Año sabático: qué es y cómo financiarlo

7 min de lectura

A veces trabajamos tanto que encontrar el equilibrio entre lo personal y lo laboral se acaba haciendo un poco cuesta arriba. Son muchas las personas que, después de haberle dedicado años y años a su carrera, sueñan con tomarse un tiempo de descanso. Un año sabático es un periodo de tiempo en el que una persona decide dejar de lado sus responsabilidades laborales para dedicarlo a intereses personales, como viajar, completar un proyecto de investigación o hacer un trabajo de desarrollo personal. En lugar de abandonar sus empleos, muchos deciden pedir una excedencia voluntaria con la idea de reincorporarse a su regreso.

En los tiempos que corren puede parecer un sueño imposible de cumplir, aunque en realidad ahora es el momento perfecto para echar cuentas y mirar con ilusión hacia el futuro. Así que, si estás preparado para despedirte de tu trabajo durante un tiempo, échale un vistazo a nuestros consejos sobre cómo tomarse un año sabático y cómo financiarlo. 

Tu tiempo, tus reglas

Antes de nada, plantéate a qué quieres dedicar tu tiempo durante ese periodo. Las posibilidades son infinitas, así que tú decides si quieres aprender algo nuevo o pasar unos meses viajando por el mundo. Dicho lo cual, te presentamos los tres primeros pasos que debes dar:

1. Infórmate bien

Averigua si puedes solicitar una excedencia. Este tipo de permiso, considerado un beneficio, solo lo conceden algunas empresas y organismos. Esto quiere decir que la decisión final dependerá de para quién trabajes y, en cierto modo, del tipo de empleo. Revisa la política de tu empresa y habla con el departamento de Recursos Humanos para saber cuáles son tus opciones. 

2. Decide cuánto tiempo quieres tomarte

Cuando hayas recibido el visto bueno, piensa en cómo sería tomarse un tiempo de descanso remunerado o sin remunerar, y luego decide cuánto tiempo quieres alargarlo. Aunque tu empresa siga pagándote mientras estás fuera, un giro tan importante en tu día a día seguro que influye en tu economía. Así, no cuesta lo mismo estudiar árabe en Dubái que realizar un trabajo de investigación en tu ciudad, y por ello, será más fácil que puedas desarrollar la segunda opción durante más tiempo que la primera. 

3. Elige el mejor momento

Plantéate cuándo es el mejor momento para comenzar ese periodo sabático, tanto para ti como para tu empresa. Ten en cuenta los plazos de preaviso y el tiempo que te llevará ahorrar el dinero suficiente. Y no olvides trazar un plan de acción para tu regreso. Por ejemplo, si eres autónomo, considera hablar con tus clientes antes de irte. Esto te servirá para saber con quién podrás contar a la vuelta. 

Cómo planear un año sabático

Aprovecha al máximo cada día, ya sea en la Amazonia o en un retiro espiritual en Nepal. Decide qué quieres hacer con ese precioso tiempo antes de calcular el coste y ponerte manos a la obra con la planificación. Quienes deciden tomarse un año sabático suelen tener alguno de los tres objetivos siguientes (o todos a la vez): viajar, estudiar y hacer un voluntariado.

Irse de viaje

Viajar suele ser el principal motivo por el que la gente decide tomarse un año sabático. Es posible que quieras moverte por tu país, o quizá prefieras ampliar horizontes y adentrarte en tierras desconocidas. De cualquier modo, piensa en tu destino a la hora de calcular cuánto dinero vas a necesitar, y también en qué zonas se adaptan mejor a tu presupuesto. A continuación, te dejamos algunos ejemplos de costes de viaje en función del presupuesto:

Transporte Interrail (Pase de un país o pase Global): 47 – 376 €Vuelta al mundo en crucero: 11 000 €
Alojamiento Habitación compartida en Siem Riep Camboya: 4 € por personaUna noche en el hotel de 5 estrellas Raffles Singapore: 560 €
Dietas Comida en puestos callejeros en Bangkok Tailandia: 0.85 – 2.50 €Experiencia gastronómica Michelin en San Sebastián: 242 € por menú de degustación (sin bebida)
Actividades Rafting en balsa de bambú y en aguas bravas en Tailandia: a partir de 38 €Excursión de buceo de 3 días en la Gran Barrera de Coral: 750 €

Estudiar

Mucha gente aprovecha este tiempo para aprender algo nuevo. Algunos deciden ampliar conocimientos para avanzar en su carrera profesional y otros, estudiar alguna materia que les apasione. La oferta de cursos es muy variada, por lo que tienes libertad de elegir el que más te guste, dónde quieres hacerlo y durante cuánto tiempo. Si vas a tomarte un descanso para estudiar, ya sea para aprender un nuevo oficio o empezar una actividad por cuenta propia, échale un vistazo a nuestra guía sobre cómo cambiar de trabajo y montar tu propio negocio.

Hacer un voluntariado

Servir a una causa que crees que puede ser muy positiva para tu desarrollo personal. Tanto si vas a hacer un voluntariado en una organización ecologista como en un santuario de animales o en una asociación benéfica para niños, tendrás que calcular un presupuesto que cubra el trabajo no remunerado. Es posible que puedas solicitar financiación de patrocinio a través de la organización que hayas elegido o averiguar si existe algún tipo de subvención local.

Si tienes pensado volver a tu puesto anterior a tu regreso, conviene que hables con tu empresa. Hazles saber los motivos por los que crees que tomarte un descanso puede ser enriquecedor para tu carrera. Elige el momento oportuno, prepara bien lo que vayas a decir (plan en mano) y, con suerte, te darán el visto bueno y podrás embarcarte en la aventura de tu vida.

Fondos de libertad: cómo ahorrar para tu año sabático

Bueno, parece que tu empresa te ha dado un sí por respuesta y que tu plan empieza a coger forma. Ahora te damos algunos consejos financieros y de presupuesto que te ayudarán a ahorrar para ese periodo sabático y financiar el retiro de tus sueños.

1. Desglosa tu presupuesto

Haz una lista con todos tus gastos, que incluya transporte, pólizas de seguro, alojamiento y gastos de comida. Calcula la media de gastos que tendrás durante el viaje para hacerte una idea de cuánto necesitarás al día para vivir, aparte de los gastos de las actividades puntuales que vayas a hacer. Además, piensa que te puede surgir algún imprevisto, por lo que no estaría de más apartar algo de dinero, por si acaso.

2. Ten en cuenta los gastos habituales

No olvides los pagos mensuales de hipoteca, alquiler y facturas de servicios. Revisa tus facturas por si hubiera algún suministro que pudieras pausar o incluso cancelar, y plantéate la posibilidad de alquilar o subarrendar tu casa, así podrás aprovechar al máximo tus fondos.

3. Reduce gastos y empieza a ahorrar

Piensa en qué gastos puedes reducir, ya sea dejando de ir al gimnasio y haciendo ejercicio en casa, contratando un paquete de internet más barato o saliendo menos a comer fuera. Si te organizas bien y empiezas a gastar menos, verás que en poco tiempo habrás ahorrado bastante.

4. Encuentra un trabajo temporal o a tiempo parcial

Hacer trabajillos esporádicos, ya sea por cuenta propia o ajena, es una excelente manera de ahorrar, especialmente si tu presupuesto es modesto y no vas a recibir ninguna remuneración. Regístrate en plataformas y aplicaciones del mercado online para buscar trabajo. Podrías por ejemplo hacer trabajos de limpieza, pasear perros o entregar comida a domicilio. Los bares y restaurantes también son una opción interesante, y además allí tendrás la oportunidad de conocer a otros viajeros. Si prefieres un empleo para el largo plazo, puedes trabajar como au pair o dar clases particulares. 

5. Usa herramientas de control de gastos

Las apps de gestión de finanzas te ayudarán a vigilar de cerca tus gastos. Te permiten hacer un seguimiento de lo que gastas, te envían notificaciones cada vez que haces una transacción y te ofrecen una visión general del estado de tus finanzas en tiempo real. 

Siempre cubierto, pase lo que pase 

Antes de hacer las maletas o comprarte los libros de texto, recuerda que es fundamental contratar una póliza de seguro con cobertura sanitaria y para actividades y viajes. Hay gran cantidad de plataformas en las que podrás comparar los precios y prestaciones de las distintas aseguradoras, así que infórmate bien. Tanto si quieres ir a Sudáfrica a nadar en una jaula rodeado de tiburones como si prefieres dar clases de español en Japón, lo mejor es que compares las diferentes opciones hasta dar con la que mejor se adapte a tu plan. Importante: no olvides leer la letra pequeña y asegúrate de elegir una póliza completa que te cubra durante todo el periodo (y todas las actividades que quieras hacer).

Viajar Cobertura para viaje de ida: 11 €Seguro Global Multi-Trip desde 95 € incluidos deportes de invierno
Salud Tratamiento con seguro privado: solo a partir de 16 € al mesTratamiento y diagnóstico completo: a partir de 45 € al mes
Actividades Cobertura para deportes acuáticos: a partir 64 €Viaje de 90 días incluido el buceo en jaula con tiburones: 680 €

Tu dinero en N26

Sabemos que planear un año sabático puede ser una tarea complicada, pero gestionar tus finanzas no debería serlo. Con la cuenta N26 Smart podrás usar tu MasterCard N26 para hacer hasta cinco retiradas gratuitas al mes en cajeros automáticos y pagar en cualquier moneda sin cargos adicionales. No te pierdas lo último en entretenimiento durante tu retiro con ofertas especiales y descuentos en marcas, como los disponibles para la plataforma de vídeo Mubi.com. Cuando te hayas registrado, consulta la aplicación para estar al tanto de las últimas novedades.

¿Qué es un año sabático?

Un año sabático es un periodo de tiempo, remunerado o sin remunerar, en el que una persona decide dedicarse a hacer aquello que le gusta. Si estás pensando en tomarte un tiempo para tu crecimiento personal, habla con tu empresa y averigua qué requisitos debes cumplir.

¿Qué es la política de permiso para un año sabático?

Esta establece la oportunidad de realizar un año sabático dentro de tu empresa, por ejemplo, para que sigas formándote, te reinventes o hagas un viaje. Si realmente tienes en mente tomarte un año sabático, es importante que hables con tu jefe lo antes posible y te informes de la política de permisos en tu empresa. Algunos aspectos que deberás tener en cuenta son: el tiempo que vas a estar fuera, saber si ese periodo será o no remunerado y si volverás a reincorporarte a tu regreso.

¿Qué se hace durante un año sabático?

Durante un año o periodo sabático, podrás dedicarte a aquello que siempre quisiste hacer, desde estudiar un posgrado o aprender algo nuevo hasta viajar por el mundo y hacer un voluntariado. La duración depende de lo que hayas acordado con tu empresa, aunque normalmente suele durar entre 2 y 12 meses.

¿Se sigue cobrando durante un año sabático?

Tu empresa puede estar de acuerdo con mantener tu salario o parte de él durante tu excedencia. Ahora bien, debes saber que ninguna empresa tiene la obligación de pagarte durante ese periodo ni tampoco de conceder el permiso por el tiempo solicitado. Esto dependerá completamente de la política y criterio de la empresa.

¿Cuál es el mejor momento para hacer un año sabático?

Por lo general, las excedencias o años sabáticos suelen concederse a trabajadores que llevan varios años en una misma empresa. Habla con tus compañeros para averiguar si alguien ha obtenido este tipo de permiso en algún momento. Pero si te sientes preparado para financiártelo tú mismo, no te lo pienses más e infórmate de los plazos de preaviso establecidos en tu contrato.

Por N26

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen

¿Cuánto se cobra de paro y cómo calcularlo?

Todo lo que necesitas saber sobre la prestación de desempleo.

Cómo ahorrar dinero en el súper: consejos para exprimir cada céntimo en la compra

Un presupuesto fijo para las compras puede ahorrarte miles de euros anuales. A continuación te explicamos cómo.

9 apps para controlar tus gastos y sacar el máximo partido a tu dinero

¿Cuáles son las mejores apps gratuitas para controlar tus gastos y gestionar tus finanzas personales? Sigue leyendo para averiguarlo.