Comprar online de forma segura: una guía para proteger tu dinero y tus datos

Ahora que todos pasamos más tiempo en casa, te traemos unos consejos para comprar con cabeza y sin riesgos.

8 min de lectura

Muchos de nosotros vamos a pasar mucho tiempo en casa; por ello, comprar en internet con seguridad es más importante que nunca. Antes de añadir nada a tu carrito, hay unos cuantos hábitos de seguridad que tienes que conocer.

A continuación te ofrecemos todos los consejos de seguridad online que necesitas para proteger tu dinero y tus datos.

Tu seguridad al comprar en Internet depende, en gran medida, de cómo te comportes en la red. Aunque algunos consejos parezcan obvios, es muy fácil pasar por alto la importancia de estas medidas básicas al comprar productos online. Teniendo en cuenta que el ciberdelito número uno es el impago o la falta de entrega de productos adquiridos en internet, conviene hacerse esta pregunta antes de introducir los datos de la tarjeta: ¿es segura esta página web?

Te traemos algunos consejos para ayudarte a responder:

Aunque comprar algo en internet desde tu cafetería favorita puede parecer tentador, esto tiene riesgos ocultos. Las redes WiFi públicas están expuestas a abusos y permiten que los hackers intercepten todo tipo de datos personales, incluyendo tu historial de navegación y el acceso a tu correo electrónico y tus contraseñas.

Es más, si decides comprar online conectándote a una red WiFi pública, te arriesgas a revelar los datos de tu tarjeta y tu nombre. Por ello, es mucho más seguro que lo hagas desde casa usando una conexión privada.

Una VPN o red privada virtual (en inglés, virtual private network) redirige tu conexión a un servidor privado. Aunque parece complejo, básicamente, se trata de cifrar la conexión entre tu ordenador y el servidor VPN, lo cual dificulta que los hackers intercepten tus datos.

Pero si quieres protegerte mejor, solo tienes que utilizar los datos móviles (3G o 4G) de tu teléfono cuando compres online, ya que es más seguro que conectarse a una red WiFi pública y no se necesitas usar una VPN.

Esto puede parecer una obviedad, pero es impresionante la cantidad de gente que sigue usando contraseñas poco seguras. En 2019, el centro nacional de ciberseguridad del Reino Unido (National Cyber Security Centre) descubrió que más de 23 millones de víctimas de fraude en todo el mundo sufrieron hackeos porque su contraseña era la más fácil de adivinar: 123456. Para asegurarte de que tus hábitos de compra online y tus contraseñas sean seguras, sigue estas pautas:

  • No uses la misma contraseña en varias cuentas; ya que si te hackean una, las hackean todas.

  • Usa una frase larga, es mucho más eficaz que una sola palabra.

  • Plantéate usar un administrador de contraseñas (como LastPass, por ejemplo) que cree contraseñas únicas y seguras para cada página web que te exija iniciar sesión.

Las estafas por correo electrónico son cada vez más sofisticadas y difíciles de detectar, de modo que hay que estar muy alerta cuando abras tu bandeja de entrada. Sin embargo, si recibes un email sospechoso de una dirección desconocida o un email mal escrito que parece proceder de uno de tus contactos, lo más probable es que sea fraudulento.

No pinches en los enlaces que se incluyen en el email, ya que podrían llegar a infectar tu ordenador con un virus. Lo que tienes que hacer es borrar el correo de inmediato y, si el correo parece provenir de una persona que conoces, ponte en contacto con ella para comunicarle que es posible que le hayan hackeado la cuenta.

Para proteger tu ordenador y tu smartphone contra infecciones de software malicioso (malware), asegúrate de que usan siempre los sistemas operativos más actualizados. Los hackers saben detectar los puntos débiles de distintos sistemas operativos de ordenadores y teléfonos móviles, por eso los fabricantes trabajan constantemente para detectar estas brechas y taparlas antes de que los hackers puedan aprovecharse de ellas. Pero si no actualizas tu dispositivo, permites que sea vulnerable a los ataques.

Ya hemos repasado los consejos básicos para comprar en internet con seguridad; ahora analicemos de cerca cómo saber si una página web es segura. Aunque lo mejor es comprarle a un vendedor conocido y de confianza, a veces pasa que encuentras el producto que quieres en una página web que no habías visitado antes. Aquí tienes unos consejos para comprobar que sea segura:

Algo fundamental es buscar el simbolito del candado que aparece a la izquierda de la barra de navegación. Este candado se conoce como SSL (secure sockets layer o seguridad de la capa de transporte) e indica que la página web es segura. También debes asegurarte de que la dirección del sitio web sea «https» y no «http» (la «s» es de seguro). Aunque algunas páginas intentan imitar la imagen del candado para parecer de confianza, asegúrate siempre de que el candado esté en el lugar que le corresponde en tu navegador antes de caer en la trampa.

La confianza es esencial para comprar con seguridad en Internet. Si has encontrado un producto que quieres comprar pero es de una página web que no conoces, comprueba lo siguiente antes de comprar ahí:

  • Busca faltas de ortografía en la página web; si encuentras muchas, esto indica que podría ser falsa.

  • Averigua si tiene seguidores en las redes sociales y si interactúa frecuentemente con sus clientes; si tienen una comunidad activa en las redes sociales, indica más confianza.

  • Busca valoraciones de los clientes en páginas web como trustpilot.com, cuyo objetivo es que los clientes compren en Internet con transparencia.

Antes de confirmar la compra de un producto en internet, consulta su política de devoluciones. Si una página parece no tener política de devoluciones, deben saltar todas las alarmas. Antes de comprar el artículo, intenta ponerte en contacto con ellos para preguntarles cuál es su política de devoluciones. Si no encuentras una dirección de correo electrónico, número de teléfono o domicilio físico de la empresa, todo esto indica que la empresa es fraudulenta y la página web no es segura.

Existe un enorme mercado de artículos falsificados que supone un obstáculo más para compra online de forma segura. Como no podemos inspeccionar físicamente los productos antes de comprarlos, es difícil determinar si lo que estamos comprando es auténtico o falso. Normalmente, los artículos falsificados se venden a través de páginas dudosas que no cumplen los criterios de confianza que hemos mencionado a lo largo de este artículo.

Aunque las tiendas de falsificaciones tienen escaparates virtuales muy sofisticados, el truco para responder a la pregunta de si es segura esta página web, es fijarse en el precio. Los artículos falsificados suelen ser mucho más baratos que los originales a los que imitan. Aunque creas que has encontrado una ganga, es poco probable que un vendedor de artículos auténticos los venda a precios mucho más bajos que su competencia; a no ser que sean falsos, claro.

Cuando compras en Internet, la seguridad de los pagos es importantísima. Comunicar los datos de tu tarjeta y tus datos personales a una página web fraudulenta puede traerte un montón de problemas innecesarios y poner en peligro tu dinero.

Si una página web te pide datos personales innecesarios, como tu NIF, tu lugar de nacimiento o información sobre tus familiares, lo más probable es que sea fraudulenta. Si no sabes por qué una página web quiere datos personales que consideras innecesarios, intenta ponerte en contacto con ellos. Si no lo consigues, lo mejor es no comprarles nada.

Una señal de alarma al comprar online es que una página web te pida pagar a través métodos inusuales como un cheque o una transferencia bancaria. Si no puedes pagar con tu tarjeta, con tu Wallet o a través de un sistema de pagos de confianza como PayPal, es probable que sea fraudulenta y es mejor evitar comprar ahí.

Es muy importante que consultes tus extractos con frecuencia. Los estafadores son muy pillos y podrían cobrarte pequeños importes de tu cuenta todos los meses para que no te des ni cuenta de que has sido víctima de un fraude. Pero con el paso del tiempo, estos pequeños importes se van sumando y, cuando quieras darte cuenta de lo que ha pasado, será demasiado tarde para reclamar gran parte del dinero. Por ello, lo mejor es que repases bien tus extractos bancarios todos los meses y te cerciores de que sabes exactamente a qué corresponde cada una de las operaciones. Así evitarás que los timadores pasen desapercibidos y tu dinero estará a salvo.


Tu app del móvil de N26 te envía una notificación push por cada transacción de cualquier tipo. De este modo, puedes verificar cada compra que has realizado y detectar los pagos fraudulentos de inmediato.

Si ves una operación que no has realizado tú, bloquea tu tarjeta en la app enseguida y sigue este proceso para hacer frente a una operación fraudulenta y obtener un reembolso.

Bibliografía National Cyber Security Centre

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen