Chicas disfrutando al lado del mar.

5 cosas en las que gastar dinero que pueden hacerte más feliz

Cómo utilizar tu dinero para mejorar tu estado de ánimo y compartirlo con los demás.

5 min de lectura

Sabemos que el dinero no puede comprar la felicidad. Sin embargo, ¿sabías que ser consciente de cómo y dónde te lo gastas puede ayudarte a mejorar tu felicidad y a compartirla con tus seres queridos? ¡Por esta razón te ofrecemos 5 cosas en las que gastarte dinero que pueden ayudarte a sentirte más feliz a largo plazo!

5. Invierte en la mejora y el cuidado personal

Nuestro estado de ánimo afecta a la forma en la que percibimos el mundo. Por eso es una buena inversión gastar dinero en cosas que mejoran tu bienestar. Estas son algunas de las cosas en las que puedes gastarte dinero para cuidar de tu cuerpo y tu mente y así convertirte en tu mejor versión.

Haz ejercicio, pero con intención

Ni que decir tiene que hacer ejercicio regularmente no solo mantiene tu cuerpo en forma, sino que también ayuda a mejorar tu salud mental. Sin embargo, para que el ejercicio se convierta en parte de tu rutina es importante que lo disfrutes. Si la idea de ir al gimnasio dos veces a la semana te parece horrible, busca los deportes que realmente te gusta practicar. Tienes un montón de actividades diferentes para practicar semanalmente: yoga, pilates, escalada, clases de baile, etc. Así que, tómate tu tiempo y encuentra algo que te guste. 

Gástate más dinero en comer bien

Comer bien es esencial para tener una buena salud. Aunque comer bien no tiene por qué ser caro, sí que implica tomar buenas decisiones al hacer la compra. Cocinar platos más equilibrados implica gastar un poco más en verduras y otros alimentos ricos en vitaminas a corto plazo, pero la inversión vale la pena. Además,si empiezas a preparar la comida en lote, ¡hasta podrás ahorrar dinero!

Invierte en tu salud mental

Invertir en tu cuerpo es importante, pero invertir en tu mente también lo es. Al explorar el arte, la cultura y otras actividades intelectuales o creativas, también puedes expandir tu mente y alimentar tu curiosidad.

Y lo mejor es que tampoco hay que gastarse mucho dinero. Los libros son un recurso fantástico y no suelen ser caros. Menos aún si vas a la biblioteca. Los museos y las galerías de arte son maravillosos para ampliar tus perspectivas. Además, son perfectos para pasar el día con la familia o los amigos.

4. Invierte en el futuro

Vivir en el presente es una de las mejores formas de vivir, ¡pero no hay que olvidarse de la felicidad en el futuro! Invertir dinero en el futuro hará que te sientas más seguro y te permitirá explorar otras oportunidades a largo plazo. Además, podrás dejar de preocuparte de llegar a fin de mes.

Vuelve a los estudios

¿No estás satisfecho con tu carrera profesional? Quizás es un buen momento de invertir en algo nuevo. Por suerte, ahora tienes muchísimos recursos online que te ayudarán a desarrollar tus habilidades en cualquier campo. Empieza por los aspectos básicos y después añade nuevos recursos de aprendizaje a tu rutina. Invierte en un formador o coach, participa en clases o compra libros para alcanzar tus metas.

Invierte en tu jubilación

Seguro que te parece que falta mucho, pero cuanto antes empieces a ahorrar para la jubilación, mejor. Quizás te parezca difícil invertir una parte de tus ingresos en algo tan lejano, pero la seguridad financiera no tiene precio. Gracias a la magia del interés compuesto, empezar a ahorrar ahora implicará no tener que ahorrar tanto a medida que te hagas mayor. Créenos, ¡nos lo agradecerás después!

3. Invierte en experiencias

Las experiencias son una de las mejores cosas en las que invertir dinero para mejorar tu felicidad. Invertir en posesiones es divertido al principio, pero la novedad no dura mucho. Sin embargo, las experiencias ofrecen una fuente de felicidad constante. Según Amit Kumar, profesor adjunto de Marketing y Psicología de la Universidad de Texas en Austin, cuando invertimos dinero en vivir experiencias con seres queridos, en vez de en productos, nos sentimos más agradecidos en general. Además, las experiencias permanecen en nuestra memoria y pueden reforzar nuestro sentido de la identidad, además de la conexión con nuestros seres queridos. 

2. Haz regalos a tus seres queridos

Invertir dinero en las personas importantes de tu vida es el mejor regalo. Sin duda, podrías invertir la paga extra en ropa o productos electrónicos, pero ver la felicidad en el rostro de un ser querido cuando le regalas algo que siempre ha querido, es algo que no tiene precio. La generosidad no solo beneficia a los demás, sino que nos hace producir endorfinas. Esto hace que nos sintamos más felices. Consejo: no hace falta tirar la casa por la ventana para hacer un regalo a tus seres queridos. A veces un objeto de un mercadillo puede tener mucho más valor que un juguete nuevo. Con tus amigos y familiares, la intención es lo que cuenta.

1. Dona dinero a la causas que te importan

Donar a una causa benéfica puede ser una experiencia verdaderamente gratificante. Donar a organizaciones benéficas o políticas que están marcando la diferencia puede hacerte sentir más comprometido. Además, estarás contribuyendo a mejorar el mundo, lo cual te hará más feliz. Según una encuesta realizada por la Escuela de Negocios Harvard, la gente se siente más feliz al dar dinero a otras personas que al gastarlo en sí mismos. Habrá que probarlo, ¿no?


Tu dinero en N26

Con N26 es más fácil que nunca gastar dinero en cosas que mejoran tu felicidad. Como usuario premium, podrás usar Espacios para ahorrar dinero para cosas que den sentido a tu vida. Además, podrás supervisar tu estado financiero con las Estadísticas, una función que te ayudará a controlar tus presupuestos. ¡También puedes usar la función Redondeo para redondear todos tus pagos con tarjeta y depositar la diferencia en tu cuenta de ahorros! Quizás es hora de invertir en ti.

¿Por qué debo cambiar mis hábitos financieros?

Si te cuesta llegar a fin de mes, deberías echar un vistazo a tus hábitos de gasto. Una vez que sepas en qué gastas tu dinero, te será más fácil identificar las áreas en las que puedes ahorrar y recortar algo de presupuesto. Por ejemplo, si estás gastando mucho en utilizar servicios de carsharing o en la gasolina de tu propio vehículo, es posible que quieras considerar pasarte al transporte público o incluso a la bici. De esta forma, además de hacer ejercicio, estarás ayudando al medio ambiente.

¿Cómo puedo ahorrar dinero en mi día a día?

Hay una serie de consejos para ahorrar algo de dinero en tus rutinas diarias que te ayudarán a no salirte de tu presupuesto. Como por ejemplo, cocinar en casa y evitar salir a restaurantes o pedir comida a domicilio, acudir a bibliotecas para disfrutar de su servicio de préstamo de libros en lugar de comprarlo en librerías, o sustituir el café de las mañanas por uno hecho en casa y servido en un envase reutilizable que puedes llevar contigo a todos lados.

¿Comer sano es caro?

Comer sano no tiene por qué ser caro. Al principio, sustituir los macarrones con queso por verduras y frutas frescas puede parecerlo, pero a la larga comprobarás que vale la pena. En internet puedes encontrar muchos consejos sobre cómo ahorrar en comestibles sin reducir la calidad. Y si cocinas con antelación y organizas tus tuppers en el congelador, ¡podrás ahorrar aún más!

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

Enamórate de tu banco

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Una novia y un novio rodeados de asistentes a la boda.

Cómo disfrutar de la temporada de bodas sin caer en bancarota

El outfit, el regalo, el transporte, el alojamiento, la recena... Las bodas nos dejan con resaca emocional y económica. Hoy te explicamos cómo recortar sin perderte nada.

Una persona con un gato en un sofá rosa.

En solitario, con amigos o con mascotas: vive San Valentín a tu manera

Sea cual sea tu situación sentimental, te explicamos cómo puedes celebrar el amor este San Valentín.

Un grupo de amigos sentados afuera al lado de flores.

Cómo empezar a ahorrar en grupo

Ahorrar para algo nuevo puede ser difícil, pero tener un objetivo de ahorro compartido puede aumentar la motivación... ¡y ser más divertido!