Garantía de depósitos: cómo se protege tu dinero en tu cuenta bancaria

¿Quieres tener la tranquilidad de saber que tu dinero está protegido? Los sistemas de garantía de depósitos aseguran el dinero de tu cuenta bancaria. Te explicamos cómo.

6 min de lectura

Tanto tus nóminas como los ahorros de tu vida: los sistemas de garantía de depósitos se aplican a sumas de hasta 100.000 € depositadas en un banco. Se trata de una red de seguridad muy valiosa, ya que la mayoría de las finanzas se tramitan de forma electrónica y no en dinero en efectivo. En este artículo, te explicamos cómo funcionan estos sistemas.

¿Qué es un sistema de garantía de depósitos?

Los bancos son empresas y, como tales, pueden quebrar. El problema es que, cuando esto sucede, tienen millones o miles de millones de euros de otras personas en sus cuentas. Sin la garantía de depósitos, si un banco entra en bancarrota, los clientes pierden su dinero. Esto crea una relación frágil entre los bancos y sus clientes. Al fin y al cabo, nadie quiere perder su dinero por culpa de otros.

Ahí es donde entran en juego los sistemas de garantía de depósitos. En virtud de la legislación europea, todos los países de la UE están obligados a crear, como mínimo, un sistema nacional de garantía de depósitos. Todos los sistemas nacionales cumplen la garantía mínima de la UE, fijada en 100.000 €.

Cada país cuenta con una organización designada a estos fines y la Autoridad Bancaria Europea las supervisa todas. Por ello, cualquier persona que utilice servicios bancarios en un país de la UE está cubierta por el sistema de garantía de depósitos, y los bancos están obligados a someterse a él, por lo que tu dinero queda protegido si el banco se declara insolvente. 

La historia de los sistemas de garantía de depósitos en la UE

El sistema de garantía de depósitos se creó en 1994. Cuando este se introdujo en Europa, no había normas relativas al nivel de asistencia que prestaban los países. Un país podía garantizar un máximo de 20.000 € y otro de 60.000 €. La ineficacia de este desequilibrio se puso de manifiesto durante la recesión de 2008, una de las mayores crisis económicas de la historia.

La crisis afectó a bancos de todo el mundo. Debido a la falta de equiparación de los bancos europeos, la economía de la UE sufrió un gran impacto. Según el Banco Central Europeo, «la crisis financiera demostró que los problemas de la banca no tienen fronteras». Por este motivo, la UE creó instrumentos especiales para gestionar las crisis y armonizar las legislaciones de los países, con el fin de fortalecer el sistema financiero y mejorar la seguridad bancaria.

En 2009, se introdujo una garantía mínima de 50.000 € en toda Europa. En 2010, la garantía se aumentó al importe actual de 100.000 €. Es decir, que si tu banco entra en quiebra, recuperarás hasta 100.000 €, independientemente del banco que escojas.

Qué hacen los bancos con tu dinero

Pero quizás te preguntes por qué tu dinero está en riesgo. Hagamos un inciso para explicar brevemente cómo invierten los bancos el dinero y por qué debe existir un sistema de garantía de depósitos. En términos sencillos, los bancos no funcionan como huchas gigantescas en las que el dinero permanece en la cuenta hasta que se retire. El dinero cambia de manos y se invierte.

Como cualquier empresa, los bancos tienen que sacar beneficios para pagar a su personal y seguir funcionando. Una de las formas de hacerlo es cobrar comisiones o intereses sobre descubiertos y créditos. Aquí es donde la cosa se complica un poco: el dinero que los bancos prestan e invierten se «toma prestado» de los depósitos de las cuentas de sus clientes. El sistema bancario no funcionaría si no hubiese un gran número de clientes que invierten su dinero por vía electrónica.

Por ello, tus depósitos totales no tienen por qué estar disponibles en dinero contante y sonante en todo momento. De ahí que determinadas cuentas de ahorro tengan límites de retirada o plazos fijos para retirar grandes cantidades de dinero. Las inversiones que realizan los bancos son la base del sistema bancario y ejercen una enorme influencia en la economía global.

Por qué la garantía de depósitos aporta estabilidad al mercado financiero

Si echamos un vistazo a las cifras, es evidente por qué los bancos tienen tanta influencia. Los depósitos (los números «electrónicos» que ves en la pantalla del ordenador o el cajero automático) suponen un 92 % del dinero de la economía, mientras que el dinero efectivo solo representa un 8 %. Por ello, si los bancos tienen un contratiempo, se produce un efecto dominó en el conjunto de la economía. Una de las cosas que provocan estos efectos dominó son los «pánicos bancarios».

Los pánicos bancarios se generan cuando un gran número de clientes intentan retirar sus depósitos al mismo tiempo. Por eso, la confianza en los bancos es necesaria para mantener la estabilidad del mercado. Sin una garantía de depósitos, cuando un banco muestra signos problemáticos, los clientes pueden entrar en pánico. Eso sucedió en el Reino Unido en 2007, cuando los clientes de Northern Rock retiraron en torno a mil millones de libras en un solo día.

La creación de sistemas de garantía de depósitos puede disminuir la probabilidad de los pánicos bancarios, reducir el efecto bola de nieve y aportar estabilidad al sistema bancario. Se trata de un círculo virtuoso: la confianza de los clientes promueve la estabilidad del sistema y la seguridad del sistema promueve la confianza de los clientes.

Por qué la garantía de depósitos es importante para ti

Si un banco entra en bancarrota, el problema es obvio: los clientes le han «prestado» dinero al banco para que invierta y quieren que se lo devuelva. Ahí es donde entra en juego la garantía de depósitos. Es una póliza de seguro que garantiza que al cliente se le reembolse, como máximo, la cantidad fijada en caso de emergencia financiera.

Todos los bancos contribuyen económicamente al sistema. La cuantía de su contribución depende del perfil de riesgo del banco, que se basa en su forma de invertir. Si el banco se declara insolvente, el sistema de garantía de depósitos debe poder cubrir todos los depósitos protegidos por un máximo de 100.000 € por cliente. Como los bancos contribuyen a los sistemas de garantía de depósitos, no se emplea dinero público para cubrir los fondos perdidos en caso de crisis financiera.

Desde mediados de 2015, los clientes deben obtener su reembolso en un plazo de 20 días hábiles. Sin embargo, en 2024, este plazo se reducirá a siete días.


La seguridad en N26

La seguridad de tu dinero siempre es la máxima prioridad en N26. Y no solo porque tu cuenta bancaria tiene un depósito garantizado de hasta 100.000 € por el Sistema de Garantía de Depósitos de Alemania, sino porque también te ofrecemos una serie de funcionalidades inteligentes que protegen tu dinero. Si quieres más información, consulta La seguridad en N26.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen