Como ahorrar cada dia
21 junio 2019Lifestyle

15 pequeños hábitos que te ayudarán a ahorrar cada día (y son eco-friendly)

Ahorrar es simple, o eso dicen. Es algo tan fácil como gastar menos. ¡Ah! Si fuera tan fácil otro gallo cantaría... Recortar los gastos no significa que tengas que ser ermitaño ni vivir a base de fideos instantáneos de microondas. Cada día tomamos muchas decisiones de compra que determinan nuestros hábitos de gasto, y por lo tanto, lo que ahorraremos (o no) a final de mes. Aquí te damos unos consejos para incorporar en tu rutina diaria que marcarán la diferencia. Y además, ayudará a que aportes tu granito de arena al cuidado del medio ambiente. Dos por el precio de uno.

1. La regla de oro para gastar menos

Antes de comprar algo, repite con nosotros: “¿De verdad necesito esto? ¿Lo necesito?” Si la respuesta es no, déjalo donde estaba. Si tienes dudas, intenta retrasar la decisión un par de días. A lo mejor poniendo un poco de tiempo de por medio, te das cuenta de que eso que pensabas que era indispensable, no lo es tanto.

2. Con todo preparadito desde casa: comer y beber cuando estás por ahí

A todos nos encanta la comodidad del “pónmelo para llevar”, el agua embotellada y no tener que planificar todas nuestras comidas con antelación. Pero también tiene un precio. Para ahorrar dinero, intenta acostumbrarte a llevar un snack encima, traer el táper con la comida de casa y una botella de agua siempre a mano. Lo mismo para los días de uni o trabajo, llévate el café en un termo para evitar tener que pedirlo por ahí.

3. Cocinar en casa puede ser divertido

Empieza con pequeñas recetas, en blog o en Youtube, para que aunque llegues a casa con pocas ganas de cocinar, aprender a crear nuevos platos te motive a cocinar en casa en vez de pedir a domicilio. Congelar las sobras de otros días puede ser muy buena opción para esas noches de pereza en las que no te apetece preparar nada.

Cuando organices quedadas con amigos, sugiere comidas en casa o picnics al aire libre en lugar de ir siempre a comer fuera. Si cada invitado trae algo preparado, tendréis una gran variedad de productos caseros y encima ahorrando unos eurillos. Y la típica competición de quién es el más cocinitas.

4. Transporte: prueba la regla de 2 km-7 km

¿Tienes que ir a algún sitio? Elige ir caminando si son menos de 2 km, coge la bici si son 7 o menos y solo si es más que esta distancia, vete en transporte público o en coche. Es un buen método para ponerse en forma, ahorrar dinero y reducir la huella de carbono.

5. Elige conscientemente la lista de la compra

Para ahorra en tu día a día, escoge supermercados a precios más económicos. Si necesitas algún producto en concreto, entonces ve a buscarlo específicamente a donde lo tengan. Organiza las comidas y haz la lista de la compra antes de salir de casa. Así te aseguras de que solo comprarás lo que necesitas. Y recuerda ir a comprar con el estómago lleno para no caer en la tentación de comprar caprichos.

6. Pospón la satisfacción de comprar online

Después de haber llenado el carrito con todo lo que te quieras comprar… para el carro. Nunca mejor dicho.

No le des a “Comprar” inmediatamente. Si esperas un par de días, a lo mejor te das cuenta de que no lo quieres tanto como pensabas, o de que, al fin y al cabo, no lo necesitas. La mayor parte de la diversión de comprar online es ojear, comparar y añadir productos a la “wish list”. Para ahorra dinero, piensa que comprar online es como mirar en Pinterest: un sitio para coger inspiración, disfrutar de las vistas pero sin tener que desembolsar de inmediato dinero de tu cartera.

Tampoco nos volvamos locos, un capricho de vez en cuando no hace mal a nadie. Pero claro, que no se convierte en rutina.

7. Administra tus suscripciones

Haz una lista de todos los servicios a los te has suscrito, y deshazte de aquellos a los que no les estás sacando provecho. Seguro que hay más de uno. Piensa en revistas online, plataformas de música o películas en streaming, así como las suscripciones al gimnasio o cualquier otro cargo de servicio premium que se haya colado en tu cuenta bancaria porque se te pasó el periodo de prueba gratis.

8. Cuidado personal: DIY y marcas blancas

Depilación con cera casera, manicura y si te atreves, cortes de pelo DIY. Y si no siempre habrá algún amigo con ganas de ayudar. Aunque después del corte de pelo dejéis de ser amigos. En cuanto a los productos de higiene personal, puedes optar por marcas blancas o hacerlas por tu cuenta en casa. En Youtube hay muchísimos tutoriales sobre cómo hacer productos de belleza 100% naturales en casa. ¿De verdad necesitas 5 tipos de crema hidratante? Tú decides.

9. Productos de segunda mano: ropa, muebles, electrónica...

Las prendas de ropa de segunda mano siempre son una buena opción, que dura más tiempo y además te aseguran que nadie más las llevará. Adéntrate en el mundo de los bienes usados, como Wallapop, Chicfy o Marketplace en Facebook y descubre miles de productos “nuevos” para ti.

10. Arregla las cosas en lugar de desecharlas

Sí, reparar cosas estropeadas lleva más tiempo que ir a la tienda y comprar uno nuevo. Incluso contratar a alguien para que lo arregle puede ser más barato que comprar algo nuevo, cuando hablamos de productos de alta calidad. A largo plazo, te ahorras una buena cantidad y previenes que los productos con pequeños defectos acaben tirados en medio de un vertedero.

11. Haz tus compras durante las rebajas o fuera de temporada

Si lo tuyo es el shopping, espera un poco a que lleguen las rebajas en vez de ir espontáneamente a comprar de camino del trabajo a casa. Y todavía mejor, compra las cosas fuera de temporada. Aunque puede parecer un poco complicado ponerse a mirar abrigos de esquiar en pleno verano, merece la pena por el precio que consigues.

12. Reduce tu consumo, y las facturas

Usar los recursos con cabeza puede marcar la diferencia y, por lo tanto, ahorrar dinero a largo plazo. Cambia tus bombillas por las de LED, apaga las luces cuando salgas de cada habitación y pégate duchas de 5 minutos en vez de estar horas divagando sobre el destino de la humanidad debajo del chorro. ¡Ah! Asegúrate de que solo pones el lavavajillas o la lavadora sólo cuando están completamente llenos.

13. Sácate el carné de la biblioteca del barrio

Pedir prestados los libros (y los electrónicos) de la biblioteca te ayudará a ahorrar dinero y a evitar hacer compras cuando acabes el libro que estás leyendo. Incluso puedes pedir prestado un libro electrónico gratis al mes para tu Kindle si tienes Amazon Prime.

14. Eventos y entretenimiento gratuitos

Sigue a las galerías, museos y festivales en redes sociales para encontrar los mejores eventos gratuitos en la zona. También puedes suscribirte a sus newsletter para estar al día de lo que pasa y no perderte ningún sarao.

15. Échale un vistazo a tus facturas: internet, móvil, seguro y el banco

Coge el hábito de revisar de vez en cuando todas las opciones que tienes contratadas y asegúrate de que tienes la mejor (y más barata). Si estás pagando comisiones que no sabes de donde salen en tu banco de toda la vida, a lo mejor podrías considerar cambiarte a un banco 100% móvil como N26 que no cobra nada por una cuenta estándar. Otra forma de ahorrar dinero y de hacer tu día a día más fácil.

Volver al blog