Tarifas y precios de freelancer: consejos para fijar tarifas

7 min de lectura

Uno de los primeros retos a los que se enfrentan los freelancers consiste en establecer lo que cobrarán por su tiempo. Aunque se pueden consultar online los sueldos medios de diferentes sectores, no existe una tarifa fija. Así que cuando establezcas tus tarifas, tendrás que considerar varios factores que podrían modificar tus honorarios.

Cinco maneras de fijar tus tarifas de freelancer

Establecer las tarifas de freelancer es una tarea importante que tendrás que realizar antes de ponerte manos a la obra: es un factor clave para conseguir el éxito profesional y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y no debe subestimarse. Aquí tienes unas cuantas indicaciones importantes sobre cómo fijar tus tarifas sin arrepentirte.

Destaca tu experiencia

Arrancar como freelancer no significa que comiences de cero. De acuerdo, en términos de freelancer, sí, pero no necesariamente como profesional. Cuando fijes tus tarifas, es fundamental que tengas en cuenta tu experiencia real en el campo. Todo, desde los años que has trabajado en el sector hasta los títulos y certificados que has obtenido, puede servir para justificar tu precio. Verás que los freelancers tienden a agruparse en tres categorías principales: principiantes, con cierta experiencia y expertos. Investiga tu sector para entender cómo se organizan las distintas categorías y así estarás en condiciones de valorar tu experiencia acorde a los criterios.

A la hora de convencer a un nuevo cliente, es mejor presentarse con un currículum o portfolio que resulte relevante para los intereses del cliente. Puede que hayas trabajado en proyectos similares, estudiado el tema en la universidad o trabajado para una empresa que opera en el mismo sector. Ayuda al cliente a ver que no eres un completo novato. Una vez que te hayas ganado su confianza, verás que la negociación te resultará mucho más fácil y rápida.

N26 Business Metal

Cuenta premium para autónomos con un reembolso del 0,5 % y una exclusiva tarjeta metálica.
Descubrir N26 Business Metal
Tarjetas de débito Business Metal para autónomos 3 en diferentes colores.

Analiza tus gastos de freelancer

Como freelancer, tendrás que pagar todas las facturas relacionadas con tu actividad. Por lo tanto, es importante tener en cuenta estos gastos a la hora de fijar tu tarifa de freelancer si no quieres acabar trabajando más horas y más duro para poder mantenerte. ¿Qué tipo de gastos podrías tener que afrontar?

  • Facturas de teléfono e internet

  • Costes publicitarios

  • Alquiler e instalaciones

  • Suscripciones de software

  • Gastos de viajes

  • Costes de seguros

  • Impuestos, pensiones y préstamos de estudiante

  • Honorarios legales y contables

  • Equipamiento de hardware

  • Formación y educación profesional

  • Cuotas de afiliación profesional

Si calculas tus gastos de freelance totales, podrás hacer una media entre todos tus clientes y así ahorrarte gastos generales elevados. Por supuesto, intenta ser razonable al calcular los gastos: solo porque quieras unos auriculares inalámbricos nuevos, no significa que tengas que subir las tarifas para poder pagarlos.

Dos freelancers en una reunión profesional.

Compara con tu sueldo

Seguramente no quieras hacerte freelancer y acabar ganando menos de lo que ingresabas cuando trabajabas por cuenta ajena, si esa era tu situación. Por lo que, naturalmente, tu salario anterior es un buen punto de partida a la hora de calcular tus tarifas de freelancer. ¿Qué tienes que hacer? La regla general es sumar un tercio al sueldo anterior para cubrir cosas como vacaciones, fines de semana, días de enfermedad y otros gastos derivados de la actividad como freelance.

Una vez que tengas una cifra en mente, digamos 45 000 € anuales si eres un profesional senior, divídela por el número de días que tienes pensado trabajar al año. De media son alrededor de 220 días, lo que dejaría tu tarifa diaria en poco más de 200 €. Ya la tienes, esa es tu tarifa diaria de freelancer. En función de tu experiencia profesional, habilidades y capacidad para conseguir trabajo, podrías acabar trabajando más o menos días al año, así que recuerda siempre que tienes que ajustar tus tarifas de freelancer para adaptarte a las circunstancias.

Pregunta a otros freelancers

En serio, no dudes en preguntar. Si la idea de sacar este tema te incomoda, reformula la pregunta. Pide una cifra o un rango aproximados. Nadie conoce el mercado mejor que aquellos que se ganan la vida negociando proyectos a diario. La forma más sencilla de obtener esta información es acudir a tu red de amigos freelancer o unirte a un colectivo local de freelancers. Otros canales, como los foros y los chats en línea, también pueden resultar útiles.

Marca un punto de referencia

Si no tienes muchos amigos freelancers, investiga online. Muchos freelancers comparten sus estrategias de precios y sus argumentos de venta en línea, así que puedes encontrar información práctica en blogs personales y puntos de venta de freelancers. Además, cada vez hay más encuestas e informes de investigación publicados por agencias y consultorías de todo el mundo; aprovéchalos al máximo para comprender las tarifas actuales del mercado. También tenemos una práctica tabla de sueldos medios de freelancers con la que te harás una idea mejor de las tarifas de los freelancer en Europa.

Freelancer trabajando en su ordenador.

¿Cuáles son los principales modelos para fijar los precios?

Hay tres estrategias principales de precios para fijar las tarifas de freelancer, y cada una tiene sus propias ventajas y desventajas:

  1. Tarifas por tiempo

  2. Tarifas por proyecto

  3. Tarifas por valor

Tarifas por tiempo

Fijar la tarifa por tiempo es la estrategia más sencilla de las tres y suele ser la preferida de quien se lanza por primera vez a este mundo de freelance. Muchas empresas de servicios profesionales trabajan de esa forma: si trabajas una hora, facturas al cliente una hora. En función del tamaño del proyecto, podrás aplicar tu tarifa por hora o por día. El problema con los precios basados en el tiempo es que solo puedes ganar tanto como las horas de que dispones. En otras palabras, te fijas un precio límite. Así, la única manera de ganar más es trabajando más horas.

Tarifas por proyecto

Los precios por proyecto requieren calcular cuánto esfuerzo (y cuántas horas de trabajo) necesitarás para completar la tarea que tu cliente te ha encargado, para luego presupuestar un coste total del proyecto en base a este cálculo. La ventaja de esta estrategia es que el cliente acepta un presupuesto antes de empezar a trabajar en el proyecto, por lo que al final no hay sorpresas desagradables. Si eres eficiente y sabes cómo gestionar tu tiempo, podrías llegar a ganar una tarifa por día mucho mayor de la que cobras normalmente. Sin embargo, el inconveniente es que necesitas experiencia para evaluar la envergadura de cada proyecto. Si calculas mal tu primer presupuesto, podrías acabar trabajando muchas más horas o quedando mal con tu cliente.

Dos freelancers en una reunión.

Tarifas por valor

Los precios por valor se basan en la idea de que estás cobrando en función del valor recibido por el cliente, más que en función del tiempo invertido para entregar el proyecto. Por ejemplo, a un redactor creativo freelancer con experiencia podría llevarle solo uno o dos días escribir un texto espectacular para una página web de inicio. Pero si se calcula que la página de inicio le puede generar al cliente 15 000 € en ventas, no sería una locura cobrarle el 5 % o el 10 % de dicha cantidad.El inconveniente de esta estrategia es que solo los freelancers más experimentados tienen capacidad de negociación para cobrar tarifas muy superiores a la media del sector. Para llegar a esta fase, necesitarás una cartera de servicios sólida y argumentos muy personalizados y centrados en el valor. Un factor importante que se debe tener en cuenta a la hora de fijar las tarifas es dejar algo de margen para compensar los beneficios perdidos. Como proveedor, solo cobras los días que trabajas, ya no se aplican las ventajas estándar, como los días de vacaciones o de baja por enfermedad. Además, tampoco se tienen en cuenta otras ventajas económicas adicionales de los trabajadores fijos, como la cotización para las pensiones, la asignación de automóvil, así como otras ventajas en efectivo o en especie. No tengas miedo a subir tus tarifas y cobrar por el trabajo hecho; siempre y cuando el cliente vea el valor de tu trabajo a largo plazo, tus tarifas estarán justificadas.


Tu dinero en N26

Hacerte freelancer es una decisión emocionante y elegir banco para tu nueva aventura, también puede serlo. Con la cuenta para freelancers y autónomos de N26, te devolvemos un 0,1 % en todas las compras que realices y puedes disfrutar de pagos con tarjeta sin comisión en todo el mundo. Además, puedes abrirla en unos minutos. Solo necesitas tu móvil.

Por N26

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
mujer con una máscara de compra de frutas en un supermercado.

Cómo ahorrar dinero en el súper: consejos para exprimir cada céntimo en la compra

Un presupuesto fijo para las compras puede ahorrarte miles de euros anuales. A continuación te explicamos cómo.

Pie Chart.

La regla 50 30 20: cómo ahorrar más y derrochar menos

¿Odias todas esas herramientas de administración tan complejas? Prueba la famosa y sencilla regla de ahorro 50 30 20 para organizar tu dinero y crear un presupuesto.

Phone screen with apps.

9 apps para controlar tus gastos y sacar el máximo partido a tu dinero

¿Cuáles son las mejores apps gratuitas para controlar tus gastos y gestionar tus finanzas personales? Sigue leyendo para averiguarlo.