Blanqueo de capitales: ¿cómo detectan los bancos las actividades delictivas?

¿Cómo detectan los bancos las actividades delictivas? Te explicamos cómo utilizan los bancos sus técnicas antiblanqueo para detectar conductas sospechosas.

7 min de lectura

El blanqueo de capitales es una técnica que emplean los delincuentes (por ejemplo, mafiosos, traficantes de droga, terroristas o políticos corruptos) para borrar sus huellas financieras después de obtener dinero de procedencia ilegal. De todos es sabido que en el blanqueo suelen intervenir bancos extranjeros y empresas legales. Pero ¿cómo previenen los bancos el blanqueo de capitales?

Adoptando medidas antiblanqueo, los bancos y otras entidades financieras detectan las actividades sospechosas. De este modo, ayudan a impedir que el dinero que ganan los delincuentes se camufle y se introduzca en el sistema financiero. Te desvelamos toda la verdad sobre las técnicas que los bancos utilizan para combatir los delitos financieros.

¿Qué es el blanqueo de capitales?

El blanqueo de capitales es un proceso que encubre el origen del dinero delictivo para que parezca legal. Desde 1990, el blanqueo de capitales es un delito, y no es de extrañar. El blanqueo de capitales es un gran negocio, ya que se estima que cada año se blanquean entre. Nada menos que entre un 2 % y un 5 % de la economía global. Tan solo en la UE, cada año se blanquean.

El dinero que se obtiene de actividades delictivas suele denominarse dinero «negro», porque está directamente relacionado con delitos y puede rastrearse. Es decir, cargar con una gran cantidad de dinero por ahí (las típicas transacciones y las maletas repletas de billetes) es fácil de detectar. Por ello, los delincuentes tienen que «blanquear» este dinero para que parezca legal y pueda emplearse en inversiones sin levantar sospechas. Eso es el blanqueo de capitales: «lavar» dinero sucio para que parezca limpio.

¿Qué técnicas de blanqueo de capitales existen?

El blanqueo de capitales suele basarse en un proceso de tres pasos. El primer paso es la colocación: cuando el dinero negro entra en el sistema financiero por primera vez. A continuación, mediante el encubrimiento, se oculta la fuente del dinero empleando varias tretas contables. Cuando ya se ha camuflado el origen del dinero, llega el último paso: la integración, es decir, cuando el dinero blanqueado puede retirarse o invertirse.

No todas las técnicas de blanqueo tienen la misma complejidad. El método más común es contabilizar el dinero negro a través de una empresa que funciona con efectivo. Muchas organizaciones criminales poseen muchas «empresas pantalla» o «tapaderas», por ejemplo, restaurantes o casinos. Las ganancias lícitas de estas empresas se mezclan con el dinero delictivo, por lo que se oculta su origen. Los fans de Breaking Bad recordarán que Walter White compró el lavadero de coches A1A para blanquear el dinero que ganaba traficando con droga.

Otra técnica es la llamada estructuración, que supone dividir grandes sumas de dinero en cantidades más pequeñas y repartirlas entre muchas cuentas. La legislación antiblanqueo de la UE obliga a investigar las transacciones de 10.000 € o más. La estructuración elude esta obligación, ya que se depositan muchas cantidades pequeñas que no levantan sospechas.

Estas son otras de las técnicas empleadas por los blanqueadores:

  • los cambios de divisas en los que el dinero negro se cambia a través de proveedores de servicios cambiarios; puede que el proveedor desconozca el origen del dinero, o que la empresa que funciona con efectivo sea una tapadera;

  • la compra de bienes inmuebles les permite a los delincuentes convertir su dinero en casas y locales comerciales que pueden vender más adelante;

  • el sector del arte es otro de los objetivos de los blanqueadores, debido a sus niveles de confidencialidad y sus artículos de alto valor.

 ¿Qué es la lucha antiblanqueo?

En 1989, se creó el Grupo de Acción Financiera Internacional (FATF) para combatir el blanqueo de capitales. La organización FATF fija el marco de referencia para las políticas antiblanqueo y supervisa a los países para garantizar su cumplimiento. Cada país también tiene su propio organismo de control que supervisa a las entidades nacionales. A escala global, la ONU, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional tienen organismos antiblanqueo.

La lucha antiblanqueo es un marco de referencia que aplica las mejores prácticas para detectar las actividades sospechosas. Cuanto más sencillo les resulte a los delincuentes gastar dinero ilegal pasando desapercibidos, más probable será que cometan delitos en el futuro. Por ello, las leyes antiblanqueo informan a las «entidades obligadas» sobre las señales de alerta que deben saber detectar y se encargan de que estas entidades realicen un seguimiento activo de las actividades de sus clientes. Pero ¿cuáles son las «entidades obligadas»?

Las entidades obligadas son aquellas que trabajan con transacciones financieras que pueden ser objetivo de los blanqueadores. Entre otras, los bancos, los procesadores de pagos y las empresas de juegos de azar. En la UE, la Autoridad Bancaria Europea establece relativas a la supervisión. Los supervisores antiblanqueo realizan un seguimiento de cada entidad para comprobar la eficacia de sus medidas antiblanqueo.

Las entidades deben cumplir su diligencia debida con los clientes. La Directiva contra el blanqueo de capitales es una ley paneuropea que proporciona un marco de referencia para las entidades de toda Europa. Las transacciones entre países de «alto riesgo» y las transacciones de 10 000 € o más se supervisan de cerca. A continuación, se denuncian las actividades sospechosas.

Cómo funciona la banca antiblanqueo

Como pilares fundamentales del sistema financiero, los bancos tienen que estar muy pendientes para así poder detectar cualquier conducta sospechosa. Como todas las entidades, las políticas antiblanqueo de los bancos se basan en el marco de referencia fijado por el FATF. Los empleados que tratan con los clientes obtienen formación en materia de antiblanqueo y están obligados por ley a denunciar las actividades sospechosas.

Los bancos pueden contratar empleados que se dedican exclusivamente a promover las prácticas antiblanqueo. Estos expertos en seguridad se conocen como agentes de cumplimiento antiblanqueo. Además, la banca antiblanqueo se basa en otros tres factores clave: la verificación de identidad, los plazos de retención antiblanqueo y el software de seguimiento de transacciones.

 Verificación de identidad

Todas las entidades, como por ejemplo los bancos, están obligadas a aplicar procesos Know Your Customer (conocer al cliente). Estos son los pasos que deben seguir los bancos para de sus clientes. Aunque las políticas antiblanqueo proporcionan un marco de referencia, cada banco es responsable de sus propios clientes y de alertar sobre transacciones de alto riesgo.

Pero ¿qué verifican los bancos? Las políticas Know Your Customer obligan a los bancos a verificar el nombre, la fecha de nacimiento, la dirección del cliente y, en ocasiones, también otros datos, como la ocupación. Normalmente, los bancos les piden a sus clientes que verifiquen su identidad con su DNI antes de abrir una cuenta. Últimamente, los bancos están empleando la identificación biométrica, como el reconocimiento facial o de voz, y las huellas dactilares.

Plazo de retención antiblanqueo

Otra de las tácticas que ayudan a prevenir el blanqueo de capitales es el plazo de retención antiblanqueo. Esta política consiste en que los depósitos se queden en una cuenta durante un mínimo de cinco días hábiles. Ralentizar el proceso ayuda a adoptar medidas antiblanqueo y gana tiempo para llevar a cabo evaluaciones de riesgo.

Software de seguimiento de transacciones contra el blanqueo de capitales

Muchos bancos tienen y supervisan millones de transacciones. Con este volumen, es imposible realizar un seguimiento manual de cada transacción. Ahí es donde entra en juego el software de seguimiento de transacciones, una tecnología que permite a los bancos y otras entidades financieras supervisar las transacciones diariamente o en tiempo real.

Este software combina varias fuentes de información, como el historial del titular de la cuenta, la evaluación de riesgos y los detalles de cada una de las transacciones, por ejemplo, la suma total de dinero, los países involucrados y la naturaleza de la compra. Las transacciones pueden ser depósitos de efectivo, transferencias bancarias y retiradas. Cuando una transacción se considera de alto riesgo, el sistema alerta de que hay una actividad sospechosa.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen