Cómo el minimalismo te ayuda a ahorrar dinero

Si quieres reducir tu coste de vida y aumentar tu tranquilidad, el minimalismo puede ser ideal para ti. Te explicamos qué es y cómo puede ayudarte a ahorrar.

6 min de lectura

De colores claros y apagados a líneas limpias y espacios despejados: no hay duda de que el minimalismo ha influido en el diseño y la decoración. Pero el principio «menos es más» también puede aplicarse a otros muchos aspectos de la vida. Vivir de forma austera no solo sirve para reducir tus gastos y tu impacto, sino también para planificar de cara al futuro. Pero ¿qué es exactamente el estilo de vida minimalista y ahorrativo? ¿Por qué lo adopta la gente? ¿Y qué puede hacer una persona normal para vivir de forma más austera y, al mismo tiempo, alcanzar sus objetivos financieros? Aquí encontrarás respuestas a estas preguntas y mucho más.

¿Qué es el minimalismo?

El minimalismo es más que una simple tendencia: para algunos, es una filosofía de vida. Ser minimalista puede traducirse en tener muy pocos muebles y mucho espacio despejado en casa. Otros llevan esta idea incluso más allá y optan por un concepto de vida alternativo o se convierten en nómadas digitales.

En cualquier caso, la gente que adopta un estilo de vida minimalista suele ser más austera y ahorradora. En lugar de gastar el dinero en cosas, algunos deciden destinarlo a acciones bursátiles u otras inversiones.

Vivir de manera minimalista consiste en poseer menos cosas y, por ende, adquirir una mayor libertad financiera. En lugar de estar constantemente consumiendo, las personas que se suben al carro del minimalismo suelen vivir con arreglo a sus principios, por ejemplo, pasando más tiempo en la naturaleza, relacionándose con sus amigos o dejando el mundo de las empresas para hacerse freelance.

Las ventajas de una vida minimalista

Un tercer par de zapatillas, una botella de vino añejo, unos nuevos altavoces... Cada vez que compramos algo, volvemos a inyectar en la economía el dinero que tanto nos ha costado ganar. No es ningún disparate decir que la sociedad moderna depende de que gastemos constantemente. Pero esto también tiene un precio: el medioambiente se tambalea bajo el peso de nuestro consumismo, y en las regiones más ricas del mundo impera un sentimiento de malestar e insatisfacción. A fin de cuentas, el subidón que proporciona una nueva compra no dura mucho.

Para intentar escapar de este círculo vicioso, mucha gente ha decidido adoptar una vida minimalista. Quieren conservar recursos, centrarse en lo esencial y consumir de forma consciente. Esto puede traducirse en evitar la moda rápida y optar por artículos de primera calidad, hechos para durar. También hay personas que deciden gastar en experiencias y no en cosas, como un viaje en bici por Europa, ir a una exposición de arte o apuntarse a un taller de horticultura. Otros son superausteros y ahorran todo lo que pueden en el menor tiempo posible para jubilarse de forma anticipada.

¿Ser minimalista es más barato? 

La respuesta es bastante clara: cuanto menos compras, más ahorras. Sin embargo, el minimalismo no siempre sale barato: dependerá de tus gustos y tus valores. Si decoras tu piso con una selección reducida de objetos de diseño fabricados a mano o solo compras alimentos orgánicos, probablemente gastarás mucho más que si compras muebles de segunda mano y alimentos en oferta.

Sean cuales sean tus gustos, el minimalismo te ofrece sobradas ocasiones de ahorrar, sobre todo en recursos. Por ejemplo, puedes reducir tu factura de la luz desenchufando los electrodomésticos cuando no los utilices. En lugar de tirar el agua de cocinar por el desagüe, deja que se enfríe y utilízala para regar las plantas, así ahorrarás en la factura del agua y ayudarás al medioambiente. O, por ejemplo, ¿te hace falta comprar pósits de colores o puedes anotar tus listas de tareas en papel usado o sobres viejos?

Cómo empezar a ser minimalista 

Ser minimalista no significa poner toda tu vida patas arriba. Más bien, se trata de crear espacio para las cosas que realmente te importan. Piensa en qué cosas puedes empezar a recortar y, poco a poco, el minimalismo empezará a impregnar aspectos de tu vida que no esperabas.

Cocinar en casa 

Con tantos servicios de reparto a domicilio, restaurantes y productos precocinados, lo más fácil es no cocinar en casa. Pero si te preparas la comida, reducirás los desperdicios, ahorrarás en envases y ahorrarás dinero. ¡Además, podrás dar rienda suelta a tu creatividad y probar nuevos platos!

Antes de ir al supermercado, elabora un plan de comidas y una lista de la compra para que no acabes comprando cosas que no necesitas. Así, reducirás los residuos y te ahorrarás el estrés de intentar consumir los alimentos antes de que caduquen.

Cocinar también tiene otras ventajas. Seguir una dieta vegana y renunciar a los productos de origen animal no solo ahorra dinero, sino que es beneficioso para los animales y el planeta.

Deshazte de los trastos

El consejo minimalista más conocido es despejar tu hogar. Tanto si quieres probar el método de Marie Kondo como elegir tu propio sistema, poner orden en casa resulta muy gratificante. Puedes empezar a clasificar las cosas en estas categorías:

  • Ropa, ropa interior y calcetines
  • Calzado, bufandas, gorros y guantes 
  • Joyas y accesorios
  • Bolsos, mochilas y neceseres
  • Maquillaje y artículos de aseo
  • Toallas y paños
  • Platos y cubiertos
  • Electrodomésticos
  • Libros y revistas
  • CD y DVD
  • Cables y dispositivos electrónicos
  • Herramientas
  • Decoración
  • Documentación, tareas escolares y archivos

Para que se te haga más llevadero, planifica unas horas cada semana para deshacerte de trastos y dedícate a una categoría cada vez. Quizás tengas que tirar muchas cosas, pero también puedes donarlas, regalarlas o venderlas por internet o en un rastro.

Concilia tu vida profesional con tu vida privada

El minimalismo y la austeridad no solo harán que tu consumo se reduzca, sino que, además, pueden ayudarte a conciliar tu vida profesional con tu vida privada. Si trabajas muchas horas en una oficina o buscas desesperadamente nuevos trabajos como freelance, vivir de forma minimalista puede ayudarte a volver a lo esencial.

Piensa en cómo puedes reducir tus horas de trabajo y aumentar tu tiempo libre. Por ejemplo, ¿por qué no pasas la hora de la comida en un parque o cafetería en lugar de quedarte en el escritorio? Según los expertos, deberías tomarte descansos durante el día para evitar desgastarte profesionalmente. Quizás también te interese probar herramientas de gestión de proyectos para mejorar tu eficiencia. Utiliza ese nuevo tiempo libre para relajarte, trabajar en proyectos personales o empezar un nuevo hobby.

Deja el coche en casa

Si estás hasta el gorro de los atascos y de buscar sitio para aparcar, ¿por qué no utilizas otro medio de transporte, como el transporte público, caminas o vas en bicicleta? Conducir menos es mejor para el planeta, pero también para tu salud y tu bolsillo. Si vives en un entorno rural y necesitas el coche para todo, prueba a compartir el coche con tus vecinos para ir al colegio o a comprar. Ahorrarás tiempo y dinero, y estrecharás tus lazos con el vecindario.

La banca móvil: hecha pensando en ti. 

¿Sabías que hay montones de herramientas digitales que pueden ayudarte a ser más minimalista? Con una cuenta bancaria móvil en N26, puedes ahorrarte papeleo y hacer transferencias con tu smartphone en cuestión de segundos. Nuestra función inteligente Estadísticas te permite estar al tanto de tus gastos y ver cómo el minimalismo repercute en tus finanzas. Si eres cliente prémium, puedes mover tus ahorros fácilmente a una de tus 10 subcuentas de Espacios. Estas huchas digitales se mantienen paralelas a tu cuenta principal, lo cual te ayudará a ahorrar para los objetivos que más te importan. ¿A qué esperas? Echa un vistazo a nuestras cuentas hoy mismo y encuentra la más adecuada para ti.

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

Enamórate de tu banco

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Una novia y un novio rodeados de asistentes a la boda.

Cómo disfrutar de la temporada de bodas sin caer en bancarota

El outfit, el regalo, el transporte, el alojamiento, la recena... Las bodas nos dejan con resaca emocional y económica. Hoy te explicamos cómo recortar sin perderte nada.

Una persona con un gato en un sofá rosa.

En solitario, con amigos o con mascotas: vive San Valentín a tu manera

Sea cual sea tu situación sentimental, te explicamos cómo puedes celebrar el amor este San Valentín.

Un grupo de amigos sentados afuera al lado de flores.

Cómo empezar a ahorrar en grupo

Ahorrar para algo nuevo puede ser difícil, pero tener un objetivo de ahorro compartido puede aumentar la motivación... ¡y ser más divertido!