Adquiere la ciudadanía del mundo: por qué deberías estudiar en el extranjero

7 min de lectura

Tras más de un año en pausa, el mundo comienza a abrirse de nuevo. Seguramente lo primero que se te viene a la mente sean unas vacaciones, pero... ¿Y si vas un paso más allá y te animas a estudiar fuera de España? Hay más gente que ha pensado lo mismo: solo en Europa, alrededor de 300 000 personas estudian en el extranjero a través de Erasmus+, el programa de intercambio de estudiantes de la Unión Europea. Del mismo modo, en 2019 un total de 347 099 estadounidenses tomaron la decisión de ir a la universidad en el extranjero.

Las razones para estudiar en el extranjero son muchas: algunas tienen una motivación profesional, mientras que otras son solo de naturaleza personal. Sea como sea, esta es una experiencia perfecta para complementar tus estudios, ya que te da la oportunidad de viajar, aprender un idioma y conocer nuevas culturas.

Hacer la maleta y poner rumbo a tu destino con pasaporte en mano puede resultar abrumador. Para ayudarte a dar el paso, hemos elaborado una lista con 10 razones que te convencerán de estudiar en el extranjero.

N.º 1. Las ayudas del gobierno pueden ayudarte con los gastos

A primera vista, estudiar en el extranjero puede parecer una alternativa costosa, ¡pero no tiene por qué serlo! Si te apetece pasar un cuatrimestre o dos en otro país, hay varias becas para estudiar en el extranjero. Estas son tres de las más destacadas:

  • Los estudiantes aptos para recibir una beca Erasmus+ obtienen entre 300 y 350 € al mes, dependiendo del país en el que decidan estudiar. Esta beca ayuda con los gastos para vivir en el extranjero y no tiene que reembolsarse. Tu beca Erasmus+ la gestionaría tu universidad de origen.

  • El DAAD (Servicio Alemán de Intercambio Académico) convoca diferentes tipos de becas para realizar programas de formación en Alemania, desde cursos de verano hasta intercambios universitarios de investigación y docencia. Consulta su buscador de becas para encontrar la más adecuada a tu situación personal.

  • La Obra Social “La Caixa” convoca anualmente becas para estudiar másteres en Europa, América del Norte y la zona de Asia-Pacífico. Además, también ofrece ayudas para realizar programas de doctorado en Portugal.

N.º 2. Aprende un nuevo idioma

Según una encuesta de la Unión Europea, el 56 % de los europeos habla un idioma distinto a su lengua materna, el 25 % habla tres idiomas y el 10 % habla cuatro o más. Aprender un idioma, incluso si no tienes tiempo suficiente para dominarlo por completo, supone muchas ventajas, que van desde entrenar tu memoria y tu capacidad de resolución de problemas hasta un mayor grado de empleabilidad. Ser capaz de entender el idioma local te brinda una perspectiva privilegiada de la cultura de un país, algo que te perderías si no salieras de tu zona de confort. Además, cuanto más practiques y hables con otras personas, más lazos crearás y más auténtica será tu experiencia en general.

N.º 3. Explora regiones y países vecinos

Alemania comparte frontera con nueve países (Polonia, Países Bajos, Suiza, República Checa, Francia, Dinamarca, Austria, Bélgica y Luxemburgo), Francia está dividida en 13 regiones (sin contar las 5 de ultramar) y el Reino Unido alberga cuatro países. ¿Qué queremos decir con esto? A la hora de decidirte a estudiar en una ciudad extranjera, echa un vistazo al mapa y analiza qué otros países o regiones podrías visitar con un breve trayecto en autobús, tren o avión. Si te pasas seis meses viviendo en París, puedes aprovechar la experiencia para recorrer gran parte de la zona SEPA, ¡y beneficiarte de descuentos para estudiantes internacionales! (ver punto 7).

N.º 4. Desarróllate como persona

Probablemente ya seas una persona totalmente distinta desde que empezaste la universidad. Sin embargo, estudiar en Europa, o incluso más lejos, te hará enfrentarte a una serie de desafíos que te ayudarán a madurar aún más. Incluso algo aparentemente tan simple como ir al supermercado e interactuar con el empleado de la caja puede ser una oportunidad para aprender. ¡Anímate a utilizar tus conocimientos del idioma local y trata de seguir el ritmo de la conversación! Poco a poco, tendrás el nivel suficiente como para hacer una presentación exitosa ante un grupo de estudiantes internacionales, hacer amigos, etc. En ese momento de orgullo te darás cuenta de lo bueno que ha sido viajar al extranjero y salir de tu zona de confort.

N.º 5. Mejora tu empleabilidad

Si aún no te hemos convencido para estudiar en el extranjero, piensa en tu empleabilidad a largo plazo. Según un estudio de IZA World of Labor, es muy probable que los programas de intercambio en el extranjero brinden a los estudiantes las habilidades y la experiencia que las empresas buscan en los recién graduados. Del 29 % al 54 % de las personas que han estudiado en el extranjero consideran que esta experiencia estuvo directamente relacionada con su éxito a la hora de conseguir trabajo. Además, si has aprendido un nuevo idioma podrás acceder a un sueldo entre el 2 % y el 5 % superior al de los empleados que nunca estudiaron en el extranjero (aunque esto depende en gran medida de la empresa y del idioma).

N.º 6. Prepara el camino hacia el posgrado

Puede que sea un proyecto para un futuro lejano, pero cualquier ventaja que puedas aportar para destacar entre un grupo competitivo de solicitantes de un máster o un doctorado es bienvenida. A las escuelas de posgrado les gusta ver que los candidatos pueden trabajar bien con todo tipo de personas, que tienen la mente abierta y que son capaces de resolver situaciones del mundo real (no solo problemas teóricos). Una experiencia académica en el extranjero es prueba de estas tres cualidades.

N.º 7. Ahorra dinero en servicios

Estudiar en el extranjero y ahorrar: parece una utopía, ¡pero es posible! Los estudiantes internacionales pueden reducir costes y estirar al máximo cada euro de varias formas. El Pase Interrail es un billete de tren todo en uno para residentes europeos que te permite explorar 33 países distintos en tren (también hay un Pase Eurail para no residentes). Si tienes menos de 27 años, recibirás un descuento del 25 %. También está el Carné de Estudiante Internacional (ISIC), que ofrece descuentos en más de 150 000 productos y servicios, incluidos alojamiento, viajes, electrónica y deportes. 

N.º 8. Desarrolla nuevos intereses

¿Has jugado a la petanca en París o practicado surf en Múnich? Seguro que todavía no, así que esta es otra razón por la que estudiar en el extranjero puede ampliar tus horizontes y permitirte vivir experiencias que no están disponibles en tu lugar de origen. Cuando vives en otro país, conoces a todo tipo de personas con todo tipo de intereses. Las actividades deportivas y culturales son una manera fantástica de estrechar lazos y formar amistades, ¡y quizás acabes encontrando un nuevo hobby! Y aunque no lo disfrutes, no podrás decir que no lo intentaste.

N.º 9. Contempla tus orígenes de otra manera

Aunque se suele pasar por alto, si estudias fuera de España y te sumerges en otra cultura, es posible que te des cuenta de algunas de tus propias peculiaridades. Las costumbres diarias, desde el horario de las comidas y los saludos hasta la forma en que la gente hace cola para subir al autobús, las prácticas remuneradas en el extranjero, puede variar mucho dependiendo del país, la región o la ciudad en la que te encuentres.

De hecho, puede que incluso te guste más la “nueva” costumbre que lo que habías conocido toda la vida. Cuando vuelvas a tu hogar, seguramente cambiarás parte de tu antigua rutina para reflejar lo que has aprendido en el extranjero, ¡o simplemente te alegrarás de que todo vuelva a la normalidad! En cualquier caso, habrás ampliado tus horizontes.

N.º 10. Aprovecha las tasas de matrícula más bajas

Esta razón viene con un par de condiciones: las tasas de matrícula más bajas dependerán de si has decidido cursar toda tu carrera en el extranjero y en qué país. Las mejores opciones son:

  • Alemania: sin tasas de matrícula, solo una tasa administrativa de entre 100 y 350 € por semestre.

  • Francia: tasas de matrícula bajas, alrededor de 170 - 620 € por curso.

  • Países Bajos: tasas de matrícula de entre 700 y 2100 € por curso.

  • Portugal: tasas de matrícula de entre 950 y 1300 € por curso.

Para obtener más información, consulta esta guía sobre cómo encontrar apoyo financiero para estudiar en Europa [Enlace].


Tu dinero en N26

Las cuentas bancarias de N26 están diseñadas para utilizarse tanto en España como en el extranjero. La cuenta bancaria N26 Smart te permite sacar dinero de cualquier cajero automático de forma gratuita hasta cinco veces al mes y viene con una tarjeta de débito Mastercard que aceptan en todo el mundo. Además, en la app puedes hacer de todo: desde contratar un seguro hasta beneficiarte de estupendas ofertas de marcas asociadas. N26 es un banco que te ofrece la máxima comodidad y simplicidad. Descubre hoy mismo lo que N26 puede hacer por tu dinero.

Por N26

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen

N26 x Ironhack: consigue una de las becas N26 para cursos de Ironhack

¡Esta es tu oportunidad! Sigue leyendo para descubrir cómo puedes conseguir una beca en la mejor escuela internacional de tecnología.

Un grupo de tres estudiantes de MBA señalan un portátil en una biblioteca mientras se ríen.

¿Qué es un MBA y para qué sirve?

MBA, ¿qué es? Déjate convencer por las innumerables ventajas de estudiar un Máster en Administración de Empresas y dale un impulso a tu carrera profesional.

tres jóvenes estudiantes saludan al atardecer de espaldas a la cámara.

Las 7 mejores ciudades universitarias de España

Las sesiones interminables de estudio en la biblioteca, los ratos en la cafetería, el estrés de los exámenes o las innumerables fiestas nos suelen dejar recuerdos imborrables de la vida universitaria.