Cómo gestionar los gastos en coparentalidad

5 min de lectura

Tanto si criáis a vuestros hijos en casas separadas como si lo hacéis bajo un mismo techo, la coparentalidad conlleva muchas dificultades y, una de ellas, es la gestión de gastos. Sin embargo, la administración económica no tiene por qué convertirse en un problema. Gestionar los gastos juntos puede ser una gran ocasión para trabajar en equipo por una meta común. Para ayudarte, hemos preparado una guía financiera para la coparentalidad. 

¿Qué es la coparentalidad?

La coparentalidad o coparenting es el proceso por el cual dos progenitores colaboran para criar a uno o varios hijos a pesar de no ser pareja sentimental. El modelo de coparentalidad suele utilizarse para hablar de padres separados o divorciados, pero puede incluir muchos tipos diferentes de crianza infantil. La idea básica es que las dos partes tengan un papel activo en la vida de sus hijos. Una coparentalidad satisfactoria se basa en el esfuerzo por mantener una relación positiva con el otro y centrarse en el bienestar y la felicidad de los hijos.

5 consejos financieros para la coparentalidad 

Dividirse los gastos en coparentalidad puede parecer intimidante, pero con un poco de organización y una comunicación eficaz, verás que todo es más fácil de lo que parece. Aquí te dejamos 5 consejos: 

1. Definid los gastos compartidos

Cread una lista de los gastos compartidos de vuestros hijos. Pueden incluirse la escolarización, la ropa y las clases extraescolares. Ten en cuenta que tal vez tengáis prioridades diferentes en cuanto a los gastos de los hijos, por lo que es importante ser respetuosos y realistas, tanto sobre lo que podéis permitiros como sobre los valores que queréis inculcarles en materia de dinero. 

2. Desarrollad un sistema

Una vez que os hayáis hecho una idea de cuáles son los gastos, decidid cómo los vais a repartir. El modo de hacerlo dependerá de lo que le venga bien a la unidad familiar. Por ejemplo, puede resultaros más sencillo tener una cuenta en común o una subcuenta compartida para pagar los gastos de los niños. A otras personas les resulta más sencillo llevar cuentas separadas y repartirse las facturas a medias. Según el acuerdo que alcancéis, es posible que uno deba aportar más porque su sueldo sea más alto o no pueda dedicar las mismas horas al cuidado infantil. 

3. Sé flexible, pero pon límites

Las cosas cambian, sobre todo cuando hay niños de por medio. Y cuando suceden imprevistos, es importante ser flexible. Hablad ante cualquier cambio y mostraos dispuestos a adaptaros en caso necesario. Sin embargo, como en cualquier relación, es importante poner límites y que nadie se sienta en desventaja. Ten en cuenta las necesidades y circunstancias del otro, pero haz que se respeten también tus límites y prioridades. 

4. Cread un frente común

Tanto si sois pareja como si estáis separados, es fácil que las pequeñas cosas os distraigan de vuestra meta común. Sin embargo, es buena idea modelar el tipo de conducta que os gustaría enseñar a vuestros hijos. Aunque cada persona tiene una forma propia de entender el dinero, conviene adoptar una misma estrategia general para mantener cierta uniformidad. 

Por ejemplo, podéis poneros de acuerdo en cosas como las pagas, los caprichos, etc. Además, también podéis intentar llegar a un punto común sobre lo que queréis que los niños sepan sobre vuestras finanzas y lo que queréis enseñarles. ¿Necesitas ayuda? Consulta nuestro artículo del blog sobre educación financiera para niños

5. Mantén la calma si surgen tensiones

El dinero puede ser un tema estresante, sea cual sea la estructura familiar. Sin embargo, si surge algún desacuerdo, trata de mantener la calma y trabajar con la otra parte para encontrar una solución. Muestra receptividad ante sus comentarios, pero expresa tu opinión de forma asertiva. Si vais ajustados de dinero, tratad de buscar una forma de recortar gastos o consultad las posibles ayudas del gobierno que os permitan aliviar la carga financiera. Si no hacéis más que discutir sobre temas de dinero, no dudéis en pedir ayuda externa a un profesional para que pueda actuar como mediador. Al fin y al cabo, tenéis una preciosa prioridad en común, ¡y dos cabezas piensan mejor que una!

Planificación presupuestaria en coparentalidad

A la hora de repartir los costes, establecer un presupuesto puede ser muy útil para mantener los gastos a raya y aliviar las tensiones a largo plazo. Para determinar tu presupuesto, te será útil anotar todos los posibles gastos asociados a tus hijos en los próximos 6 o 12 meses. Siempre hay sorpresas, pero aun así es útil apuntar los gastos fijos, como por ejemplo:

  • cuidado infantil

  • escolarización

  • material escolar (libros de texto, uniforme, papelería, etc.)

  • actividades extraescolares

  • aficiones o clases de música

  • ropa y calzado 

  • seguro médico

  • cuidado de la vista: revisiones, gafas y lentillas

  • paga

  • fiestas y cumpleaños

  • teléfonos móviles o dispositivos electrónicos

Puedes utilizar los gastos del año pasado como referencia para el siguiente y tener en cuenta posibles subidas, como una paga más generosa o un nuevo ordenador para estudiar. Si los gastos son demasiado elevados, esforzaros por buscar aspectos en los que podáis recortar sin tener que renunciar a la estabilidad que ambos queréis para vuestros hijos. 

Una vez enumerados los gastos, toca decidir la forma de afrontar los pagos. Podéis acordar que cada uno asuma ciertos gastos y ver luego cuánto ha pagado cada uno. Otra opción es que uno de los progenitores corra con los gastos y el otro le reembolse la cantidad correspondiente cada mes. Tal vez os organicéis mejor con un sistema personalizado. Recuerda que los acuerdos financieros dependen de cada persona y su situación, así que valora todas las opciones y elige la que más os convenga a todos.


Tu dinero en N26

¿Buscas una cuenta bancaria flexible, diseñada para gestionar tu dinero desde el móvil y compartir fondos? Descubre N26, un banco 100 % móvil ideal para las familias modernas. Las cuentas bancarias de N26 ofrecen una serie de opciones de ahorro y presupuestos para ayudar a las familias, tales como las subcuentas de Espacios, donde puedes apartar dinero al margen de tu cuenta principal. Los Espacios compartidos permiten a las familias en coparenting reunir fondos de distintos clientes de N26 en una subcuenta concreta. Es una forma estupenda de ahorrar para un campamento, el cuidado infantil o los gastos familiares cotidianos. Echa un vistazo a nuestro comparador de cuentas bancarias y descubre la que mejor se adapta a ti.

Por N26

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen

¿Cuánto se cobra de paro y cómo calcularlo?

Todo lo que necesitas saber sobre la prestación de desempleo.

mujer con una máscara de compra de frutas en un supermercado.

Cómo ahorrar dinero en el súper: consejos para exprimir cada céntimo en la compra

Un presupuesto fijo para las compras puede ahorrarte miles de euros anuales. A continuación te explicamos cómo.

Phone screen with apps.

9 apps para controlar tus gastos y sacar el máximo partido a tu dinero

¿Cuáles son las mejores apps gratuitas para controlar tus gastos y gestionar tus finanzas personales? Sigue leyendo para averiguarlo.