Primer día de prácticas
Volver al blogBanking Basics

Cómo prepararte para tu primer día de prácticas (y sobrevivir en el intento)

Lo admitas o no, abandonar el cómodo ‘nido’ estudiantil, cuanto menos, impone. Consigues por fin unas prácticas y llega la hora de sumergirse en el fascinante mundo laboral. ¿Y ahora qué? Por muy abrumador que pueda resultar tu primer día como becario, piensa en todo lo que vas a aprender y en lo que supondrá esta experiencia para tu desangelado CV. Deja que nosotros te guiemos y verás como al final, el temido primer día no es tanto como parece.

Preparados, listos, ¡a trabajar!

Ya lo dijo Benjamin Franklin: “Fracasar en tu preparación es prepararte para el fracaso”. Vale, puede que aunque no te prepares, salgas ileso de tu primer día de prácticas. Ahora bien ¿qué necesidad hay de pasarlo mal con los nervios cuando puedes prepararte mínimamente y disfrutar de la experiencia?

Basta con que tengas en cuenta estos detalles importantes para que el día vaya como la seda:

1. Entérate de la dirección de la oficina y de cómo llegar a ella.

Recurre a tu amigo Google Maps. Si hace falta, haz el camino para estar más tranquilo y compra los tickets que hagan falta. Una cosa que ya tienes hecha.

2. El código de etiqueta de la empresa.

La primera impresión cuenta, y mucho. Es importante que averigües cómo se viste la gente en la oficina y si necesitas comprarte algo o no. Ponte un presupuesto e intenta no salirte de él. Lo mejor es hacerse con prendas prácticas y sencillas que puedas ponerte después. Ante la duda, el blanco y negro es siempre una apuesta segura.

3. Qué debes llevar contigo el primer día.

Lo habitual es que el departamento de Recursos Humanos de la empresa se encargue de gestionar el papeleo ese día. Por tu parte, recuerda llevarte lo siguiente:

  • La correspondencia con tu coordinador de prácticas o los acuerdos de tu universidad.
  • Tus datos bancarios.
  • Tu pasaporte o DNI.
  • Tu número de la Seguridad Social

4. No olvides llevar efectivo para comer con los compañeros.

La comida de bienvenida del primer día con los compañeros suele ser un clásico, pero no está de más echar un bocadillo o algo para picar como posible plan B.

5. A qué hora debes llegar y por quién debes preguntar.

Trata de llegar unos 20 minutos antes de la hora de entrada para que tengas tiempo suficiente de hacerte a la oficina y empezar con calma.

Por lo demás, el informe del Foro Europeo de la Juventud, An Employers' Guide to Quality Internships, lo deja bien claro: para aprovechar al máximo esta oportunidad, se recomienda dejar por escrito tus objetivos y reunirse con cierta frecuencia con tu supervisor. Adelántate y anota qué quieres lograr con las prácticas en tu cuaderno y así ya lo tienes listo para cuando te reúnas con tu supervisor.

¿Cuánto debería cobrar?

Estar de prácticas no tiene por qué significar pasarlo mal a final de mes. Tu trabajo vale, y tú más. Cuánto dependerá del país y de la empresa. Por lo visto, hay entre cuatro y seis millones de becarios en toda Europa y el sueldo suele variar mucho de un caso a otro. Por ejemplo, en el Reino Unido, el 48 % de los jóvenes ha realizado prácticas no remuneradas, y la cifra es similar en el resto de Europa, a excepción de aquellos países en los que se debe cobrar por ley.

Como todo en la vida, es cuestión de organizarse. Ten en cuenta dónde se realizan las prácticas y su duración, tu salario y el coste de vida. Si son en el extranjero o fuera de tu localidad, incluye en tu presupuesto el alquiler y los gastos de viaje. Y siempre, siempre, lee la letra pequeña para evitar comisiones ocultas cuando operes en el extranjero o, para ir sobre seguro, ábrete una cuenta You de N26. Podrás sacar dinero gratis en cajeros de todo el mundo. Interesante, ¿eh?

En cuanto al alojamiento, tienes la opción de alquilarte una habitación con Airbnb por un máximo de 90 días u optar por el alquiler de larga temporada, siempre más barato en el caso de prácticas de varios meses. Si has gestionado las prácticas a través de tu universidad, pregunta por las residencias de estudiantes o los alquileres especiales para estudiantes.

Para que te hagas una idea, los gastos medios en las principales ciudades europeas son:

Londres:

  • Una habitación estándar en una casa compartida cuesta unas 743 libras al mes.
  • Las residencias privadas de estudiantes van desde las 640 a las 1.000 libras al mes.
  • El precio medio de un alojamiento con Airbnb es de 109 libras/noche.

Ámsterdam:

  • Un apartamento compartido suele costar unos 571 € al mes.
  • Airbnb cuesta aquí más que en toda Europa, con una media de 140 € por noche por un apartamento entero.

Berlín:

  • El alojamiento para estudiantes va desde los 290 a los 560 al mes, dependiendo del distrito.

París:

  • Un simple estudio puede llegar a costar una media de 1.079 € al mes. Mucho más caro que en el resto de países.
  • Una alternativa bastante más económica son las habitaciones individuales, que pueden salir unos 30 -70 € la noche.

Roma:

  • Los estudios son más baratos que en París, con una media de 959 €.
  • El coste medio de un apartamento entero con Airbnb es de 90 €.

Madrid:

  • El precio de un estudio oscila entre 700-1350 €.
  • Si compartes, es probable que logres pagar unos 300-600 €.
  • Las habitaciones privadas con Airbnb suelen ser bastante baratas también, unos 29 € la noche.

Si tienes la suerte de vivir cerca de tu oficina, podrás ir en bici o andando. En caso contrario, entérate de las tarifas de aparcamiento o de transporte público. Si optas por dejar el coche en casa, el gasto medio por transporte en Europa suele ser el que sigue:

  • Londres: 172 libras al mes para los estudiantes
  • Ámsterdam: 97,50 €/mes
  • Berlín: 63,42 €/mes o 180 €/semestre
  • París: 75,20 €/mes
  • Roma: 53 €/mes
  • Madrid: 20 €/mes de los 7 a los 25 años

¿Se te da regular esto de hacer números? La cuenta gratuita de N26 es tan sencilla e intuitiva que te ayuda a organizar tu dinero desde la app. Viene con una función superútil llamada Espacios, con la que podrás crear subcuentas en las que apartar dinero para comida, alquiler, viajes y lo que quieras. Una manera muy astuta de no pasarlo mal en los últimos días del mes.

La importancia de dar una primera buena impresión

Llegó el día. Te has preparado. Mental y logísticamente. Ganas no te faltan. Vas a conocer a gente nueva, un sitio nuevo de trabajo. Vas a lanzarte al mundo laboral. ¡Qué presión! Recuerda que tu supervisor siempre está ahí para apoyarte. Te hará un pequeño tour por las instalaciones y te explicará un poco más de la empresa y de las expectativas que tienen puestas en ti. Si después de todo, hay algo que no te ha quedado claro, que no te dé verguenza preguntar.

Toma nota de estos consejos para dejar una buena impresión en tu primer día:

  1. Llega temprano a la oficina.
  2. Demuestra curiosidad, flexibilidad y no tengas miedo de hacer preguntas.
  3. Haz lo posible por recordar el nombre de tus nuevos compañeros.
  4. Pregunta por los protocolos de la oficina como pueden ser los correos, el descanso para comer y los días por enfermedad, por ejemplo.
  5. Haz los deberes en casa y preocúpate por conocer los valores y misión de la empresa.
  6. Mantén la calma, ponle ganas y todo saldrá bien.

Las cosquillas del primer día son normales y hasta necesarias. No te exijas demasiado y no tengas demasiadas expectativas. Déjate llevar. No eres el primero ni el último que empieza un trabajo y que comete errores los primeros días. Tus compañeros lo entenderán. Estás para aprender, así que pregunta lo que necesites.

Tómatelo con calma y disfruta de la experiencia. Ve superando obstáculos uno a uno y céntrate en lo que estás haciendo en cada momento. Y recuerda que 7 de cada 10 becarios acaban trabajando en la empresa, así que confía en tu capacidad de convertirte en un valioso trabajador de la empresa.

Pon todo de tu parte y el resto vendrá solo. ¡Mucha suerte!


Tu dinero en N26

Empezar tu primera experiencia laboral siempre da un poco de respeto. Mucha información que procesar y nuevos retos que superar. Si te preocupa la forma en la que tendrás que gestionar tus finanzas, entonces es una cosa más que puedes tachar de tu lista. Con N26, tú tienes el control absoluto de tu dinero. 100% desde tu móvil, sin papeleos ni comisiones ocultas. N26 se adapta a tu estilo de vida digital y siempre va contigo, estés donde estés.

Artículos relacionados

Creemos que estos te pueden interesar...