Cómo ahorrar en la factura del gas sin morirte de frío

7 min de lectura

¿Quieres saber cómo puedes ahorrar en la factura del gas? ¡Sigue leyendo! Si tienes calefacción de gas natural, considérate afortunado. Sale entre tres y cuatro veces más barata que la calefacción eléctrica, por lo que, solo con eso, estás pagando menos cada año. Pero durante los meses de invierno puedes consumir hasta siete veces más que en verano, lo que aumenta una barbaridad tus gastos anuales en gas. Por eso, te traemos 11 consejos sencillos para ahorrar en tu factura del gas y aumentar la eficiencia energética de tu hogar.

11 consejos para ahorrar en la factura del gas

Haga el tiempo que haga, hay varias formas de optimizar tu hogar para que consumas menos gas cuando llegue el invierno. Puedes empezar a poner en práctica los siguientes consejos incluso durante los meses de verano y, así, prepararte para cuando empiece a hacer fresquito.

1. Haz una auditoría energética

Aunque puedes contratar a un profesional para hacer una auditoría energética de tu hogar, también puedes hacerlo por tu cuenta y ahorrarte ese gasto. Para auditar tu hogar, necesitarás ir de habitación en habitación e inspeccionar las zonas que pueden presentar filtraciones del exterior. Estas zonas son:

  • ventanas;

  • puertas exteriores;

  • rejillas de ventilación;

  • enchufes eléctricos y

  • tuberías y fontanería.

2. Tapa las filtraciones de aire

Si ves que entra aire frío por cualquiera de las zonas que has inspeccionado en tu auditoría, tendrás que taparlas. Para ello, puedes utilizar un espray especializado de espuma o masilla, que impedirá que el aire entre por las tuberías, instalar aislamiento en los enchufes eléctricos y colocar cintas térmicas autoadhesivas de goma o plástico en los marcos de las puertas y ventanas. Las puertas y ventanas mal selladas suelen ser las causantes de casi todas las filtraciones de aire. Según el Departamento de Energía de EE. UU., pueden suponer entre el 10 y el 25 % de la factura de la calefacción cuando no están bien selladas, así que procura inspeccionarlas a fondo.

3. Invierte en un termostato inteligente

Una de las mejores formas de reducir la factura del gas es optimizar el uso de tu termostato. Es decir, calentar tu hogar cuando estés en él y enfriarlo cuando estés fuera, pero, si lo que quieres es ahorrar de verdad, procura calentar solo las habitaciones que estés utilizando y dejar frío el resto de la casa.

Para hacer eso, lo mejor es invertir en un termostato inteligente. Los termostatos inteligentes se conectan al wifi y pueden controlarse desde el teléfono, el portátil o la tableta. Con ellos, podrás ajustar la temperatura de tu hogar estés o no en él, por lo que disfrutarás de una enorme flexibilidad que los termostatos manuales no te ofrecen.

Muchos termostatos también disponen de la denominada «funcionalidad multizona», que te permite controlar la temperatura de cada habitación por separado. Los más avanzados incluso realizan un seguimiento del consumo de calefacción a lo largo del tiempo y te permiten crear horarios personalizados de calentamiento y enfriamiento en función de tus necesidades.

4. Cambia de proveedor de gas

Una de las formas más fáciles de ahorrar en la factura del gas es buscar las tarifas con mejor relación calidad-precio. Si llevas mucho tiempo con el mismo contrato, probablemente estés pagando más de lo necesario. Esto se debe a que, normalmente, hay una gran diferencia entre las tarifas variables estándar que ofrecen la mayoría de compañías y otros planes fijos más económicos que encontrarás en el mercado.

Consulta un sitio web de comparativas de precios para poner en la balanza las distintas tarifas y toma la decisión que consideres más acertada. Puede que te sorprenda la cantidad de dinero que puedes ahorrar.

N26 Smart: Ahorra y gasta a tu manera

Descubre N26 Smart, el nuevo plan premium con todas las herramientas que necesitas para tener hasta el último céntimo de tu cuenta bajo control.
Abrir cuenta bancaria
Smart Hero (ALL EU) Text/Media Intro.

Cómo reducir la factura del gas en invierno

Cuando hayas preparado tu hogar para el próximo invierno, todavía quedan unas cuantas cosas que puedes hacer cuando hace frío para reducir la factura del gas. Tanto reutilizar el calor que generas como ponerte la ropa adecuada: te aseguramos que estos consejos para reducir tu factura del gas en invierno te serán tremendamente útiles.

5. Regula tu termostato

Tanto si tienes un termostato manual como uno inteligente, supervisar el nivel que has configurado es una de las formas más sencillas de reducir la factura del gas. Si quieres ahorrar con mayúsculas, puedes reducir la regulación de tu termostato en un grado cada semana, para que tanto tú como las personas con las que convives os habituéis paulatinamente a una temperatura de 20 °C. Cuando no haya nadie en casa, recuerda reducirlo a 13 °C, ya que mantener la casa caliente cuando está vacía es un derroche de energía. Cuando todos duerman, puedes regular el termostato a unos 15 o 16 °C y, a ser posible, programarlo a unos 20 °C una hora antes de que se levanten los más madrugadores.

6. No utilices la chimenea de leña

Aunque parezca que genera mucho calor, si tienes la suerte de disponer de una chimenea de leña, lo mejor es que la utilices lo mínimo posible. Y es que hasta el 80 % del calor que genera se escapa por la chimenea. Además, cuando el aire caliente sale, succiona aire frío del exterior a través de los huecos de las ventanas, puertas y rejillas de ventilación. Por ello, si utilizas una chimenea de leña acabarás consumiendo mucha más energía y dañando mucho más el medio ambiente.

7. Ponte ropa calentita

La mejor forma de evitar estar constantemente ajustando el termostato es vestirte adecuadamente durante el invierno. Aunque parezca una obviedad, invertir en un par de calcetines gordos de lana, un buen suéter o un albornoz de rizo, puede ahorrarte un montón de dinero en la factura del gas.

Si de verdad quieres vestirte con inteligencia cuando hace frío, aquí tienes unas cuantas prendas que puedes comprar para perfeccionar el arte de la eficiencia:

  • leotardos térmicos;

  • ropa interior larga;

  • un poncho de lana;

  • un gorro de cachemira o

  • pantuflas de lana merina.

8. Utiliza una estufa eléctrica portátil

Si vives solo o pasas mucho tiempo en casa cuando no hay nadie más, puede que te valga la pena comprar una estufa eléctrica portátil. Este es un consejo de ahorro muy útil, ya que, en lugar de calentar toda la casa con la calefacción central, puedes calentar únicamente la habitación que estés ocupando y ahorrar un buen pellizco en la factura del gas.

Pero recuerda que no debes dejar la estufa desatendida cuando no estés. Si sales de la habitación, no olvides apagarla antes, ya que de lo contrario puedes provocar un incendio.

9. Reutiliza el calor que generas

Un consejo que suele pasarse por alto es reutilizar el calor que generas cocinando en el horno o duchándote, lo que puede aumentar la temperatura de todo el hogar. Cuando termines de cocinar, abre la puerta del horno para que el aire caliente circule por la cocina y el resto de la casa. Después de ducharte, deja la puerta del cuarto de baño abierta para que el calor se traslade al resto de habitaciones.

10. Cierra las persianas por la noche

Cuando se pone el sol, la temperatura exterior cae en picado. Por este motivo, no está de más cerrar las persianas y las cortinas al caer la noche. Las persianas y las cortinas ayudan a mantener a raya el aire del exterior, lo que contribuye en gran medida a conservar el calor de tu hogar.

11. Invierte en cortinas térmicas o paneles aislantes

Un último consejo: invierte en cortinas con aislamiento térmico. Estas cortinas suelen tener un núcleo de espuma de alta densidad, que evita que el calor se escape. Otra de sus ventajas es que, gracias a su capa adicional, también aíslan tu hogar del sonido de la calle.

Si quieres ir un paso más allá, puedes comprar paneles aislantes para las ventanas. Como estos paneles de espuma se confeccionan a medida y se adhieren a las ventanas con tiras de cinta magnética, evitan que entre más aire frío en tu hogar y lo mantienen más caliente. Pero, aunque no hay duda de que son útiles, normalmente no son tan agradables a la vista como un par de cortinas convencionales.


Tu dinero en N26

En N26, queremos ayudarte a tomar las riendas de tus finanzas. Todas nuestras cuentas ofrecen notificaciones instantáneas que se envían a tu teléfono para que puedas consultar tu saldo en tiempo real. Además, puedes conseguir una tarjeta digital gratuita para que puedas empezar a pagar con tu móvil en cuanto abras tu cuenta. Con nuestros planes premium, tendrás acceso a funciones como, por ejemplo, las subcuentas de Espacios, que te permiten transferir dinero fácilmente desde tu cuenta principal para que alcances tus objetivos de ahorro. Contratar una cuenta no requiere ningún papeleo y solo tardarás unos minutos. Visita nuestra página de Planes para encontrar la cuenta que más se ajuste a tus necesidades.

Por N26

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
mujer con una máscara de compra de frutas en un supermercado.

Cómo ahorrar dinero en el súper: consejos para exprimir cada céntimo en la compra

Un presupuesto fijo para las compras puede ahorrarte miles de euros anuales. A continuación te explicamos cómo.

Pie Chart.

La regla 50 30 20: cómo ahorrar más y derrochar menos

¿Odias todas esas herramientas de administración tan complejas? Prueba la famosa y sencilla regla de ahorro 50 30 20 para organizar tu dinero y crear un presupuesto.

Phone screen with apps.

9 apps para controlar tus gastos y sacar el máximo partido a tu dinero

¿Cuáles son las mejores apps gratuitas para controlar tus gastos y gestionar tus finanzas personales? Sigue leyendo para averiguarlo.