentrarte en las cosas que realmente requieren tu atención.

Para adelantarse a los acontecimientos y tener esa tranquilidad que te da saber que tienes un dinero ahorrado, lo mejor es apartarlo siempre que puedas (o, al menos, una vez al mes para tener una liquidez constante).

Ventajas de un fondo de emergencia y de contingencia

Las ventajas de contar tanto con un fondo de emergencia como de contingencia son muy numerosas. Te explicamos por qué:

  • reducirás tu estrés sabiendo que tienes una red de seguridad económica;

  • desarrollarás una mentalidad de ahorro, y además prepararte para el futuro evitará que tomes decisiones económicas precipitadas en el presente

  • un fondo de emergencia también evita que recurras a otras cuentas de ahorro ante una crisis, lo que te ayuda a mantener tus objetivos de ahorro inalterados.

¿Cuánto debo ahorrar al mes?

Los expertos calculan que un fondo de emergencia debe cubrir entre tres y seis meses de gastos fijos mensuales (incluidos el alquiler y las facturas). Aunque algunos optan por incluir sus gastos variables (ir al supermercado, salir por la noche y el ocio en general) en el presupuesto del fondo de emergencia, lo más común es centrarse en garantizar hasta seis meses de gastos mensuales fijos ahorrados.

La cantidad dependerá de tu estilo de vida

Que decidas ahorrar tres o seis meses de tus gastos fijos dependerá de tus medios y de tu estilo de vida. Las personas que viven solas y las que tienen fuentes de ingresos más inestables (como los autónomos) vivirán más seguros teniendo seis meses ahorrados. Esto se debe a que su red de seguridad económica puede ser más frágil que la de los hogares en los que hay otra persona para apoyar durante una crisis, y en los que hay más de una fuente de ingresos.

Fondo de contingencia o eventualidades: ¿cuánto debo ahorrar?

Un fondo de contingencia o eventualidades debe incluir dinero suficiente para afrontar esas pequeñas emergencias de la vida, pero esto dependerá de tus circunstancias particulares. Si bien las estimaciones oscilan entre los 500 € y los 2500 €, lo mejor es curarse en salud y apartar como mínimo 1000 €. Sin embargo, hay que tener en cuenta que 1000 € pueden bastar para comprar un electrodoméstico nuevo o pagar una factura inesperada del veterinario, pero puede que no cubra las dos cosas al mismo tiempo.

Intenta estimar cuánto necesitas tener en tu fondo de contingencia

Un buen método para calcular cuánto dinero debes apartar para tu fondo de contigencia es analizar tu situación actual e intentar predecir posibles futuros gastos. Esto te dará una idea más clara para saber si debes ahorrar 500 € o más. Algunas de estas circunstancias predecibles pueden ser:

  • los costes de una reparación si tu coche suele averiarse;

  • facturas del veterinario si tienes una mascota de edad avanzada;

  • facturas del dentista si estás en medio de un tratamiento;

  • analizar la antigüedad de tus electrodomésticos más imprescindibles, sobre todo de los que ya no estén en garantía.

Cuando tengas una idea clara de los posibles gastos que pueden pillarte por sorpresa en el futuro, podrás calcular mejor cuánto dinero debes ahorrar en tu fondo de contingencia y estar preparado.

Empieza a ahorrar para un fondo de contingencia antes de ahorrar para un fondo de emergencia

Al ser más fácil ahorrar para un fondo de contingencia, es mejor centrarse en apartar ese dinero antes de pasar al fondo de emergencia. Lo normal es que recurras a este fondo con más frecuencia que al fondo de emergencia, ya que será más probable que se te rompa la nevera o se te atasquen las tuberías, a que se te presente una emergencia que te cambie la vida. Por tanto, lo mejor es tener un colchón para pequeñas sorpresas que además te ayudará a avanzar en tus objetivos de ahorro para el de emergencia.

Cómo crear un fondo de emergencia y de contingencia

Crear y mantener un fondo de emergencia y de contingencia puede parecer complicado, pero si sigues estas pautas, te resultará muy fácil. Si incorporas estos fondos en tu administración financiera mensual, te acostumbrarás a ahorrar sin darte cuenta. Te explicamos cómo crearlos paso a paso:

Elabora un presupuesto

El primer paso para ahorrar para un fondo es elaborar un presupuesto sólido. Con estos consejos, podrás empezar a ahorrar para una emergencia desde ahora:

    1. Realiza un seguimiento de tus gastos e ingresos durante 30 días y anótalos todos.

    1. Divide los gastos en fijos y variables. Tus gastos fijos son todos aquellos en los que no puedes influir (alquiler, cuotas de una deuda, seguro de coche), mientras que tus gastos variables son más flexibles (ir al supermercado, salir por la noche, ir al gimnasio).

    1. Decide qué porcentaje de tus gastos variables puedes utilizar para contribuir cada mes, primero en un fondo de contingencia y, en segundo lugar, en un fondo de emergencia. Por ejemplo, si tienes unos ingresos de 3000 € mensuales y tus gastos fijos son de 2000 € mensuales, te quedan 1000 € de gastos variables. Partiendo de ellos, puedes optar por ahorrar un 25 %, es decir, 250 € al mes. A final de año, habrás ahorrado 2500 €, que se convertirán en tu fondo de contingencia y, además, en el comienzo de tu fondo de emergencia.

Utiliza una calculadora de fondos de emergencia

Si te cuesta calcular cuánto tienes que aportar cada mes, quizás te resulte útil utilizar una calculadora de fondos de emergencia. Puedes encontrar estas calculadoras en internet. Te ayudarán a saber qué cantidad exacta te sobrará para añadirla a tu fondo de emergencia después de restar todos los gastos fijos. Lo mejor es que busques una calculadora de fondos de emergencia que te permita introducir muchas variables, ya que esto te ofrecerá una visión más realista de lo que puedes ahorrar para tu fondo de emergencia cada mes.

Ahorra algo, por poco que sea

Si ahorrar seis meses de gastos fijos te parece una misión imposible, es importante que no te desanimes. Siempre es mejor ahorrar algo que nada. Por ejemplo, si consigues ahorrar 30 € semanales, ya son 1440 € anuales, lo que sigue siendo un importe considerable. Una emergencia puede presentarse mañana o dentro de diez años; si no, no sería una emergencia. Si ahorras 30 € a la semana durante 10 años, ¡tendrás nada menos que 14 400 € para hacer frente a cualquier crisis financiera!

Automatiza tus ahorros

Cuando hayas elaborado tu presupuesto, no estaría de más que automatizaras tus ahorros. Es decir, crear una transferencia automática de tu cuenta principal a tu cuenta de ahorro cada mes para que ni siquiera tengas que hacerlo manualmente y no caigas en la tentación de gastártelo.

Ajusta tu presupuesto cada mes

Para no desmotivarse, es importante tener un presupuesto flexible, ya que los ingresos y gastos pueden sufrir cambios inevitables. Te recomendamos que verifiques cada mes si de verdad puedes permitirte depositar en tu fondo de emergencia o de contingencia los importes que has planeado. No te desanimes, ¡también puede ocurrir que estés en condiciones de depositar un poco más de lo previsto!

Elabora un presupuesto auxiliar

Un fondo de emergencia o de contingencia solo debe utilizarse cuando es verdaderamente necesario, al igual que los presupuestos auxiliares. Básicamente, un presupuesto auxiliar es el presupuesto al que recurres cuando llega una crisis y el dinero empieza a escasear. Cubre todos tus gastos fijos y quizás te llegue para cubrir compras básicas de supermercado, pero nada más.

Es decir, que gastarás hasta el último céntimo durante el mes con la esperanza de que tu fondo de emergencia (más el dinero extra que genere tu presupuesto auxiliar) pueda cubrir los gastos de esa emergencia inmediata.

Date algún capricho

Puede que lo más satisfactorio de ahorrar sea recompensarte cada vez que alcances una cifra concreta. Por ejemplo, pongamos que tu objetivo es ahorrar 6000 € para tu fondo de emergencia. Cada vez que ahorres 1000 € puedes premiarte con una cena especial, yendo al cine o de compras. Es importante que el proceso no sea una tortuta y pueda darte satisfacciones, ya que así te resultará más fácil comprometerte con tus objetivos de ahorro.

Dónde guardar tus fondos de emergencia y de contingencia

Tus fondos de emergencia y de eventualidades deben estar en un lugar de fácil acceso en caso de crisis. Un banco digital con tarjeta de débito o una cuenta de ahorro(pestaña nueva) son lo ideal, ya que podrás retirar dinero con facilidad estés donde estés. También es importante que separes el fondo de emergencia del de contingencia y estos de tu cuenta diaria, ya que así no caerás en la tentación de recurrir a ellos.

Formas rápidas de apartar dinero para tu fondo de contingencia y potenciar tu fondo de emergencia

Como casi todas las cosas que merecen un esfuerzo, empezar siempre es lo más difícil. Pero puede que ahorrar sea más sencillo de lo que crees. Si te cuesta ponerte en marcha para alcanzar tus objetivos de ahorro, te traemos unos cuantos consejos para coger un poco de carrerilla:

  • deposita todas las devoluciones fiscales, las bonificaciones de tu empresa y los regalos en efectivo directamente en tus fondos de ahorro;

  • aparta un poco de dinero extra y, de paso despeja tu casa, vendiendo en internet las cosas que no necesites;

  • plantéate el conseguir un segundo empleo o hacer horas extras en el trabajo para darle un empujón a tus ahorros

  • intenta pasar un mes sin gastos o, si eso te parece demasiado difícil, planifica un día a la semana en el que no gastes nada (¡excepto los gastos fijos necesarios, claro!).

Tu dinero en N26

Con N26, ahorrar para tus fondos de emergencia y eventualidades no podría ser más fácil. Gracias a los Espacios(pestaña nueva), puedes crear subcuentas con las que podrás visualizar cuánto te falta para alcanzar tus objetivos de ahorro. Y con Estadísticas, que te ofrecen una visión general de tus ingresos y gastos mensuales, podrás administrarte de forma más sencilla y tener mejores hábitos financieros(pestaña nueva).

¿Quieres saber más sobre cómo administrar tu dinero? Consulta nuestra guía de finanzas personales y empieza hoy a apartar un poco de dinero para crear ese colchón que te ahorrará sorpresas mañana.

Fuente: yourmoney.com

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen