Un hombre sonriente parado al frente de las plantas.

Cómo construir una relación sana con tus finanzas

¿Estás estancado con tus finanzas? Hoy te explicamos cómo superar la ansiedad financiera y crear una relación sana y sostenible con tu dinero.

6 min de lectura

Puede sonar extraño, pero una de las relaciones más importantes de tu vida es la que tienes con tu cuenta bancaria. Y si eres de los que tiembla sólo de pensar en comprobar su saldo bancario, no estás solo. Construir una relación sana con tu dinero requiere tiempo y esfuerzo, y aunque cuesta empezar, avanzar hacia una relación más sana con tu dinero puede tener un impacto positivo en otras áreas de tu vida. Sigue leyendo para descubrir cómo empezar a construir (¡o reconstruir!) una relación sana y sostenible con tus finanzas.

Entendiendo la ansiedad financiera

La ansiedad financiera es un fenómeno creciente que afecta a personas de todas las edades y de todas partes del mundo de formas muy diversas. Esencialmente la ansiedad aparece cuando la mente y el cuerpo perciben un factor estresante externo de forma recurrente que sobrecarga el sistema nervioso. Aunque este estado fisiológico de lucha o huida es útil para escapar de situaciones de peligro, no es tan práctico cuando se trata de nuestras finanzas. 

Si llegamos a un punto de ansiedad financiera crónica, es porque nuestro sistema nervioso está acostumbrado a sentirse estresado cuando pensamos en el dinero. Este ciclo puede afectar gravemente a nuestro bienestar emocional y físico, a nuestro estado de ánimo, al sueño e incluso a la digestión y al sistema inmunitario.

Síntomas de la ansiedad financiera

La ansiedad financiera puede manifestarse a través de diversos comportamientos como por ejemplo:

  • Gastar en exceso - Puede sonar contradictorio, pero las personas que sufren ansiedad financiera pueden obtener un alivio temporal de su estrés con el breve subidón de la "terapia de compras". Por desgracia, esto no contribuye a mejorar el estado de su salud financiera y, de hecho, puede desencadenar un círculo vicioso.
  • Evasión - Como bien dice el sabio refranero español, "ojos que no ven, corazón que no siente". Muchas personas afrontan su ansiedad financiera evitando por completo sus finanzas. Esto puede traducirse en una reticencia a comprobar los saldos bancarios, abrir las facturas o hablar de dinero.
  • No gastar: a veces, la ansiedad financiera se manifiesta como miedo a gastar. Esto se traduce en un ahorro obsesivo y en evitar cualquier gasto, hasta el extremo.

Encuentra el origen de tu ansiedad

Para empezar a construir una mejor relación con tus finanzas, es importante que busques la causa raíz de tu ansiedad financiera. Las causas suelen ser el resultado de experiencias negativas en la primera infancia, de grandes cambios en la vida, como perder el trabajo o tener un hijo, o de una baja autoestima y vergüenza. Sea cual sea el motivo al que responde tu ansiedad financiera, el primer paso para combatirla es comprender su origen. Este conocimiento puede ayudarte a calmar tu sistema nervioso cuando la ansiedad financiera empiece a aparecer.

Cómo mejorar la relación con tu dinero

Una vez hayas identificado el origen de tu ansiedad financiera, puedes empezar a tomar medidas para mejorar tu relación con el dinero. Aquí te explicamos por dónde empezar:

Entender tu comportamiento financiero

El autoconocimiento es fundamental para mejorar tu relación con el dinero. Para esto debes analizar tus hábitos financieros y patrones de ahorro y gasto para comprender qué te impulsa a realizar determinadas acciones. Empieza haciéndote preguntas como:

  • ¿Cuándo sueles gastar más dinero?
  • ¿Cómo te sientes cuando gastas dinero?
  • ¿Cuándo sueles ahorrar más dinero?
  • Cuando piensas en tus finanzas, ¿qué emociones sientes?
  • ¿Qué aspecto de tus finanzas te produce más ansiedad (por ejemplo, gastar más de la cuenta, comprobar tu cuenta, abrir facturas, etc.)?
  • ¿Cuáles dirías que son tus experiencias más negativas y positivas con el dinero?

Incluso puede ser útil llevar un diario que te permita hacer un seguimiento de tu estado de ánimo y tus hábitos financieros a lo largo del tiempo y de esta forma te ayude a identificar patrones de comportamiento. Pero ojo, intenta ser lo más compasivo posible contigo mismo durante este proceso. Es probable que tu ansiedad financiera sea el resultado de algunas experiencias negativas difíciles, y avanzar hacia una relación más positiva con el dinero es algo valiente y puede ser desafiante.

Empieza poco a poco

Conseguir incorporar cambios en nuestro comportamiento diario de forma sostenible es más difícil de lo que parece. Y si no que se lo digan a todas esas personas que han intentado seguir una dieta o apuntarse al gimnasio. La clave es introducirlos poco a poco.

Por ejemplo, si ver el saldo de tu cuenta bancaria te genera ansiedad, prueba primero a meter tus datos de inicio de sesión en la app de tu banco sin llegar a acceder, hasta que vayas controlando ese sentimiento. A partir de aquí, puedes ir poco a poco acostumbrándote lentamente a mantener la app abierta durante unos segundos cada día hasta que llegues a poder ver tu saldo durante al menos 10 segundos. A continuación, podrías probar a ver algunos de los movimientos salientes o entrantes de tu cuenta. Y si sigues así, poco a poco irás tomando el control de tus finanzas y dejando menos y menos espacio a esa ansiedad.

Durante esta fase, lo más importante es seguir repitiendo pequeños comportamientos positivos con regularidad. No intentes hacer mucho en poco tiempo, ya que es importante que tus nuevos hábitos financieros sean sostenibles.

Márcate un presupuesto base

Una vez que hayas interiorizado algunos hábitos financieros positivos y hayas conseguido tener una mejor relación con tus finanzas, puedes empezar a gestionar presupuestos básicos. Un presupuesto te ayudará a tener una visión más completa de tu cuenta y más control sobre tu dinero para prevenir emergencias y ahorrar para conseguir tus objetivos.

¿Por dónde debes empezar? Revisa los movimientos de tu cuenta de, al menos, los últimos 3 meses y agrupa los gastos en 2 categorías:

  • Gastos fijos: todos tus gastos básicos, como el alquiler, las facturas de servicios públicos y el pago de deudas.
  • Gastos variables: todos sus gastos no esenciales, como suscripciones, compras, entretenimiento y comidas fuera de casa.

A partir de aquí, tendrás una idea más clara de en qué estás gastando de más y qué gastos podrían reducirse. Y si necesitas inspiración sobre cómo estructurar tus finanzas, échale un ojo al método 50/30/20.

Deja atrás las deudas

En este punto ya tienes más claridad sobre tus finanzas e incluso un presupuesto definido. El siguiente paso para combatir la ansiedad financiera sería enfrentrarte a todas las deudas que puedas tener pendientes. Y no solo liberarte de ellas, sino además evitar acumular más deudas con el tiempo gracias al interés compuesto. Los métodos bola de nieve y avalancha de deuda son 2 enfoques útiles que te pueden servir a la hora de gestionar tus cuentas pendientes.

Crea una fondo de emergencia

Una vez que estés libre de deudas, puedes seguir reduciendo la ansiedad financiera ahorrando para un fondo de emergencia que te sirva como colchón ante cualquier imprevisto, como la pérdida repentina del trabajo, cuestiones de salud, accidentes o la falta de un ser querido. Así siempre estarás preparado para lo peor y ninguna situación te pillará con la guardia baja, además de generar un fondo de ahorro que te dará mucha paz mental y mantendrá tu sistema nervioso apaciguado.


Tu dinero en N26

Con N26 descubrirás una nueva forma de gestionar tus finanzas y de tratar con tu banco, simplificada y sin estrés. Con un sinfín de funcionalidades inteligentes, podrás mantenerte al día de cómo se mueve tu dinero gracias a las notificaciones instantáneas tras cada movimiento en tu cuenta. Además, podrás profundizar en tus hábitos de compra con la funcionalidad Estadísticas, e incluso evaluar tu salud financiera con los resúmenes mensuales. ¡Descubre la cuenta N26 que más se ajusta a tus necesidades!

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

Enamórate de tu banco

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Una novia y un novio rodeados de asistentes a la boda.

Cómo disfrutar de la temporada de bodas sin caer en bancarota

El outfit, el regalo, el transporte, el alojamiento, la recena... Las bodas nos dejan con resaca emocional y económica. Hoy te explicamos cómo recortar sin perderte nada.

Una persona con un gato en un sofá rosa.

En solitario, con amigos o con mascotas: vive San Valentín a tu manera

Sea cual sea tu situación sentimental, te explicamos cómo puedes celebrar el amor este San Valentín.

Un grupo de amigos sentados afuera al lado de flores.

Cómo empezar a ahorrar en grupo

Ahorrar para algo nuevo puede ser difícil, pero tener un objetivo de ahorro compartido puede aumentar la motivación... ¡y ser más divertido!