¿Qué es el bienestar financiero? Claves para mejorar tu relación con el dinero

¿Quieres dejar de preocuparte por el dinero? Descubre cómo el bienestar financiero puede reducir tus niveles de estrés y tus preocupaciones económicas.

7 min de lectura

El bienestar financiero se consigue aplicando una serie de técnicas para mejorar tu relación con el dinero, independientemente de cuál sea tu situación económica. En este artículo te contamos los pasos a seguir para que puedas elaborar tu propio plan de bienestar financiero y potenciar tus habilidades de gestión económica a la vez que reduces tus niveles de estrés. ¡Así que prepárate que empezamos!

¿Qué es el bienestar financiero?

Es normal que todos tengamos preocupaciones económicas de vez en cuando. Pero, de la misma forma que comer sano y hacer ejercicio nos hace sentir bien físicamente, tener unos hábitos financieros positivos también nos puede ayudar a sentirnos bien económicamente. Igual que un plan de entrenamiento, el bienestar financiero se basa en rutinas y comportamientos que aumentan tu grado de satisfacción con tu situación financiera, ya sea para sentir más seguridad en el futuro o para pagar las facturas actuales a tiempo. Y, por supuesto, también para poder darte un capricho, como irte de vacaciones o de compras.

Si no tienes la costumbre de controlar tus gastos, puede que esto te dé un poco de vértigo. Sin embargo, nunca es tarde para incoporar hábitos positivos que mejoren la relación que tienes con tu dinero, y para eso no necesitas estudiar una carrera ni contratar un asesor. Los principales hábitos de bienestar financiero son bastante sencillos e incluyen las siguientes prácticas:

  • gastar con cabeza y dentro de tus límites;

  • disponer de un fondo de emergencia;

  • tener acceso a herramientas y formación para tomar buenas decisiones financieras;

  • contar con un plan para el futuro que incluya un presupuesto y objetivos de ahorro

  • entender cómo afectan las emociones a la gestión financiera.

Antes de continuar, ¿sabías que el bienestar financiero no siempre está directamente relacionado con tus ingresos? De hecho, un estudio reciente reveló que las personas que ganan más de 100 000 € tenían las mismas preocupaciones económicas que las que ganan menos de 10 000 €. Esto muestra que lo que marca la diferencia es la relación que tenemos con el dinero y no nuestros ingresos.

¿Por qué es importante el bienestar financiero?

Todo el mundo necesita dinero para pagar las facturas y disfrutar del día a día. Y siendo sinceros, ¿a quién no le gustaría tener un par de millones en el banco? Lograr una buena gestión financiera consiste simplemente en sacar el máximo partido a lo que tenemos. Se trata de saber cuánto tienes que gastar, de tomar decisiones acertadas y de ser consciente de las próximas facturas y deudas que tienes que pagar. La forma en la que gestionas tu dinero tiene un efecto dominó en tu modo de vida y en tu nivel de estrés.

Solo hay un problema: en el colegio no nos enseñan la importancia del bienestar financiero y por eso no todo el mundo comprende el impacto que tiene crear hábitos económicos positivos. La generación milenial lo tiene aún más difícil debido al elevado precio de la vivienda, a las deudas académicas y la alta tasa de desempleo. Por eso no es de extrañar que tarde o temprano todos suframos algo de estrés relacionado con el dinero.

Por ejemplo, hay muchos millennials con deudas y un tercio de ellos se queda sin dinero antes de cobrar la nómina. Es algo preocupante, sobre todo teniendo en cuenta que las personas con peor bienestar financiero tienen cuatro veces más probabilidades de tener problemas de salud mental. Está claro que el dinero no da la felicidad, pero los problemas económicos pueden hacernos infelices. Por suerte, un comportamiento financiero adecuado puede sernos de ayuda.

Emociones, dinero y bienestar

¿Sabías que tus emociones pueden influir en cómo gestionas el dinero? Según la organización benéfica de salud mental Mind, no sentirse bien mentalmente puede dificultar la gestión financiera, y, a su vez, tener problemas económicos puede empeorar aún más los problemas mentales. Conseguir un equilibrio entre la salud mental y la gestión financiera es clave para lograr el bienestar financiero. Una mejor gestión de tus emociones te permitirá tomar mejores decisiones y, cuantos más conocimientos sobre finanzas tengas, mayor será tu seguridad.

Te consolará saber que no eres el único con preocupaciones económicas. De media, un trabajador dedica tres horas a la semana y un día entero de baja al año para gestionar temas financieros. A todos nos estresa el dinero por muchas razones, desde estrujarnos los sesos para pagar las facturas hasta tener dudas a la hora de reservar fondos.

A veces, hay situaciones que están fuera de nuestro control, como quedarse sin trabajo o que surja cualquier imprevisto externo. Pero, pese a las circunstancias, si aprendes a gestionar tu respuesta emocional con respecto al dinero, podrás retomar el control. Así, cuando surja un problema financiero contarás con las herramientas suficientes para responder con confianza. Es aquí donde entra en escena la conciencia del dinero.

¿Qué es la conciencia del dinero?

La conciencia del dinero o money mindfulness te ayuda a tener más en cuenta el modo en que gastas, ahorras e inviertes. Con una mayor concienciación tendrás más libertad para gestionar tu dinero, sin necesidad de actuar por impulso o evasivas.

Las emociones impactan de múltiples maneras en la gestión del dinero. Por ejemplo, gastar te puede dar un "subidón" temporal, lo que explicaría por qué muchos de nosotros nos vamos de compras cuando necesitamos animarnos. Compramos compulsivamente cosas que queremos, pero que realmente no necesitamos. Por otro lado, una factura imprevista o un impuesto impagado pueden provocarnos estrés y ansiedad de manera inesperada.

Tener conciencia plena de algo consiste en prestar atención al momento presente sin juzgar. La meditación es una manera de practicar la conciencia plena antes de aplicarla a nuestra vida diaria. En lo que respecta al dinero, puede ser complicado centrarse en el presente mientras sentimos estrés o queremos evitar consultar el saldo de nuestra cuenta. La conciencia plena nos enseña a hacer frente a nuestras emociones, a respirar y a estar preparados para plantar cara a cualquier desafío.

En lo que respecta al dinero, la meditación no logrará que el dinero aparezca milagrosamente en tu cuenta ni tampoco hará desaparecer ese préstamo que te quita el sueño. Pero sí que puede enseñarte a reducir el estrés, a aumentar la autoconciencia y a mejorar la concentración y la toma de decisiones. La conciencia del dinero tiene beneficios de gran alcance. Como escribe la consultora financiera Kristi Nelson en Mindful, "podemos dar la mano a lo que habíamos ignorado, deshacernos de creencias que habíamos albergado y vivir con mayor intensidad la vida que queremos".

La conciencia plena mantiene nuestra atención puesta en las convicciones y emociones relacionadas con el dinero. Y eso no deja espacio a las cosas que habíamos estado ignorando o evitando. Desafiando estas creencias y gestionando nuestras emociones tendremos la capacidad de tomar mejores decisiones y de reducir en general los niveles de ansiedad que nos provoca el gestionar el dinero.

Cómo alcanzar el bienestar financiero

La conciencia del dinero ayuda a aumentar las emociones positivas. Y, lo más importante, los siguientes puntos reducirán tu estrés financiero a largo plazo:

  • Aprende a hacer presupuestos: esto te dará más control sobre tus finanzas, te permitirá detectar dónde estás gastando de más y te ayudará a lograr tus objetivos financieros.

  • Elabora un plan financiero: un plan financiero resume los pasos necesarios para mejorar tu bienestar financiero. Incluye presupuestos, objetivos, cantidades que ahorrar y análisis sobre cómo reducir gastos o aumentar ingresos.

  • Márcate objetivos financieros realistas: puedes necesitar algo de tiempo para terminar de pagar una deuda, asimilar nuevos hábitos o empezar a ahorrar. Establecer objetivos poco realistas aumentará las posibilidades de que te vengas abajo. En lugar de eso, ponte objetivos que estén a tu alcance.

Para terminar: el bienestar financiero es una maratón, no un sprint. Si tienes problemas de dinero, intenta ponerte pequeñas metas; no esperes un gran cambio de un día para otro. Y, ahora que nos acercamos al final, felicítate por haber leído este artículo y haber dado un paso más hacia tu bienestar financiero definitivo.

Tu dinero en N26

Nos preocupa tu bienestar financiero y creemos que tu cuenta bancaria debería ofrecerte muchas funciones inteligentes que te ayuden a lograrlo. ¿Sabías que con N26 puedes recibir notificaciones instantáneas después de cualquier actividad en tu cuenta y crear subcuentas en Espacios para fondos de emergencia, facturas, ahorros o simplemente para tu próxima gran compra? Únete ya a N26 y comienza a ser más consciente sobre tu situación económica y a mejorar su gestión.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen