Si alguien te pregunta qué opinas sobre tu banco, seguro que te encoges de hombros. Es una conversación que no te interesa y un tema en el que no quieres ni pensar; y, cuando lo haces, acabas hasta el gorro de lo cuadriculado y confuso que es todo el sistema.

Lo que te gustaría es que tu banco fuese un poquito más flexible y se adaptara mejor a tu vida, en vez de ser tú el que se adapta a sus procesos repletos de burocracia, papeleo y estrictas normas sobre cómo hacer las cosas. Y es que con todo lo que tienes encima, cuando necesitas algo de tu banco, lo necesitas rápido.

Si estás asintiendo con la cabeza, seguro que eres como David: un soñador con la cabeza en las nubes. David está orgulloso de ser un soñador. Seguro que lo encuentras en alguna tienda de moda vintage alternativa o ensimismado en una cafetería anotando sus ocurrencias en una servilleta. A David le mueve la pasión. Y sus pasiones cambian muy a menudo. Ya sea para salvar el Amazonas o para lanzar una serie de tutoriales gratuitos de yoga, David necesita dinero para defender sus causas. Es capaz de concentrarse la mayor parte del tiempo, pero a veces se dispersa con mucha facilidad.

Los amigos de David están acostumbrados a que se olvide las llaves dentro de casa mínimo una vez al mes, o a que pierda la tarjeta de crédito y no la vuelve a ver.

David no sabe tanto acerca de su situación financiera como le gustaría. Le pone nervioso tener que hablar con su banco y forma parte de ese 12 % de la población que prefiere pedir consejo a sus amigos. Pero cuando trata con su banco, quiere flexibilidad y apoyo.

David y las finanzas

  • Mentalidad: karma y buenas intenciones
  • Motivación: cada semana un nuevo hobby
  • Superpoder: especialista en gangas
  • Kriptonita: las reglas y la rigidez de su banco

Consejos

Lo pillamos. Igual que le pasa a David, tú también crees que hay demasiada incertidumbre en tus finanzas. Te encantaría poder contar con cierta estabilidad para acercarte más a tus sueños.

  1. Aquí puedes enterarte de todas las comisiones ocultas que los bancos cobran cuando realizas tus operaciones. ¡Que nunca te pillen desprevenido!
  2. No tienes que preocuparte: si has pedido una tarjeta nueva, puedes pagar con el móvil mientras esperas a que llegue. ¿Quieres darle un toque de color a tus días? Aquí tienes N26 You ;)

Echa un ojo al hashtag #hablemosdemoney para ver más consejos.

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

Enamórate de tu banco

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Una mujer en una cafetería leyendo con su perro al lado.

La guía definitiva para generar ingresos pasivos

Los ingresos pasivos pueden ser un gran suplemento a tu salario, pero ¿sabes qué son y cómo pueden hacer crecer tu dinero a largo plazo? Te contamos eso y mucho más en este artículo.

Un hombre usando un ordenador con un gráfico.

Todo sobre la cartera de inversiones: el paso a paso que estabas buscando

Descubre en qué consiste la cartera de inversiones y qué pasos seguir para crear la tuya. Te explicamos lo que debes saber para poder crear tu propia cartera de valores.