Una mujer parada en un balcón.

La guía definitiva para unas vacaciones en casa

¿Has elegido quedarte en casa este verano? ¡Tu cartera te lo agradece! Te ayudamos a desconectar sin salir de tu ciudad.

8 min de lectura

Cuando tu buzón de entrada se llena de mensajes de “out of the office” de compañeros, clientes o proveedores, sabes que tus vacaciones están a la vuelta de la esquina. No importa si son remuneradas o si necesitas un respiro de la vida de autónomo, desconectar periódicamente es clave para reducir el estrés, prevenir el desgaste profesional, mantenerte en forma y llevar una vida saludable. Además te ayudan a salir de la rutina, ver cosas nuevas y disfrutar de ese descanso tan merecido. 

Pero ¿cuál es el problema? Bueno, para empezar, irte de vacaciones te puede costar un riñón. Los viajes son cada año más caros y muchos de nosotros nos preguntamos si es posible pegarnos unas vacaciones a lo grande sin salirnos del presupuesto. Además, el proceso de reservar el viaje, el alojamiento, actividades, restaurantes y lo que vaya surgiendo, puede llegar a ser bastante estresante.

Si tu también piensas que para desconectar no necesitas irte a la otra punta del mundo, no estás solo. La moda del llamado staycation, o sea, irte de vacaciones, pero en casa, cada vez tiene más adeptos. La idea es muy sencilla: cógete vacaciones en el trabajo, pero no te vayas de viaje a ningún sitio. Quédate en casa y aprovecha para descubrir todo lo que tu ciudad tiene que ofrecer, con ojos de turista. Así ahorrarás dinero y tiempo, tendrás la oportunidad de explorar, relajarte y enamorarte de nuevo de tu ciudad.

Si es la primera vez que te quedas de vacaciones en casa, puede no lo veas como algo atractivo y que no sepas por dónde empezar. Justo por eso hemos hecho una recopilación de ideas y consejos para ayudarte a planear unas vacaciones caseras inolvidables. 

Disfruta de la ciudad como si fueras un turista más

Muchos de nosotros pasamos años llamando hogar a un lugar sin siquiera saber cuáles son las mejores vistas de la ciudad. ¿Por qué no visitas la ciudad como si fueras un turista más? Seguro que la verás con otros ojos. Entra en los museos en los que nunca has estado (o vuelve a visitarlos) y descubre toda la oferta cultural disponible en estos meses, como obras de teatro, actuaciones o incluso cine de verano. Podrías incluso darte un capricho y pasar un par de noches en un hotel que te guste para salir aún más de la rutina. También podrías hacer un freetour para conocer todas las curiosidades de tu ciudad y de sus monumentos, sitios históricos, etc.

Si aún te faltan ideas, hazte con una guía de viaje o un librs sobre tu ciudad o busca recomendaciones online. ¡No volverás a andar por sus calles con los mismos ojos!

Aprovecha para callejear y perderte

Tanto si vives en una gran ciudad como en un pueblo pequeño, seguro que con el ir y venir del día a día, no prestas tanta atención a tus alrededores como lo harías cuando estás de vacaciones. Así que ya sabes, si estás pensando en pasar las vacaciones en casa, vete de ruta por todas las callejuelas y avenidas y descubre todos los secretos que esconden. Empieza por tu barrio y haz una ruta que conozcas bien, pero esta vez párate a contemplar la arquitectura, los colores y sonidos que te rodean. Si te gusta hacer de Sherlock, investiga un poco sobre el barrio, puede que descubras cosas que no sabes, como curiosidades o algún rincón escondido. Cuando ya hayas recorrido todas las esquinas de tu barrio, puedes seguir la ruta por otras zonas de la ciudad que tengas ganas de descubrir. 

Si vives en una ciudad grande con muchos turistas, también puedes buscar un tour guiado en internet. ¡Seguro que te encuentras con audioguías de la ciudad! Sólo tienes que descargarlas, ponerte los auriculares y seguir el recorrido de la ruta. 

Abre tus horizontes culinarios

Uno de los grandes placeres de viajar es descubrir la gastronomía de otros lugares. La buena noticia es que no hace falta irte a otra ciudad para deleitar tu paladar con alguna delicia. En realidad, no hace falta ni que salgas de casa. Entérate de cuáles son los mejores restaurantes de la zona y piensa qué tipos de cocina tienes ganas de probar. Estar de vacaciones por tu ciudad es la excusa perfecta para reservar mesa en ese restaurante al que te mueres de ganas de ir. 

También es un buen momento para mejorar tus habilidades culinarias y probar recetas nuevas. ¿Te encanta Italia? Entonces, prepara un plato típico toscano o siciliano, o aprende a hacer spritz y organiza un aperitivo en casa. ¡Más italiano imposible! Y si no se te da muy bien cocinar, aprovecha para conocer gente nueva y apúntate a un curso de cocina para mejorar tus habilidades. 

Pasa más tiempo haciendo lo que más te gusta

Por desgracia, la vida no siempre nos da el tiempo y el espacio para hacer las cosas que más nos gustan. Si te encanta pasarte la tarde leyendo un buen libro (o cinco), quedarte de vacaciones en casa es lo ideal para pasar todo el tiempo del mundo haciendo eso que tanto te gusta y para lo que en el día a día tienes poco tiempo. ¿Te encanta jugar al pádel, pero nunca tienes tiempo? Organiza un torneo con tus amigos cada fin de semana. ¿Podrías pasarte el día haciendo ganchillo? Aprovecha y empieza a trabajar en tu nueva pieza o apúntate a un grupo de costura y haz pespuntes hasta hartarte. También puedes perfeccionar tu técnica de meditación, dedicarle más tiempo a ese relato que estás escribiendo, ir a la piscina cada día a trabajar tu moreno, o incluso ponerte manos a la obra con un proyecto casero

Explora la naturaleza

Si no pierdes tu espíritu aventurero ni estando en casa, es el momento perfecto para explorar tu propia tierra. Tanto si vives cerca de la montaña como de la playa o el bosque, prácticamente todas las ciudades tienen al menos una pequeña joya natural cerca o accesible en poco tiempo. Prueba a hacer una ruta de senderismo, vete a nadar o da un paseo por un río o lago cercano. Si tienes bicicleta, aprovecha y vete de excursión sobre ruedas, y si no, siempre puedes alquilarla. Y si todas estas aventuras se te quedan cortas, puedes irte de acampada al aire libre (a las zonas que lo permiten, claro).

Mímate

Si lo que necesitas es un buen descanso, no hace falta que te vayas a un balneario. ¿Por qué no te montas tu propio spa en casa? Solo necesitas sales de baño, pepino, un buen libro, una playlist relajante y voilà: ya tienes tu spa casero. Si te gustan los experimentos, prueba a hacer aceite esencial en casa o exfoliante con azúcar. Puedes incluso invitar a tus amigos y hacer la sesión de belleza juntos. 

Si lo prefieres, también puedes ir a un balneario o centro de wellness local. Desde spas hasta baños turcos... En la mayoría de ciudades hay un montón de retiros especiales perfectos para desconectar y relajarte. Con la excusa de que estás ahorrándote un buen dinero estas vacaciones, puedes reservar para darte un masaje y  hacer que las vacaciones en casa sean algo más especiales.

Prueba algo nuevo

¿Te apetece probar algo nuevo pero nunca encuentras el momento? Ya no tienes excusas para empezar con ese nuevo hobby. Tanto si quieres empezar a recibir clases de un deporte, como si quieres hacer tus propias joyas, quedarte en casa de vacaciones es la oportunidad ideal para probar cosas nuevas. Quizá siempre soñaste con aprender un idioma, apuntarte a clases de pintura o de un instrumento. ¿Por qué no aprovechas las vacaciones para empezar a hacerlo? Quién sabe, quizá descubras un nuevo hobby que te ayude a lograr un mayor equilibro entre tu vida personal y laboral. 

Pasa más tiempo con tus seres queridos

Da igual lo que hagas para ganarte la vida, el día a día nos acaba comiendo a todos y no solemos tener mucho tiempo (de calidad) para pasarlo con la gente que más queremos. Mientras que unas vacaciones en familia son sinónimo de mucha planificación, reservas y gastos, unas vacaciones en casa son la ocasión perfecta para ver a tus amigos y familia sin agobios, aprovechar el tiempo juntos para pegaros unas buenas risas y desconectar. Al final, no hay mejor forma de pasar las vacaciones que creando nuevos recuerdos


Tu dinero en N26

Tanto si te vas de staycation como si te vas de viaje, N26 está aquí para que tus vacaciones vayan como la seda. Todas nuestras cuentas premium cuentan con diez subcuentas en Espacios donde podrás apartar tu dinero para ahorrar para tu próximo momento de desconexión. Vincula tu tarjeta de N26 a este espacio cuando te vayas de vacaciones y podrás pagar todo directamente desde allí. Si viajas al extranjero, la cuenta N26 You será tu compañera de viaje perfecta. También tendrás un seguro de viaje para que viajes con tranquilidad y no se te cobrarán comisiones por transacciones ni retiradas en otros países. Si quieres una cuenta bancaria con más protección aún, solo tienes que pasarte a N26 Metal y contarás incluso con un seguro de móvil, beneficios exclusivos y mucho más. Así que ¿a qué esperas? Compara nuestras cuentas y encuentra la que mejor se adapta a ti. 

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

Enamórate de tu banco

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Una persona con un gato en un sofá rosa.

En solitario, con amigos o con mascotas: vive San Valentín a tu manera

Sea cual sea tu situación sentimental, te explicamos cómo puedes celebrar el amor este San Valentín.

Un grupo de amigos sentados afuera al lado de flores.

Cómo empezar a ahorrar en grupo

Ahorrar para algo nuevo puede ser difícil, pero tener un objetivo de ahorro compartido puede aumentar la motivación... ¡y ser más divertido!

Cuenta conjunta vs. Espacios compartidos de N26: descubre cómo sacarles partido

¿Quieres dar un paso importante con tu pareja y administrar vuestro dinero juntos? Sigue leyendo para ver una comparativa de las opciones y funciones, para que decidáis qué es lo mejor para vosotros.