Consejos para no dejarte engañar en el Black Friday

Cuando empiece el Black Friday ya será demasiado tarde. Lee ahora nuestros consejos para no dejarte engañar y sacarle partido de verdad.

6 min de lectura

Esta fecha sigue ganando más y más participantes cada año. Muchos consumidores, absortos en el elixir del ahorro y los chollazos, picamos en la trampa que a veces esconde este tipo de rebajas.

¿Qué es el Black Friday?

A día de hoy, el Black Friday es un evento comercial en el que, durante varios días, muchos comercios ofrecen descuentos y aplican rebajas a sus productos. 

En España no se hizo conocido hasta el 2012, aunque su historia se remonta a los años 80 en Estados Unidos, concretamente en Filadelfia. Venía sucediendo durante muchos años seguidos que, al día siguiente de Acción de Gracias, la gente se volvía como loca haciendo las compras de Navidad y abarrotaban de vehículos las carreteras y las calles de la ciudad. Debido al jaleo que se armaba, los policías a quienes les tocaba regular el tráfico empezaron a usar el término black friday (literalmente, viernes negro) para referirse a ese día.

¿Cuándo es el Black Friday?

El Black Friday empieza, como su propio nombre en inglés indica, en viernes. En concreto, estamos hablando del viernes después de Acción de Gracias, que se celebra siempre el cuarto jueves del mes de noviembre. En este fatídico e impredecible año, el Black Friday 2020 cae el día 27 de noviembre. Su duración depende de cada comercio, pero por lo general se extiende durante todo el fin de semana y termina dando paso al Cyber Monday, que se celebra el lunes.

¿Cómo se aprovechan algunos negocios del Black Friday?

En la actualidad, muchos comercios se suman al Black Friday con el propósito de disparar sus ventas a cambio de ofrecer precios más bajos de lo habitual. Sin embargo, hay veces que estos comercios se pasan de listos e intentan colarnos precios rebajados que, de rebajados, tienen poco. En esencia, lo que hacen algunos comercios es subir los precios muy por encima del precio habitual para que, cuando llegue el Black Friday, puedan promocionar una bajada de precio sustancial sin que se quede realmente por debajo del precio original. 

Por lo general, observamos esta práctica en los productos con precios más elevados. Por ejemplo, a una televisión que durante todo el año cuesta 630 €, le suben el precio a 990 € justo una semana antes de que comience el Black Friday; así, cuando llegue este día la venden a 690 €, disfrazando de un descuento de 300 € lo que, en realidad, es una subida de 60 €. También podemos encontrarnos casos en los que los precios no suben, sino que se mantienen o incluso bajan unos céntimos, pero disfrazados de oferta. Piensa en unos guantes que por 40 € te parecerían caros; el día del Black Friday, tendrías los mismos guantes con un supuesto precio anterior de 69,90 €, pero rebajados a 39,90 €. Realmente hay solo 10 céntimos de diferencia, aunque si lo vemos como un descuento del 43 % ya no se percibe como algo caro, sino más bien como una ganga.

Cómo no dejarte engañar

Para evitar este tipo de engaños y comprar solo los productos que sí están rebajados de verdad, lo mejor es fijarse en los precios con antelación. Además, conviene mirarlo en todos los comercios donde se pueda comprar ese producto, ya que no siempre sabemos cuáles se sumarán al Black Friday y cuáles no. E incluso dentro de los negocios que participan en este evento comercial, hay veces que solo rebajan ciertos artículos en concreto y podrían no ser los que nos interesan. 

Salvo que seas una especie de Sheldon Cooper o Lisa Simpson, también te recomendamos apuntar en alguna parte lo que cuestan dichos artículos antes del Black Friday. Puedes ir a lo fácil y hacer pantallazos o apuntarlos en una nota del móvil, o currártelo más y usar una hoja de excel; lo que sea, con tal de que no se olvide.

Cómo sacar el máximo provecho

Suscribirse a las newsletters con antelación también es algo que puede venir bien, porque muchas empresas ofrecen descuentos exclusivos y códigos promocionales por email. El tema está en que, por leyes de protección de datos, dichos emails solo se pueden enviar a las personas que están suscritas a las comunicaciones de marketing. 

Sabemos que puede resultar molesto recibir emails de un montón de comercios constantemente, pero piensa que este tipo de comunicaciones es algo a lo que te puedes suscribir y después darte de baja en cualquier momento. Es tan fácil como suscribirte en noviembre, esperar a que pase el Black Friday (o el tiempo que sea) y, cuando te canses, darte de baja fácilmente desde el texto a pie de página de cualquier email promocional.

Dónde comprar en el Black Friday

Desde que llegó a España en el 2012, el Black Friday ha sido propio de las grandes empresas como Amazon, el grupo Inditex o los gigantes de la tecnología. Esto ha causado un gran revuelo en debates sobre la ética del Black Friday de cara al comercio local.

Black Friday y el pequeño comercio

La necesidad de competir en el mercado ha llevado a los pequeños comercios a sumarse a la ola del Black Friday, ya que la hegemonía económica de las multinacionales y las grandes empresas amenazaba con destruir los comercios locales; esos que llenan nuestras calles de vida con su atención especial y el cariño que le ponen a todo. Por eso hay que tenerlos en cuenta, en esta fecha tanto como en cualquier otra, y visitar sus tiendas físicas y online (según la fase del confinamiento y la provincia que nos toque) para apoyarles dentro de lo posible.

Amazon y el Black Friday

Amazon fue el precursor del Black Friday; para los de la LOGSE: uno de los comercios que más influenció en su expansión (perdón, Goyo Jiménez, por robarte el chiste); por lo que tiene especial representación en este evento comercial. A veces hay cosas que solo encontramos en Amazon y, en ocasiones, nos resulta más cómodo y económico de comprar. Sin embargo, muchos de los descuentos que ofrece Amazon por el Black Friday son exclusivos para sus clientes premium, por lo que hay que pagar aparte. Por suerte, N26 Metal te reembolsa la suscripción a Amazon Prime durante un año.

Estafas en internet y carteristas digitales

Al igual que los carteristas de la calle se aprovechan de las aglomeraciones de gente; en mercadillos, manifestaciones, el Metro, etc.; los carteristas digitales hacen lo mismo, pero en el plano digital. Se aprovechan del caos y la sensación de urgencia al comprar online que sentimos los consumidores con mensajes del tipo: «¡Corre, que vuela!», «Oferta exprés: ¡3 horas y 15 minutos restantes!». Así, en medio del barullo virtual, les es más fácil cometer fraude y estafas en internet

N26 dispone de la tecnología de seguridad 3D Secure a la hora de hacer pagos online, así como de la autenticación reforzada de dos factores; y como toda precaución siempre es poca, aquí te dejamos nuestra guía de consejos de seguridad online.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen