6 maneras de apoyar al pequeño comercio

Los negocios locales son el pilar de nuestros barrios. Por eso te traemos 6 consejos para que ayudes a estas tiendas a seguir abiertas.

Tiempo de leer
5 min de lectura

Ahora que solo podemos tomarnos un café por videollamada, trabajar desde casa(pestaña nueva) y salir únicamente para ir al supermercado o a tirar la basura, es fácil olvidar que antes había cientos de comercios abiertos en las mismas calles que ahora están desiertas.

Aunque la COVID-19 ha tenido un impacto mundial de una magnitud inesperada, no debemos perder de vista que los negocios locales son el pilar de nuestra sociedad y el motor que garantiza que la economía de nuestros barrios se mantenga en forma. Y es que sin las habituales colas de clientes que hacen que los comercios paguen sus alquileres, salarios y facturas, nuestras tiendas, servicios y restaurantes favoritos se enfrentan a un posible cierre definitivo.

Si te mueres de ganas de ir a tu cafetería favorita o echas de menos esos "Om" entre sudores al acabar una clase de yoga, estos son nuestros seis consejos para que aportes ahora tu granito de arena y apoyes a estos negocios.

Sal a cenar "por ahí": recoge la comida o pídela a domicilio

Si tu situación económica te lo permite, ir a recoger comida a restaurantes, cafeterías y bares locales o pedirla a domicilio es una manera estupenda de tener alicientes durante la semana, a la vez que apoyas a la hostelería local. No solo podrás dejar de fingir por una noche que eres un gran chef, sino que además mantendrás vivo el panorama gastronómico de tu barrio.

Ahora puedes ahorrarte las largas colas y probar lo que quieras de tu restaurante favorito para disfrutarlo en casa... ¡incluso en pijama! Muchos restaurantes han decidido añadir nuevas creaciones a sus menús, así que puede que tanto tu bolsillo como tu paladar se lleven una sorpresa.

Compra en la tienda del barrio: apoya a los agricultores locales

Si últimamente te agobian las aglomeraciones en los supermercados, plantéate comprar alimentos y otros productos en tiendas locales. Ahora que muchos comercios aceptan pedidos online o entregas y recogidas sin contacto físico, podrás evitar las aglomeraciones al 100 %. Además de ayudar a los comercios locales a vender su inventario actual, iniciarás un efecto dominó ayudando a las tiendas a mantener sus relaciones con los agricultores y distribuidores locales.

Ya sea café de tu cafetería favorita o una caja de frutas y verduras de temporada de una cooperativa, tu apoyo en este momento ayudará a aumentar las probabilidades de que estos comercios sobrevivan hasta que pase la tormenta.

Date un capricho: compra tarjetas de regalo

Aunque las reuniones sociales estén prohibidas, el tiempo no se detiene. Durante las próximas semanas, tú y tus seres queridos seguiréis teniendo cumpleaños, aniversarios y otras ocasiones dignas de celebración. Este año, un regalo especial puede ser un vale regalo de una tineda de tu barrio. No solo tendrás el aliciente de darte un capricho en el futuro, sino que también le darás una alegría al comercio.

Publica valoraciones positivas: ayuda a tu comunidad

La ayuda económica no es la única manera de apoyar a los comercios: puedes hacerlo publicando valoraciones positivas sobre los servicios que has utilizado en el pasado.

Conseguir una buena reputación requiere años de trabajo y esfuerzo. Escribir una recomendación sobre tus sitios favoritos del barrio te llevará unos minutos, y gracias a ti, quizás sean más los clientes que muestren interés por probarlos. Esto no solo aumentarán la visibilidad del comercio, sino que también servirá de impulso moral para los autónomos y pequeños emprendedores que dependen únicamente de ellos mismos para generar ingresos.

Clases virtuales: otra forma de aprender

Muchos gimnasios, entrenadores personales y centros de todo tipo han decidido convertir sus hogares en estudios de yoga, pistas de baile o incluso escuelas de idiomas ofreciendo clases online. Las clases virtuales no solo eliminan la vieja excusa de estar demasiado cansado para salir de casa, sino que son una auténtica muestra de solidaridad y una manera de estar unidos en estos momentos de aislamiento. Si te apuntas a clases, apoyarás a los gimnasios y profesores autónomos locales además de adquirir nuevas habilidades que podrás poner a prueba cuando esto pase.

Cuidémonos unos a otros: sé un vecino, no un cliente

Si apoyas a los comercios de tu localidad, lo más probable es que estés apoyando a tus propios vecinos. Aunque solo os conozcáis en un contexto profesional, al fin y al cabo, los comercios locales están en manos de personas que, muy probablemente, están viviendo el mismo torbellino de emociones que tú.

En estos tiempos de incertidumbre en los que todo parece tan frágil, recuerda echar un cable a los negocios de tu barrio no solo como cliente, sino también como vecino que se preocupa por ellos. Cuidémonos unos a otros y ofrezcamos ayuda siempre que podamos, por ejemplo, yendo a recoger la compra en lugar de pedir que te la entreguen a domicilio o coordinándonos con las tiendas locales para crear paquetes de ayuda para ancianos o familias necesitadas.

Sin duda, somos más fuertes cuando estamos unidos, sobre todo en un momento como este. Si apoyas a los comercios locales, no solo ayudarás a mantener la vida de tu barrio, sino que también garantizas que tus comercios favoritos sigan ahí cuando todo vuelva a la normalidad, preparados para acogerte con los brazos abiertos.

¿Estás más estresado de lo habitual últimamente? Basta con una breve meditación de Headspace para reducir la ansiedad, aclararse las ideas y mantener tu bienestar mental. Haz clic aquí para saber cómo puedes conseguir tres meses gratis de suscripción a Headspace, la app de meditación y mindfulness líder mundial(pestaña nueva).

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen