las comisiones bancarias
Volver al blogBanking Basics

Banking basics: las comisiones bancarias

A veces parece que todo lo relacionado con la banca tiene un precio. Los servicios básicos, como abrir una cuenta bancaria, deberían costar poco o nada y, aun así, son muchos los motivos por los que pagamos comisiones a los bancos. Pueden ser comisiones mensuales de mantenimiento de la cuenta o de recargo puntual por haber hecho una transferencia internacional.

Algunos defienden que, después de todo, el banco nos está prestando un servicio. El incordio llega cuando te pillan desprevenido y acabas teniendo que pagar una comisión que ni sabías que existía. A nadie le gustan las comisiones ocultas. Esta guía te ayuda a entender cuáles son las comisiones que tienes que tener en mente y cómo gestionar tu cuenta sin tener que pagar más de lo esperado.

¿Qué son las comisiones bancarias?

O más bien, ¿qué cuenta como comisión? Las comisiones bancarias pueden ser desde cargos por sacar dinero de un cajero automático hasta intereses por tener un descubierto en tu cuenta. En cuanto al tipo de comisiones que pagas, depende del banco y del tipo de cuenta.

Por ejemplo, los bancos en Italia y España suelen cobrar más comisiones que los bancos de otros países europeos. En el Reino Unido, es poco frecuente pagar comisiones por sacar dinero de un cajero, no como en Alemania, donde es habitual pagar por usar los cajeros que no son de tu banco.

El único sitio en el que pueden decirte lo que vas a pagar exactamente es tu banco. Aunque no siempre lo ponen tan fácil, así que quizá tengas que revisar la letra pequeña para saber cuáles son todos los posibles cargos.

Cuáles son las principales comisiones bancarias

Echemos un vistazo a las principales comisiones bancarias con las que te puedes encontrar:

Comisiones de mantenimiento

Algunos bancos cobran una comisión mensual por el mantenimiento de la cuenta, o mejor dicho, te cobran por mantenerla abierta. Se trata de una cantidad máxima de 3 € al mes. Hay muchas cuentas bancarias por las que no hay que pagar comisiones de mantenimiento, así que, si quieres ahorrártelas, te quedan otras opciones por descubrir.

Algunos de los bancos que cobran comisión de mantenimiento ofrecen servicios adicionales como parte del precio, como retiradas gratuitas de efectivo o mejores tipos de interés. Dependiendo del uso que le des a los cajeros, una comisión de mantenimiento mensual podría salirte rentable a fin de cuentas.

Comisiones por descubierto

Si intentas gastar más dinero del que tienes en tu cuenta, pueden ocurrir dos cosas. La primera es que el banco rechace la transacción porque no tengas fondos suficientes. La segunda es que el banco asuma el coste, pero te deje la cuenta en números rojos, lo que se conoce como descubierto en cuenta. Si has acordado con el banco que puedes disponer de dinero, aunque te hayas quedado sin saldo, te encontrarás ante un descubierto tácito.

Los descubiertos tácitos son una especie de préstamo pequeño y su coste se calcula a partir de tres factores:

  • Los intereses que se aplican a los números rojos.
  • La comisión que se paga por entrar en descubierto
  • En caso de que el descubierto se prolongue en el tiempo, una comisión por los gastos que ha asumido el banco al tener que reclamar el pago del descubierto.

En definitiva, intenta no gastar más de lo que tienes, ya que tengas o no un descubierto en cuenta, puede llegar a ser bastante caro.

Comisiones por transferencia bancaria

Una transferencia bancaria es un envío electrónico de dinero de una cuenta bancaria a otra. Es posible, aunque no lo más habitual, que los bancos europeos cobren comisiones por las transferencias bancarias nacionales. La Unión Europea establece que las transferencias en euros deben costar lo mismo, ya se trate de una transferencia nacional o a otro de los países de la zona. Sin embargo, es posible que el emisor de una transferencia internacional tenga que pagar una comisión si esta se realiza fuera de la UE.

Algunos bancos aplican un sistema de tarifa plana a las transferencias bancarias internacionales. Hay otros bancos que no, pero cuidado: si tu banco no cobra comisiones por las transferencias bancarias internacionales, deberías informarte del tipo de cambio que utiliza el banco. En lugar de cobrarte una comisión fija, es posible que el banco gane dinero al utilizar un tipo de cambio con el que tú sales perdiendo.

Para ahorrarte el mal trago, puedes plantearte utilizar el servicio de otra empresa que no pertenezca a tu banco y que esté especializada en transferencias de divisas, como TransferWise. Te permite realizar transferencias internacionales en hasta 19 divisas diferentes con un tipo de cambio real.

Comisiones por sacar dinero del cajero automático

Todo el mundo necesita efectivo de vez en cuando, por eso es importante saber cuánto cuesta sacar del cajero. Como comentábamos en una de las publicaciones anteriores de Banking basics, las comisiones por sacar dinero del cajero automático varían de un país a otro y, en algunos países, ni siquiera existen.

Algunos bancos cobran comisiones solo por sacar dinero del cajero de otro banco, mientras que otros te permiten sacar cierta cantidad al mes de forma gratuita.

Comisiones de las tarjetas y por ingreso de cheques

Si bien las tarjetas de crédito y débito pueden estar sujetas a comisiones, las que se pagan por las de crédito suelen ser más elevadas. Así, por ejemplo, el banco puede cobrarte comisiones por sacar dinero con la tarjeta de crédito del cajero, además de por aplazar los pagos realizados con ella.

En cuanto a los cheques, como era de esperar, también depende del banco. Pero por lo general, los bancos no suelen cobrar ningún tipo de comisión por el ingreso de cheques desde el cajero, aunque puede que sí lo hagan por ingresarlos en caja.

Comisión por cancelación de cuenta

Los bancos españoles no suelen cobrar comisiones por cerrar una cuenta, a no ser que tengas algún tipo de permanencia o pagos pendientes con el banco. Así que, antes de abrir una cuenta bancaria, infórmate bien de las condiciones que te ofrecen.

Cómo evitar las comisiones bancarias

Si utilizas una cuenta con frecuencia, llegará un momento en el que sea prácticamente inevitable no pagar ciertas comisiones bancarias. La clave es preguntarte qué comisiones son las que podrías tener que pagar y elegir un banco que te permita evitarlas. Por ejemplo, si sacas dinero con frecuencia, te interesa una cuenta por la que no te cobren ninguna comisión por retirar efectivo del cajero.

Si eres de los que gasta dinero en el extranjero, te conviene tener una cuenta con un banco que te permita hacer transferencias internacionales fácilmente y a un precio asequible, o un banco que trabaje con el servicio de terceros para poder prestarte este servicio.

Por último, si crees que vas a necesitarlo, solicita a tu banco el servicio del descubierto tácito para tener un pequeño colchón financiero. Aunque no sea gratuito, te puede ayudar a reducir considerablemente las comisiones por descubierto si lo solicitas con antelación y, además, los bancos solo te cobran si te quedas en números rojos.

Cómo reclamar al banco las comisiones bancarias

Todos sabemos que más vale prevenir que curar, pero claro, no siempre se puede. Así que, ¿qué hacer si de repente te cobran una comisión que no te corresponde? Un ejemplo claro de cargo reembolsable son las comisiones por descubierto.

Cómo reclamar la devolución de comisiones bancarias

Está claro que tener que pagar una comisión que crees que no deberías estar pagando es una faena, especialmente si te penalizan con más comisiones por haberte quedado sin dinero. Como es lógico, es normal que le pidas al banco que se replantee el cobro de esa comisión por descubierto.

Si crees que hay una razón legítima para que te devuelvan la comisión, o si por la comisión vas a tener que dejar de pagar una deuda mayor, ponte en contacto con tu banco, ya sea por escrito, por teléfono o yendo en persona a la sucursal local, para pedir que te retiren la comisión. Para las solicitudes por escrito hay plantillas online que te pueden ser de ayuda.

Utiliza un tono formal y cordial en el escrito e intenta ser lo más preciso posible, para ello puedes incluir información sobre la comisión y el número de referencia de cliente si lo tienes a mano. Eso sí, por razones de seguridad, no compartas nunca con nadie información personal secreta, como tus contraseñas o códigos PIN. Ninguna entidad bancaria oficial te pediría ese tipo de información.

Por último, recuerda que tu banco no está obligado por ley a devolverte el dinero, a no ser que se trate de un error por su parte, y la decisión final está siempre en sus manos.

Tu dinero en N26

Nosotros queremos ser transparentes y justos en lo que a comisiones se refiere. En cuanto a los pagos con tarjeta, nosotros no cobramos comisiones a nuestros clientes por las transacciones que hagan, ya sean online, en tiendas o en otra divisa. Nosotros no nos quedamos con un margen de beneficio por los pagos realizados en moneda extranjera y tú siempre podrás beneficiarte de los mejores tipos de cambio de moneda de Mastercard. Además puedes sacar efectivo en euros en cualquier cajero. ¿Lo mejor de todo? Abrir una cuenta bancaria estándar con N26 es gratis y no tiene comisiones de mantenimiento.


Queremos que todo el mundo entienda cómo operar con los bancos. Por eso publicamos contenido con los conceptos básicos del dinero, las finanzas y otros aspectos relacionados con las operaciones bancarias, porque entender las cuestiones de banca es más fácil de lo que parece.

Artículos relacionados

Creemos que estos te pueden interesar...