Vivir con poco dinero: 6 pasos para reducir gastos

7 min de lectura

La pandemia nos ha cambiado la vida, tanto a nivel laboral como familiar, y ha influido inevitablemente en la economía de los hogares. Quizá te estés quedando sin ahorros o el sueldo no te dé para cubrir tus necesidades básicas, pero con un presupuesto y unos buenos hábitos de ahorro, podrás aprovechar tu dinero al máximo. A continuación, te damos 6 consejos para aprender a vivir gastando poco dinero.

1. Ahorra en la compra

La compra semanal es un buen punto de partida para ahorrar si quieres vivir gastando menos. A veces, ponemos el piloto automático y acabamos comprando lo mismo todas las semanas. Sin embargo, si nos paramos a pensar en lo que llevamos en el carrito, seguro que encontramos algo de lo que prescindir. Aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo reducir gastos en el súper:

  • Haz una lista con los alimentos y productos que compras normalmente (revisa la lista de la compra, recibos anteriores o tus pedidos online) y marca qué es esencial y qué no. Plantéate reducir gastos en lo que no es imprescindible. Luego revisa la lista de caprichos y piensa si hay opciones más asequibles, o si puedes limitar directamente el consumo de esos productos. 

  • Piensa en alimentos que hayas tirado últimamente (a pesar de tus buenas intenciones), como carne, pollo, fruta o verdura, y procura comprar menos cantidad la próxima vez. Al reducir la lista, evitarás desperdiciar comida innecesariamente y, además, tu bolsillo te lo agradecerá. 

  • Antes de ir a comprar, prepara un plan de comidas semanal: te ayudará a tener una lista clara de los ingredientes que realmente necesitas. La regla de oro es no hacer nunca la compra con el estómago vacío, ya que con el hambre se despiertan las tentaciones.

  • Una vez en la tienda, busca productos alternativos de marcas más baratas para obtener una mejor relación calidad-precio. Otra forma de ahorrar es comprar al por mayor los artículos que utilizas de forma habitual, como el papel higiénico. También es buena idea abastecerse de productos no perecederos, como conservas y congelados; así no desperdiciarás nada. Las frutas y verduras congeladas son igualmente estupendas para la salud. 

  • Averigua si tu tienda favorita tiene un programa de fidelización. Puede que incluso tenga una app con la que puedas ganar puntos o vales con cada compra. Para descubrir más formas de vivir con poco dinero y reducir el gasto en comida, echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo ahorrar en el supermercado.

2. Trata de ahorrar en las facturas de suministros

Estar al tanto de las facturas de luz y adoptar hábitos de ahorro energético puede ayudarte a reducir gastos. Prueba los siguientes consejos:

  • Revisa y compara los contratos: revisa tus contratos actuales y contrástalos con otras opciones mediante comparadores online, así sabrás si tienes contratada la mejor oferta. De no ser así, contacta con los proveedores de servicios para negociar. Además, anota cuándo vence tu contrato y ponte recordatorios para comparar precios llegado el momento, ya que la mayoría de los proveedores ofrecen las mejores tarifas a los nuevos clientes. 

  • Aplica cambios que te permitan ahorrar en casa: para reducir las facturas de agua, empieza a darte duchas más cortas. También puedes ahorrar en la calefacción si te abrigas en lugar de subir la temperatura de la estancia. Por otra parte, merece la pena comprobar si hay corrientes de aire o fugas en la casa por donde escape el calor y taparlas con material aislante. Otra manera fácil de ahorrar dinero y energía es apagar o desenchufar los aparatos electrónicos que no se estén utilizando. Encontrarás más consejos que te ayudarán a reducir los gastos del consumo energético en nuestras guías sobre cómo ahorrar dinero en la factura de la luz y ahorrar dinero en la factura del gas.

3. Reduce los gastos de las suscripciones

Cancelar las suscripciones es una forma rápida de reducir gastos. A primera vista, son solo pequeñas cuotas mensuales, pero van sumando. Los siguientes pasos te ayudarán a ahorrar:

  • Revisa tus suscripciones y, si tienes varias del mismo tipo, empieza a recortar por ahí. Cancela las suscripciones que no uses, como la del gimnasio o algún servicio de televisión/streaming de películas. La cancelación de los contratos renovables, como la mayoría de los servicios de streaming, supone un ahorro inmediato, mientras que los plazos de preaviso de los gimnasios suelen ser más largos.

  • Revisa tus pólizas de seguro de viaje y estilo de vida y usa comparadores online para saber si estás pagando más que la media. Las compañías de seguros a veces ofrecen incentivos de bienvenida a los nuevos clientes, de modo que si cambias de seguro de vez en cuando, seguramente podrás disfrutar de alguna ventaja. Y si viajas con frecuencia, una póliza anual quizá te salga más rentable que la cobertura de un solo viaje. 

  • Vigila tus suscripciones para que no se renueven automáticamente cuando suban las tarifas. Y cuando se vaya acercando el momento de renovar, no olvides comparar tus contratos con las ofertas de otras empresas. 

4. Domina el arte del entretenimiento (y el ahorro)

Vivir con poco dinero no significa que no puedas pasarlo bien, quiere decir que tendrás que ser algo más imaginativo. Prueba con estas opciones:

  • Organiza quedadas nocturnas en casa: si te gusta salir de bares y restaurantes, siempre puedes llevarte la fiesta a casa. Pasar el rato en casa suele ser mucho más barato que salir y, además, te puedes encargar tú de preparar el aperitivo. Puedes hacer cócteles y repartir el gasto entre tus amigos, o poner en práctica tus dotes culinarias e invitarlos a cenar.

  • Busca actividades gratuitas: consulta las páginas web o los foros de tu comunidad local y fíjate en los carteles de tu localidad para informarte de los eventos gratuitos en la zona. Seguramente encuentres clases de ejercicio gratuitas, galerías de arte y mercadillos.

  • Busca sitios web de ofertas: hoy en día hay tantas páginas de cupones que es muy fácil encontrar ofertas cercanas. Ya sea para un parque de atracciones, un museo o una clase de pintura, seguro que consigues algún descuento y lo pasas en grande.

5. Reduce los gastos del transporte 

Sea cual sea tu medio de transporte, seguro que puedes ahorrar. Echa un vistazo a estos consejos:

  • Si tienes un buen historial como conductor, llama a tu aseguradora para que te haga alguna oferta.

  • Revisa las primas que te cobran por las emisiones de tu coche. Plantéate cambiar tu coche por un modelo más eficiente que ahorre en combustible y sea respetuoso con el medio ambiente.

  • Ve a pie o en bicicleta siempre que puedas: es una forma de ahorrar y de ponerse en forma. También puedes plantearte la posibilidad de compartir coche o de ahorrar en el transporte comprando un abono anual. 

6. Conviértete en el manitas de tu hogar

De vez en cuando, todos tenemos que hacer frente a gastos inesperados en casa, como cuando se estropea la caldera. Quizá haya llegado el momento de que empieces a hacer esos arreglos tú mismo:

  • Busca un vídeo didáctico en internet que sea fácil de seguir y adaptado a tu nivel.

  • Pregunta a tu familia o amigos si puedes tomar prestadas las herramientas que necesitas y, muy importante, asegúrate de tomar bien las medidas antes de comprar los materiales.

  • Sé paciente y ve paso a paso, ya que al hacerlo tú te llevará más tiempo. Cuando hayas terminado, podrás estar orgulloso de haber ahorrado y haber aprendido una nueva habilidad para el futuro.


Evita las comisiones bancarias: tu dinero en N26

Los cargos bancarios ocultos suelen pasar desapercibidos al hacer un presupuesto, pero lo cierto es que, cuando vamos ajustados, pueden suponer un gasto importante. Si estás pagando comisiones ocultas por tener una cuenta corriente o de ahorro, ha llegado el momento de tomar las riendas y cambiar de banco. En N26 no creemos en las tarifas ocultas, sino en la transparencia. Además, también ofrecemos una serie de herramientas de gestión de presupuestos que te ayudan a gestionar tu dinero. 

Abre una cuenta N26 Estándar hoy mismo de forma totalmente gratuita y descubre otra forma de hacer operaciones bancarias en cuestión de minutos.

¿Qué hay que tener en cuenta para vivir con un presupuesto ajustado?

Para vivir con un presupuesto ajustado es importante tener en cuenta las deudas y los gastos importantes, y saber si cabe la posibilidad de modificarlos. Piensa en tus prioridades a largo y corto plazo, así conseguirás mantener tu plan económico. Te ayudará a definir qué es importante en tu día a día mientras ahorras.

¿Cuánto cuesta hacer un presupuesto?

La creación de un presupuesto no tiene por qué costar nada si empleas los recursos adecuados. Hay muchas apps gratuitas o de bajo coste que te puedes descargar y que ofrecen funciones y herramientas diseñadas específicamente para controlar los gastos y crear presupuestos. Echa un vistazo a nuestras apps de control de gasto favoritas. También puedes elegir un banco como N26, que te ofrece opciones de control de gasto especializadas, como transferencias automáticas y límites de gasto diarios, con las que podrás alcanzar tus objetivos de ahorro.

¿Qué hago si no llego a fin de mes con mi presupuesto?

Por muy ahorradores que seamos, a veces el presupuesto se queda corto. Recuerda que siempre puedes modificar tu presupuesto para adaptarlo a tus necesidades. Si tus ingresos no alcanzan para cubrir gastos que consideras esenciales, plantéate intentar ganar más, ya sea haciendo trabajos de fin de semana o con otro empleo a tiempo parcial. Y dependiendo de lo que ganes, quizá tengas derecho a recibir alguna ayuda de la administración local.

¿Cómo se sobrevive con un presupuesto reducido?

Los gastos inesperados son una de las principales razones por las que vivir con un presupuesto ajustado puede resultar complicado. Y cuando surgen imprevistos, como reparaciones en la casa o facturas urgentes, apenas hay margen de maniobra. Para evitar salirte del presupuesto, intenta apartar la cantidad que puedas al mes y crea un fondo de emergencia al que puedas recurrir si te surge algún imprevisto. Lee nuestra publicación del blog con nuestros consejos para ahorrar durante la pandemia.

¿Qué es la regla 50/30/20?

La regla 50/30/20 es siempre una buena forma de empezar a ahorrar. Si tienes un presupuesto ajustado, intenta destinar el 50% a las necesidades básicas, el 30% a los gastos prescindibles y el 20% al ahorro o a un fondo de emergencia. Si ves que con este reparto no llegas a fin de mes, prueba a reducir gastos prescindibles hasta que no mejore tu situación económica.

Por N26

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Pie Chart.

¿Odias todas esas herramientas de administración tan complejas? Prueba la famosa y sencilla regla de ahorro 50 30 20 para organizar tu dinero y crear un presupuesto.

mujer con una máscara de compra de frutas en un supermercado.

Un presupuesto fijo para las compras puede ahorrarte miles de euros anuales. A continuación te explicamos cómo.

Piggy bank to symbolize budgeting tips (how to save money).

Aprende a administrar tu dinero de forma eficiente con estos consejos. ¡Tú mandas en tu cuenta!