N26 hidden fees header image
Volver al blogBanking Basics

12 comisiones bancarias ocultas que has de tener en cuenta

¿Te sorprende leer un artículo de un banco que te advierte sobre las comisiones ocultas? En N26, nuestro objetivo es ser lo más transparentes y directos posible, para que tú decidas sobre tus finanzas con total libertad.

En líneas generales, estamos familiarizados con las principales comisiones bancarias bancarias), tales como los costes de mantenimiento mensuales, los recargos por transferencias bancarias o los cargosque aparecen en nuestras cuentas cuando retiramos dinero en cajeros automáticos. Por desgracia, existen otras comisiones de las que nadie te habla hasta que aparecen descontadas de tu cuenta.

Seguro que alguna vez te has encontrado con alguna de estas comisiones bancarias extra, desde cargos por inactividad hasta comisiones por cierre anticipado. Reconocerlas a tiempo y saber de donde vienen puede ser difícil. Como defensores de la transparencia, te presentamos una lista de las comisiones ocultas más frecuentes en los bancos de la eurozona, o SEPA por sus siglas en inglés (Single Euro Payments Area), un área que incluye a toda la Unión Europea, y otros países, como Suiza y Noruega.

Las 13 comisiones bancarias ocultas que has de tener en cuenta:

  1. Comisión por duplicado de tarjeta
  2. Comisión por descubierto
  3. Cargo por denegación de pago
  4. Cargo por suspensión de pago
  5. Cargo por inactividad
  6. Comisión por extracto bancario en papel
  7. Comisión por cierre anticipado
  8. Penalización por no mantener un saldo mínimo
  9. Tasa notarial bancaria
  10. Recargo por información incorrecta
  11. Comisiones por transacciones internacionales
  12. Comisiones ocultas propias de cada país

1. Comisión por duplicado de tarjeta

¿Has perdido tu tarjeta, se ha roto o te la han robado? Si solicitas una nueva tarjeta de crédito o débito a tu banco, es probable que tengas que abonar una comisión por la emisión de un duplicado. Por lo general, la cantidad a pagar varía en función del país.

Por ejemplo, en los tres bancos más grandes de Francia, las tarifas oscilan entre 12,60 € y 16 €. Sin embargo, ninguno de los principales bancos del Reino Unido te obliga a pagar para obtener una nueva tarjeta de débito o crédito. Por ley, desde 2015 los bancos alemanes también han de proporcionar duplicados de tarjetas gratis.

2. Comisión por descubierto

Si gastas más dinero del que tienes en tu cuenta, entrará en juego otra comisión bancaria oculta: la comisión por descubierto. En estos casos hay dos opciones. Puede que tu banco te permita tener un descubierto en tu cuenta, es decir, quedarte en números rojos, o que no acepte el pago, lo que significa que la transacción se cancela. Si superas tu límite de descubierto gratuito, las comisiones pueden ser considerables.

3. Cargo por denegación de pago

De forma muy similar a la comisión por descubierto que acabamos de mencionar, si intentas realizar una transacción que no se puede llevar a cabo, puede que te cobren también un cargo por denegación de pago. Esta es una comisión bancaria oculta que te cobrarán si un pago se bloquea porque no tienes suficiente dinero en tu cuenta o porque tu cuenta está congelada.

4. Cargo por suspensión de pago

Si envías un cheque y posteriormente le solicitas a tu banco que lo cancele, tendrás que pagar un cargo por suspensión de pago. Aunque no todos los bancos cobran esta comisión bancaria oculta, es habitual que los bancos cobren un recargo por la cancelación de un cheque. Estos son algunos ejemplos de las cantidades a las que podrías tener que enfrentarte:

  • De los tres bancos más grandes de Francia, el Banco A cobra 15,50 € por cancelar un cheque, el Banco B cobra 12,50 € y el Banco C cobra 16 € si lo cancelas en una sucursal, pero es gratis si lo haces online.
  • Por su parte, los tres principales bancos del Reino Unido cobran una media de 11 £ por cancelar un cheque (a menos que el cheque haya sido robado, en cuyo caso no se cobra ninguna comisión).

Aunque en España no está muy extendido el uso de cheques, siempre está bien tener en cuenta que existe esta comisión por si te vas a vivir fuera. En EE.UU, por ejemplo, siguen utilizándolos.

5. Cargo por inactividad

Si no usas tu cuenta bancaria durante un largo período de tiempo, puede que te cobren una comisión bancaria oculta que se conoce como cargo de inactividad. Las cuentas inactivas suelen atraer la atención del banco, así que es probable que contacten contigo o que incluso traten de cerrar tu cuenta. Alternativamente, podrían cobrarte una comisión mensual por no usarla.

6. Comisión por extracto bancario en papel

Hasta no hace mucho, todos los bancos enviaban a sus clientes un extracto de cuenta en papel por correo cada mes. Esta solía ser la única forma de ver tu historial mensual de transacciones.

En la actualidad, con la banca online, la mayoría de los bancos ya no envía extractos de cuenta por correo. Por lo general, los que aún lo hacen no cobran nada por enviar un extracto mensual, o cobran únicamente los gastos de envío. Sin embargo, si solicitas una copia de un extracto, puede que tengas que abonar un recargo.

7. Comisión por cierre anticipado

Con algunas cuentas bancarias tendrás que pagar una comisión por cierre anticipado si cierras tu cuenta poco después de abrirla. Estas tasas suelen ser habituales en las cuentas de ahorro, destinadas a almacenar tu dinero de manera segura durante un plazo fijo. En una cuenta de ahorros, la tarifa podría ser, por ejemplo, de 30 €, o calcularse en función del saldo. En estos casos, es posible que tengas que reembolsar cualquier interés que hayas obtenido.

Aunque tu cuenta no tenga una comisión por cierre anticipado específica, puede que cerrarla requiera que hagas algunos pagos para lograr una liquidación completa con el banco.

8. Penalización por no mantener un saldo mínimo

Para obtener todos los beneficios que te prometieron al abrir tu cuenta bancaria, es posible que tengas que mantener un saldo mínimo o que tengas que ingresar una determinada cantidad cada mes. Si no cumples con estos requisitos, podrías perderte bonificaciones o incluso tener que abonar tasas adicionales. Por ejemplo, a veces la comisión de mantenimiento de una cuenta bancaria solo se paga si tienes en ella una cantidad inferior a la determinada.

¿Cuál es el saldo mínimo necesario para evitar una penalización? Todo depende del tipo de cuenta y de los beneficios particulares que estén en juego. Podrían ser simplemente 100 € o llegar hasta los 3000 €.

9. Tasa notarial bancaria

Por ley, a veces es necesario obtener documentos importantes certificados. La sucursal de tu banco local podría proporcionarte dicha certificación, especialmente si tienen un notario en plantilla. Las tasas no suelen ser muy altas, a no ser que necesites servicios notariales más específicos, cuya tarifa podría incluso superar los 100 €.

10. Recargo por información incorrecta

Si envías información incorrecta a tu banco les causarás más trabajo, ya que tendrán que dedicar más tiempo a averiguar los detalles correctos. Esto puede suceder, por ejemplo, si proporcionas un IBAN incorrecto al realizar una transferencia.

En consecuencia, algunos bancos cobran un recargo por discrepancia o por información incorrecta, que puede oscilar entre unos pocos céntimos hasta los 50 €.

11. Comisiones por transacciones internacionales

A menudo, viajar al extranjero conlleva cargos extra. Las comisiones por transacciones internacionales son las tasas que has de pagar al efectuar compras o retiradas de efectivo durante un viaje al extranjero. La tarifa suele estar por debajo del 3 %, pero es probable que tengas que pagarla en cada transacción. Puede que hasta te cobren una pequeña comisión por consultar tu saldo en un cajero automático extranjero.

Eso sí, no todo son malas noticias: dentro de la zona SEPA las transacciones internacionales son más sencillas que nunca, especialmente si viajas entre dos países que usan el euro. En estos casos, ni siquiera tendrás que preocuparte por el tipo de cambio.

12 Comisiones ocultas propias de cada país

¡Y esto no es todo! En determinados casos tendrás que hacer frente a comisiones ocultas que se aplican únicamente en estos países. Son cuando menos, curiosas.

  • Impuesto de timbre en Irlanda. El gobierno irlandés cobra un pequeño impuesto sobre la mayoría de las tarjetas bancarias, incluidas las tarjetas de débito, de crédito, de cargos y de cajero automático. Este impuesto varía entre los 2,50 y 5 €, pero puede llegar a los 30 € anuales para tarjetas de crédito.
  • Tarjetas de débito en Francia. Francia es uno de esos países en los que puede que tengas que abonar una comisión anual por el simple hecho de tener una tarjeta de débito, algo que normalmente esperarías que fuese gratis. En el mejor de los casos, una tarjeta de débito básica solo cuesta alrededor de 40 € al año, pero una con más servicios podría llegar a costar varios cientos de euros anualmente.
  • Domiciliaciones en Lituania. Pagar hacer una domiciliación no es habitual, pero a veces sucede. Lituania es un país de la zona SEPA en el que puede que tengas que pagar una comisión por hacerlo.
  • Ganar la lotería en Grecia. ¡Sí, en serio! Si ganas la OPAP, la lotería griega, y vas al Banco Nacional de Grecia para cobrar tus ganancias, tendrás que abonar una comisión de 1 €. Es más que nada algo anecdótico y tampoco hay que preocuparse mucho. Si acabas de ganar la lotería, 1 € no te va a fastidiar mucho. Ahora ya lo sabes, si ganas la lotería en Grecia, no te olvides de tener a mano una moneda de uno.

Tu dinero en N26

En N26 tenemos un objetivo claro: reducir al máximo las comisiones y comunicar de forma transparente las que tengamos. Por eso, en N26 no se le aplican la mayoría de las comisiones que se mencionan en este artículo. Ni cargos por inactividad, ni comisión por cierre anticipado y tampoco recargo por información incorrecta. N26 ni siquiera te cobra comisión por pagar con tu Mastercard en el extranjero. Somos un banco 100% digital con licencia bancaria europea. Sin sucursales ni papeleos, todo desde tu móvil. Existe una experiencia bancaria transparente y sin comisiones ocultas. No pagues nada por tu dinero: puedes abrir de forma gratuita una cuenta estándar con tarjeta de débito Mastercard y recibirla en casa. Así de fácil y sin moverse del sofá. ¿A qué esperas?


Queremos que todo el mundo entienda cómo operar con los bancos. Por eso te ofrecemos una serie de artículos que aclaran los conceptos básicos del dinero, las finanzas y otros aspectos relacionados con las operaciones bancarias; porque entender todas estas cuestiones es más fácil de lo que parece.

Artículos relacionados

Creemos que estos te pueden interesar...