¿Qué es un plan de gestión de deudas y cómo funciona?

Un plan de gestión de deudas (PGD) puede ayudarte a administrar facturas abrumadoras y controlar tus deudas. Si las deudas se te están yendo de las manos, un PGD puede ser una buena opción para ti.

6 min de lectura

Todos tenemos algún tipo de obligación financiera pendiente: las deudas de la tarjeta de crédito, un préstamo personal, una hipoteca... De hecho, la deuda no tiene por qué ser mala. Una cantidad de deuda gestionable puede ayudarte a controlar tus finanzas y liberar parte de tus ingresos para los gastos necesarios. Pero la deuda también se nos puede ir de las manos y acarrear consecuencias negativas: ahí es cuando puedes plantearte un plan de gestión de deudas. 

En este artículo, repasamos las nociones básicas de los planes de gestión de deudas y te explicamos algunas formas de gestionar con éxito una deuda abultada.

¿Qué es un plan de gestión de deudas?

Un plan de gestión de deudas (a veces denominado «programa de gestión de deudas» o PGD) es una medida estratégica para administrar facturas abrumadoras y controlar tus deudas. Un plan de gestión de deudas sólido puede reducir el número de pagos que estás obligado a realizar cada mes y permitirte, en última instancia, eliminar parte de tus deudas con intereses altos (o todas).

El objetivo de un programa de gestión de deudas es reducir gradualmente tu deuda para que puedas recuperar tu equilibrio financiero. 

Finanzas para dummies

Con N26 vas a descubrir que el mundo de las finanzas es más fácil de lo que parece.
Aprender lo básico

¿Cómo funcionan los planes de gestión de deudas?

Con un plan de gestión de deudas típico, varias deudas no garantizadas (tarjetas de crédito, préstamos personales, etc.) se agrupan en un único pago mensual. 

Si trabajas con una empresa de gestión de deudas, dicha empresa puede negociar con los acreedores en tu nombre para desarrollar un plan de pagos factible. Este plan puede incluir la reducción de tus pagos mensuales y tus tipos de interés o bien la anulación de determinados recargos. A cambio, puede que tengas que aceptar un calendario de pagos estructurado, que suele abarcar varios años.

Por lo general, tienes dos formas de reducir tus deudas con un plan de gestión de deudas: 

La gestión de deudas «casera»

Puedes retomar el control de tus deudas creando por tu cuenta un plan para pagar tus deudas. 

Aunque te parezca una labor abrumadora, no tiene por qué serlo. Puedes utilizar apps de gestión financiera y herramientas de administración como los Espacios de N26 para organizar y planificar tus distintos pagos. En caso necesario, también puedes intentar negociar con los acreedores por tu cuenta para ver si están dispuestos a reducir tus pagos mensuales o tus tipos de interés.

Esta solución «casera» puede ser una forma sencilla de eliminar tu deuda con un poco de disciplina e ingenio. 

Gestión de deudas con la ayuda de asesores crediticios

Aunque crear un programa de gestión de deudas por tu cuenta puede salirte más barato, a veces vale la pena contratar a un profesional. A mucha gente le resulta más fácil y menos estresante trabajar con empresas de gestión de deudas o asesores crediticios para crear un plan de gestión de deudas adecuado. 

Como decíamos antes, las empresas de gestión de deudas pueden negociar con los acreedores en tu nombre para reducir tus deudas. Otro aspecto importante es que estos profesionales pueden ayudarte a identificar las causas de tu deuda y desarrollar un programa basado en tus ingresos y hábitos de gasto.

Pros y contras de un plan de gestión de deudas

Un buen plan de gestión de deudas puede aportar muchas ventajas, por ejemplo:

  • Reducir los tipos de interés para que puedas amortizar tu deuda más rápido. 
  • Consolidar tus pagos para simplificar tus finanzas.
  • La tranquilidad que supone tener un plan.

Sin embargo, los planes de gestión de deudas también pueden tener sus inconvenientes:

  • Normalmente, no puedes utilizar un PGD para negociar que se salden o condonen deudas garantizadas, como los préstamos para vehículos, las hipotecas o las obligaciones fiscales. 
  • Los PGD suelen tardar varios años en completarse y tal vez no puedas utilizar tus tarjetas de crédito actuales o solicitar nuevas líneas de crédito durante ese tiempo. Por ello, deberás tener suficientes ingresos para cubrir tus gastos actuales y, al mismo tiempo, ajustarte a tu calendario de pagos. 

¿Qué personas deben plantearse la gestión de deudas?

Sin duda, un plan de gestión de deudas puede ser una estrategia eficaz para gestionar las deudas. Pero no siempre es la mejor solución para todos los problemas financieros que podemos tener. 

Un PGD no es una solución rápida: como estos programas abarcan de tres a cinco años, se tarda mucho tiempo en amortizar la deuda. Además, un PGD puede obligarte a cerrar las cuentas de tus tarjetas de crédito o aconsejarte que no utilices tarjetas que no estén incluidas en tu plan excepto en caso de emergencia. 

Dicho esto, contratar un programa de gestión de deudas puede ser adecuado para ti si: 

  • Tienes deudas con intereses altos e ingresos estables. 
  • Crees que podrás saldar tus deudas en un plazo de entre tres y cinco años con un tipo de interés menor.
  • Puedes prescindir varios años de la tarjeta de crédito y de nuevas líneas de crédito.

Alternativas a los planes de gestión de deudas

Si estás buscando la manera de eliminar tus deudas, la mejor estrategia es elegir la solución que mejor se ajuste a tus ingresos y hábitos de gasto. Dedica el tiempo necesario a evaluar tus gastos y tus ingresos futuros antes de trazar el camino a seguir. 

Estas son otras opciones de amortización de deudas que puedes plantearte: 

La regla 50/30/20 

La regla 50/30/20 es un método sencillo de administración que te permite dividir tus ingresos mensuales en tres categorías: el 50 % para necesidades (alquiler, hipoteca, electricidad, transporte); el 30 % para caprichos (restaurantes, compras, suscripción a servicios de entretenimiento); y el 20 % para ahorrar o amortizar las deudas. 

Mantener tus gastos equilibrados en estas categorías te ayudará a administrar tu dinero de manera sencilla y eficaz. Si tu deuda representa menos del 15 % de tus ingresos anuales, los métodos de la avalancha de deuda o la bola de nieve pueden ayudarte a amortizar las deudas con eficiencia. 

El método de la avalancha 

Con el método de la avalancha te concentras en amortizar primero las deudas con los intereses más altos; a continuación, el segundo interés más alto y así sucesivamente. Esta estrategia es la que más intereses te ahorra, pero ceñirse al plan de pagos requiere disciplina.

El método de la bola de nieve

Con el método de la bola de nieve se amortizan primero las deudas más pequeñas y luego las más grandes, sin tener en cuenta el tipo de interés. Esta estrategia te permite eliminar por completo algunas deudas en poco tiempo, por lo que verás resultados rápidos que te motivarán para seguir adelante. 

Cuenta sin comisiones N26

La cuenta bancaria 100 % móvil, gratis, sin papeleos y llena de ventajas.
Abrir mi cuenta (pestaña nueva)
Una mano elevada que sostiene una tarjeta estándar N26 transparente.

Gestiona tus finanzas con N26

N26 te ofrece varias herramientas y funciones que pueden ayudarte a atajar tus deudas y administrar tus finanzas. Con los Espacios de N26, puedes apartar dinero para amortizar deudas o ahorrar para las cosas que más te importan. Y nuestras herramientas de administración te ayudarán a tomar las riendas de tu dinero y saber con certeza cuánto ganas y gastas cada mes.

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Autónomos con iPads escribiendo en un cuaderno.

¿Qué es el salario bruto anual y cómo se calcula?

El salario bruto anual es la cantidad total de dinero que ganas en un trabajo durante un año.

Una libreta con apuntes y unas gafas encima.

Cómo pedir un préstamo: todo lo que no te explica tu banco y deberías saber

Cómo pedir un préstamo, que te lo acepten y saber cuánto terminarás devolviendo realmente.

Una mano sujetando un móvil y otra con una tarjeta de crédito.

¿Qué es una transferencia bancaria?

Transferir una cantidad de dinero de una cuenta a otra es una operación que realizamos muy a menudo pero, ¿ya conoces los diferentes tipos de transferencias que existen?