El auge de la gig economy ha cambiado nuestra forma de trabajar para siempre

Esta nueva forma de trabajar está transformando nuestro estilo de vida.

8 min de lectura

La irrupción de Internet ya puso patas arriba el mercado laboral tradicional. Cosas como el correo electrónico y las telecomunicaciones flexibilizaron el trabajo y simplificaron la conexión entre las personas. Ahora, durante la pandemia de la COVID-19, esta forma de trabajar basada en la tecnología ha recibido el empujón definitivo.

Hoy por hoy, la gente tiene más opciones a la hora de ganarse la vida y ya no está obligada a cumplir los rigurosos horarios convencionales para salir adelante. Además, la gente tiene la oportunidad de encarar su trabajo con mayor creatividad y autonomía, aceptando empleos a corto plazo cuando quiere o lo necesita. Esta forma de trabajar se conoce como gig economy.

La gente lleva muchos años trabajando en la gig economy, pero la COVID-19 ha provocado un enorme incremento del empleo a tiempo parcial y autónomo. Pero ¿es algo positivo o negativo? ¿Cuáles son los pros y los contras de la gig economy? Veámoslo más de cerca.

¿Qué es la gig economy?

La gig economy o economía por encargo es un mercado laboral compuesto por trabajos por cuenta propia o a tiempo parcial, en contraposición a los contratos fijos a tiempo completo. Los trabajadores que la integran abarcan un amplio abanico de especialidades: conductores de taxis o vehículos de entregas, editores de documentos, técnicos de soporte o artistas. Lo que convierte a una persona en integrante de la gig economy no es su currículum ni su profesión, sino el hecho de que trabaja a corto plazo, proyecto a proyecto, en lugar de emplearse a largo plazo en una empresa.

Aunque también puedes unirte a la gig economy mientras tienes un contrato laboral. Por ejemplo, puedes trabajar de secretario o maestro y aceptar un trabajo puntual como camarero o canguro en tu tiempo libre para ganarte un dinerito extra. Estos trabajadores suelen acabar desempeñando una variedad de labores mucho más amplia que los empleados que trabajan a tiempo completo para una sola empresa.

Empleos en la gig economy

Según McKinsey, algunos de los empleos de mayor crecimiento de la gig economy pertenecen a los sectores creativos y especializados. Por ejemplo, un estudio de diseño gráfico puede contratar a un asesor publicitario para que les ayude en un proyecto determinado, o una pizzería puede contratar a un redactor especializado para que le ayude a elaborar un nuevo menú.

Sin embargo, aparte de este modelo, las empresas tecnológicas modernas están ayudando a la gig economy a expandirse conectando a los trabajadores con los consumidores de forma más rápida y eficaz. Estas empresas desglosan en tres componentes a la gig economy:

  • trabajadores de la gig economy: personas contratadas para desempeñar una labor concreta o un proyecto;

  • consumidores: personas o empresas que necesitan cubrir una labor concreta (es decir, ir en taxi, un nuevo diseño para su web o un servicio de entrega) y

  • las empresas que conectan a los trabajadores directamente con los consumidores: suelen ser apps como Uber o Fiverr, que crean trabajos de gig economy de demanda inmediata.

¿Por qué se llama gig economy?

Lo más curioso es que el término gig economy tiene su origen en la música jazz. El término gig (que significa «bolo») lo acuñaron los músicos de jazz en 1915 para referirse a sus actuaciones. Hoy por hoy, este término lo emplean los músicos de todos los géneros e incluso otros profesionales.

Aplicado a esta modalidad de empleo moderno, el término gig es sinónimo de «proyecto» o «encargo». Es una palabra que enfatiza el carácter delimitado y puntual de la tarea para la que se ha contratado al trabajador, ya sea un músico de jazz, un diseñador gráfico o cualquier otro profesional.

El auge de la gig economy

Cada vez son más las personas que acuden a la gig economy para sacarse un sobresueldo, o incluso para ganarse la vida. Pero ¿a qué se debe este enorme crecimiento? Hay varios factores que hacen que sea fácil acceder a la gig economy. Veamos cuáles son los principales motores que han causado el auge de la gig economy.

La crisis económica de 2008

Después de la crisis financiera de 2008, muchas personas se quedaron sin empleo o con un empleo precario. En consecuencia, la demanda de trabajo temporal aumentó de forma exponencial, ya que la gente buscaba formas de conseguir ingresos o complementarlos.

Muchas personas acabaron con varios empleos a tiempo parcial o por cuenta propia de manera simultánea, o combinando un empleo fijo con un minijob flexible. La gente se ha ido familiarizando con la gig economy y, a día de hoy, los gigs se han normalizado a gran escala.

La rápida evolución de las tecnologías digitales

Gracias a internet, un trabajador de la gig economy puede encontrar proyectos en cualquier lugar del mundo. La ubicación geográfica ya no importa a la hora de encontrar contactos para trabajar, tanto si eres ilustrador autónomo y buscas un autor, como si tienes una agencia y buscas expertos/as en SEO para que te ayuden con un gran proyecto.

Además, las tecnologías ultramodernas han contribuido a la creación de plataformas digitales de gig economy, a menudo basadas en apps, que conectan a los consumidores directamente con los profesionales. Sin ir más lejos, tenemos los ejemplos de Uber, que conecta a los conductores con las personas que necesitan desplazarse a algún sitio, y Airbnb, que conecta a los anfitriones con sus futuros huéspedes.

La pandemia global de la COVID-19

Durante la pandemia global de la COVID-19, los trabajadores de la gig economy han sido esenciales para estabilizar la economía y mantener en marcha servicios que, de lo contrario, no habrían sobrevivido a la crisis. Desde las entregas sin contacto de alimentos y fármacos hasta la docencia online, estos profesionales han prestado una ayuda muy necesaria durante los confinamientos en todo el mundo. Es más, como hay personas que han perdido su empleo o trabajan menos horas, muchas han recurrido a la gig economy para recuperar los ingresos perdidos.

Hoy en día, ya no nos extraña cuando alguien nos cuenta que ha pasado de trabajar como empleado fijo en un sector a dedicarse a otra cosa totalmente distinta en la gig economy. Dos ejemplos paradigmáticos son los organizadores de eventos que han pasado a organizar conferencias online y los redactores publicitarios que tenían un empleo fijo y ahora trabajan como autónomos para varios clientes.

La gig economy incluso ha ayudado a mantenerse a flote a muchos restaurantes que, de lo contrario, habrían echado el cierre para siempre durante los confinamientos. Si bien han tenido que prescindir de los camareros, los repartidores han dado un paso adelante para llevar la comida de sus cocinas a las casas de sus clientes. Esto ayuda a que los cocineros sigan teniendo empleo y permite a los hosteleros pagar el alquiler para, con un poco de suerte, poder reabrir cuando termine el confinamiento. También crea trabajo para los repartidores, gracias a un amplio abanico de apps como Uber Eats, Deliveroo y Wolt.

Los pros y los contras de la gig economy

Aunque la gig economy ha permitido que millones de personas aborden el trabajo con un enfoque totalmente renovado y motivador, también tiene sus inconvenientes. Antes de dar el salto a la gig economy, debes ser consciente de los pros y los contras que conlleva este tipo de mercado.

Ventajas de un empleo en la gig economy

Sin duda, un trabajo flexible tiene sus ventajas. Para la mayoría de las personas, estas incluyen:

  • acceder de manera sencilla al mercado; cualquiera puede participar en la gig economy, tenga las habilidades que tenga;

  • conciliar la vida profesional y la personal;

  • tener horarios flexibles, a menudo con la posibilidad de decidir cuándo trabajar y durante cuánto tiempo;

  • poder decidir qué tipo de trabajos y proyectos quieres aceptar o

  • poder trabajar desde cualquier lugar del mundo.

Inconvenientes de un empleo en la gig economy

Antes de firmar ningún contrato o decidir dejar tu empleo fijo para siempre, ten en cuenta los inconvenientes de la gig economy. Estos suelen ser:

  • que tu empleador no cubra tus contribuciones a la Seguridad Social, no tener bajas ni vacaciones remuneradas o

  • la poca seguridad laboral en lo referente a las indemnizaciones y los plazos de despido que conlleva.

Plataformas de la gig economy

Con el auge de la gig economy, han surgido muchas plataformas online que facilitan la búsqueda de proyectos para este tipo de trabajadores. Estos sitios web y apps sirven de enlace directo entre los profesionales y las personas y empresas que buscan un servicio concreto. Su modelo de negocio es lucrativo porque cobran una pequeña comisión de servicio por conectar a las dos partes. Muchas de estas plataformas internacionales (por ejemplo, Airbnb, Deliveroo, Uber, Fiverr y Amazon) están entre las empresas más rentables del mundo.

Plataformas de la gig economy en España

Aunque las plataformas internacionales de la gig economy están entre las empresas de mayor éxito del mundo, hay un gran número de plataformas locales en España que también están triunfando en el mercado de la gig economy. Entre estas destacan:

  • GetYourHero

  • Wayook

  • spotahome

  • Cornerjob

  • Deliberry

  • Delsuper


Tu dinero en N26

Si buscas un banco tan flexible y moderno como tu vida profesional, hoy es tu día de suerte. Si formas parte de la gig economy (ya sea contratando u ofreciendo tus servicios), N26 te ofrece una gama de cuentas para autónomos adaptadas a las necesidades de estos profesionales. Con una cuenta N26 Business, disfrutarás de un reembolso por cada compra que realices con tu tarjeta Mastercard de débito. Contrata N26 Business Smart, Business You o Business Metal para acceder a funciones incluso más innovadoras, como las subcuentas de Espacios. Espacios te permite crear hasta 10 subcuentas para organizar tu dinero de forma paralela a tu cuenta principal. Crea una Regla recurrente para transferir dinero de forma automática y ahorrar para un proyecto especial sin tener que mover ni un dedo. Descubre todas las cuentas de N26 en nuestra página de comparativas para encontrar el plan que mejor se ajusta a ti.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen