Si pensabas que el glosario de variaciones de precios acababa con la inflación y la deflación, tenemos una mala noticia: la hiperinflación también existe y deberías saber cómo funciona. Lee esta guía y aprende por qué aparece y qué consecuencias puede tener para ti.

Nunca te has enfrentado a ella y puede que no la tuvieses en el radar, pero la hiperinflación es un fenómeno económico que puede aparecer y devastar todo a su paso.

Toma esta guía, además de cómo un informe en profundidad sobre la hiperinflación, cómo un salvavidas por si termina apareciendo en tu camino.

¿Qué es la hiperinflación?

Como quizás hayas deducido por el término, la hiperinflación es una inflación descontrolada, una situación en la que los precios aumentan a un ritmo vertiginoso que hace totalmente imposible llevar un control de cuanto cuestan las cosas en cada momento.

Al mismo tiempo que suben descontroladamente los precios, el valor real de la moneda baja, por lo que las personas con dinero prefieren deshacerse rápidamente de él y comprar bienes reales o cambiarlo por otra moneda.

Otros términos relacionados son la inflación, una subida de precios menos abrupta, y la deflación, que consiste en una bajada generalizada de los precios. El Banco Central Europeo es el encargado de regular estos tres fenómenos económicos.

Finanzas para dummies

Con N26 vas a descubrir que el mundo de las finanzas es más fácil de lo que parece.
Aprender lo básico

Cómo se origina la hiperinflación

En general, esta subida convulsa de precios surge por un crecimiento muy rápido de la base monetaria. ¿Cómo se llega a este punto?

  • Impresión desmedida de dinero por parte del gobierno: lo que provoca que el valor real del dinero baje rápidamente.
  • Incremento exagerado de la demanda sobre la oferta: el precio de los bienes se encarece ante la escasez de productos.

El impacto de la hiperinflación en tu día a día es inmediato: los precios de los alimentos y servicios básicos comienzan a variar cada día (siempre al alza), lo que hace imposible llevar un control de los gastos, perdiendo el control total de la economía personal.

Algunos casos sonados de hiperinflación en la historia

Aunque la hiperinflación es un fenómeno económico poco común, a lo largo de la historia se ha manifestado en distintas épocas y países:

  • Alemania, de 1922 a 1923: el país germano estaba endeudado debido a los pagos a los que tenía que hacer frente tras la Primera Guerra Mundial. El gobierno comenzó a emitir más dinero para afrontar la deuda y, aunque se preveía una inflación, rápidamente se perdió control de la situación. El Estado necesitó imprimir dinero incluso para pagar salarios, los tipos de interés aumentaron un 50 % y la tasa de inflación mensual se disparó hasta el 29.500 % (sí, sí, no nos hemos equivocado al teclear). La hiperinflación alemana hizo que casi toda la gente lo perdiera todo.
  • Hungría, de 1945 a 1946: tras la Segunda Guerra Mundial, la economía húngara estaba parada, los alimentos escaseaban y la agricultura estaba casi destruida. El gobierno comenzó a imprimir dinero ante la subida de precios. Todo siguió aumentando sin medida por la oferta monetaria hasta alcanzar el 41,9 cuatrillones por ciento de inflación, la cifra más alta de la historia.
  • Perú, en 1990: Perú vivió en este año una tasa de inflación sin precedentes: 397 %. La hiperinflación del país fue causada por una prolongada crisis económica, así como por una prohibición de la mayoría de importaciones para intentar mejorar (inútilmente, eso sí) la economía.
  • Zimbabue, de 2007 a 2008: Zimbabue tuvo la segunda inflación más alta de la historia: 79,6 mil millones por ciento. La economía fue contrayéndose poco a poco desde los años 90 hasta su colapso final en 2008. Los motivos giraron en torno a la falta de inversión, las restricciones a la importación y la escasez de recursos. La moneda estatal se cambió por el dólar, aunque el país aún sigue recuperándose de la crisis.

Como has comprobado, la hiperinflación no es un mal económico que se dé con recurrencia, pero sí debes tener claras las señales de alarma para prepararte ante su eventual aparición.

Cuenta sin comisiones N26

La cuenta bancaria 100 % móvil, gratis, sin papeleos y llena de ventajas.
Abrir mi cuenta (pestaña nueva)
Una mano elevada que sostiene una tarjeta estándar N26 transparente.

Controla tu dinero en N26

Con N26 es realmente sencillo tomar las riendas de tus finanzas. Todas nuestras cuentas ofrecen la opción de recibir notificaciones instantáneas que se envían a tu móvil para que puedas consultar los movimientos de dinero en tiempo real. 

Además, puedes conseguir una tarjeta digital gratuita para empezar a pagar con tu móvil en cuanto abras tu cuenta. Por otro lado, con nuestros planes premium, tendrás acceso a funciones como, por ejemplo, las subcuentas de Espacios, que te permiten apartar dinero fácilmente desde tu cuenta principal para que alcances tus objetivos de ahorro. Contratar una cuenta no requiere ningún papeleo y solo tardarás unos minutos. Lo puedes hacer desde el sofá de tu casa. 

Visita nuestra web para comparar todas las cuentas N26 y encontrar la que más se ajuste a tus necesidades.

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
N26 y N26 estándar You tarjetas de débito.

¿Qué es el CVC o CVV de la tarjeta de crédito?

Todo lo que necesitas saber sobre qué es el CVC de la tarjeta de crédito y para qué sirve.

billetes con decoración navideña.

Analizamos la paga extra: qué es, cómo se calcula y cuándo te la pagarán

Qué es la paga extra, cómo se calcula y en qué época del año se cobra.