12 trucos para ahorrar mientras estudias una carrera

Estira tu presupuesto de estudiante todo lo que puedas. Con estos consejos, podrás empezar a amasar unos ahorros sustanciosos para tu futuro.

8 min de lectura

Saber cómo ahorrar en la universidad es la mar de útil. Hay muchos jóvenes que se rechazan ir a la universidad por el miedo a acumular una deuda enorme, pero hay cosas que pueden ayudarte a mejorar tu salud financiera y reducir la deuda que acumulas mientras estudias.

Nuestros mejores consejos para ahorrar en la universidad son: aprender a administrarse, trabajar a tiempo parcial y ser creativos con las facturas.

12 consejos para ahorrar mientras estudias una carrera

Antes de poner en práctica estos consejos, te avisamos que, si no eres una persona concienciada con el ahorro, te costará mucho seguirlos a largo plazo. Ser inteligente con el dinero significa ajustar tus gastos en todos los ámbitos de tu vida para potenciar tus objetivos de ahorro. Por ejemplo, además de gastar menos en el supermercado, puedes aumentar el número de comidas que cocinas en casa empleando utensilios de cocina de segunda mano. Administrarse es una forma de pensar y, si te abres a ella, podrás empezar a ahorrar un montón de dinero.

Pero esto no quiere decir que te obligues a una austeridad total. Si te pones tantas trabas que dejas de disfrutar de la vida, lo más probable es que acabes recuperando tus hábitos de derroche. Lo mejor es encontrar un equilibrio perfecto entre la pericia financiera y permitirte algún que otro capricho de vez en cuando.

Dicho esto, pasemos a los 12 consejos para ahorrar mientras estudias una carrera.

1. Aprovecha los descuentos para estudiantes

¿Cuál es una de las mayores ventajas de ser estudiante? La maravillosa y fantástica tarjeta de estudiante. Esta tarjeta no solo te permite beneficiarte de descuentos en una amplia gama de tiendas, restaurantes y entidades culturales, sino que, además, puedes comprar productos de Apple, Adobe y Microsoft a un precio reducido. Utiliza tus descuentos con inteligencia y verás cuánto consigues ahorrar.

2. Vive en un piso compartido

Una de las mejores formas de ahorrar mientras estudias es vivir en casas o pisos compartidos, en lugar de vivir en solitario. Si divides la renta del alquiler entre un grupo en lugar de pagarla entera, ahorrarás un buen pellizco cada mes. Además, podrás dividir las facturas de los consumos y los gastos para muebles compartidos, por lo que ahorrarás todavía más.

3. Compra libros de texto, ropa y muebles de segunda mano

Uno de los costes ocultos de ser estudiante es el número de libros de texto que tienes que comprar al principio de cada semestre. La mejor forma de ahorrar un poco de dinero en esto es comprar libros de segunda mano y venderlos cuando ya no te hagan falta. Puedes hacer lo mismo con la ropa y los muebles.

Es mucho más barato comprar cosas de segunda mano que nuevas, ¡y hay gangas increíbles esperando a que las descubras! Con buen ojo y un poco de paciencia, puedes ahorrar una buena cantidad de dinero.

4. Valora tus posesiones

Aparte de todo lo que acabamos de decir, un buen consejo para ahorrar dinero es cuidar las posesiones que ya tienes. En lugar de tirar las cosas a la basura a la primera de cambio, intenta repararlas para seguir utilizándolas. Así, no tendrás que comprar nuevos artículos innecesarios, ya que los originales funcionan perfectamente. Al mismo tiempo, podrás presumir de ecologista.

Por ejemplo, esto se traduce en:

  • Cambiar la pantalla del teléfono cuando se rompa, en lugar de comprarte otro móvil.

  • Remendar el agujero de un jersey en lugar de tirarlo a la basura y comprarte uno nuevo.

  • Pagar la reparación de tu portátil en vez de comprarte otro (salvo que el precio de la reparación supere el precio de un nuevo portátil utilizando tu descuento de estudiante).

5. Busca un empleo a tiempo parcial

Una forma estupenda de ahorrar mientras estudias una carrera es buscar un empleo. Aunque pases la mayor parte del tiempo hincando los codos, seguro que te quedan 15 o 20 horas semanales libres para ganarte un dinerito.

¿Necesitas ideas diferentes a las de una cafetería, un bar o un restaurante? Te proponemos unas cuantas:

  • Trabaja como asistente virtual. A los asistentes virtuales los contratan clientes de todo el mundo para que trabajen a distancia ayudándoles a administrar sus vidas diarias. Por lo general, consiste en responder a emails, reservar vuelos y organizar horarios. Seguro que puedes hacerles un hueco en tu agenda a estas actividades.

  • Hazte embajador estudiantil de una marca. Los embajadores de marca trabajan para una marca concreta y promocionan sus productos a otros estudiantes del campus.

  • Vende tus apuntes. Cuando el final del semestre esté a la vuelta de la esquina, los estudiantes que han hecho pellas estarán desesperados por conseguir apuntes. Esto te brindará una oportunidad de oro para ganar un poquito de dinero vendiéndoselos directamente a ellos o a una plataforma educativa como Nexus Notes.

6. Empieza a ahorrar en consumos

Ser consciente de la cantidad de energía que se desperdicia en un hogar cada mes te ofrece la oportunidad de ahorrar un buen pico de dinero. Esto se traduce en bajar el termostato, no dejar ningún dispositivo en modo de suspensión, comparar proveedores de electricidad y agua para beneficiarte de la mejor oferta y comprar electrodomésticos con eficiencia energética.

Si vives en un piso compartido, no está mal que lo hagáis en grupo para que todos contribuyáis a los recortes y, por ende, os beneficiéis del ahorro.

7. Aprende a administrarte

Si quieres tomarte en serio el estado de salud de tus finanzas, una de las mejores formas de ahorrar mientras estudias una carrera es aprender a administrarse. Esto significa no perder de vista tus flujos de ingresos y gastos mensuales, y optimizar tus gastos para empezar a apartar un dinerito con el fin de alcanzar tus objetivos de ahorro.

Hay muchas apps de administración en el mercado que pueden ayudarte a hacerte con las riendas de tus finanzas. No hay nada comparado con la sensación que te da la independencia financiera, y aprender a administrarte desde la universidad sentará las bases de tu futuro.

8. Adopta un estilo de vida minimalista

Si quieres ahorrar mientras estudias una carrera, menos es mas. Por otra parte, adoptar una mentalidad minimalista hará maravillas en tu saldo bancario. En términos sencillos, ser minimalista significa tener menos cosas. Comprar solo cosas que sean absolutamente esenciales y no caer en la trampa de la cultura materialista que intenta convencerte de que, para ser feliz, necesitas poseer más cosas.

Si compras solo cosas que necesites, te aseguramos que empezarás a gastar menos dinero, ya que te darás cuenta de que las cosas que creías «necesitar» son totalmente prescindibles.

N26 Smart: Ahorra y gasta a tu manera

Descubre N26 Smart, el nuevo plan premium con todas las herramientas que necesitas para tener hasta el último céntimo de tu cuenta bajo control.
Más información
Smart Hero (ALL EU) Text/Media Intro.

Cómo ahorrar dinero en comida mientras estudias una carrera

Aparte del alquiler y los consumos, las compras en el súper pueden suponer uno de los mayores gastos mensuales. Por tanto, si puedes empezar a comprar con cabeza, ahorrarás un buen pellizco cada mes. Si compartes piso, puedes aprovechar para comprar determinados artículos en grandes cantidades, ya que suele salir más barato. Pero si prefieres comprar por tu cuenta, te ofrecemos unos consejos para ahorrar en comida mientras estudias una carrera:

9. Haz comida para que sobre y congélala

Como comprar en grandes cantidades suele salir más barato, puedes hacer un montón de comida con los ingredientes, congelarla (en caso necesario) y comértela a lo largo de varios días. Las sopas, el curry, los guisos y las parrilladas de verdura son excelentes comidas recalentables que puedes degustar a lo largo de toda una semana.

10. Aléjate de los restaurantes

Aunque comprar comida preparada es fácil y apetecible, te saldrá mucho más caro que cocinar en casa. La comida que venden en los restaurantes y puestos de comida para llevar tienen un sobreprecio considerable. Por ejemplo, los 7 € que te cuesta una hamburguesa puedes gastarlos en los ingredientes necesarios para cinco hamburguesas caseras. ¡No solo mejorarás tus habilidades de chef, sino que, además, serás más popular entre tus compis de piso si compartes la comida!

11. No vayas al súper con el estómago vacío

Ir a hacer la compra con hambre es la mejor forma de derrochar tu presupuesto semanal para el súper de un plumazo. Si dejas que tu estómago dicte lo que metes en el carrito, tenderás a comprar aperitivos innecesarios que te llaman a gritos desde los estantes, por lo que aumentarás tus gastos en gran medida. Así que, antes de ir al supermercado, ¡no olvides comer algo!

12. Planifica tus comidas de antemano

Si planificas tus comidas con antelación, puedes hacerte una idea de lo que cuestan los ingredientes para que te resulte más fácil no salirte del presupuesto mientras compras. Además, utilizarás todos los ingredientes que compres.

Todas las semanas, los hogares desperdician cantidades ingentes de alimentos por no planificar sus comidas. Cuando empieces a pensar que tirar comida es como tirar dinero a la basura, te darás cuenta de que contar con un buen plan de comidas puede ahorrarte mucho dinero a largo plazo.


Tu dinero en N26

Con nuestra cuenta digital gratuita, ahorrar mientras estudias una carrera es facilísimo. No solo recibirás mensajes push al instante en cuanto se realice una transacción en tu cuenta, sino que, además, podrás fijar límites de gasto diario para limitar tus gastos.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen