Un snowboarder en una montaña mira hacia el horizonte.

Cómo hacer el viaje de tus sueños a la nieve sin arruinarte

Irte a esquiar sin tirar la casa por la ventana no es misión imposible.

8 min de lectura

Ya elijas un destino local como Sierra Nevada, Formigal o Baqueira, como si prefieres irte a los Alpes o a las Montañas Rocosas, organizar un viaje de esquí es normal que te dé escalofríos por el desembolso tan grande que implica. Sin embargo, hoy venimos a contarte que hay formas de disfrutar de la adrenalina de los deportes de invierno sin tirar la casa por la ventana, y además profundizaremos en por qué hacer esquí y snowboard es tan caro.

Por qué son tan caros los deportes de invierno

El precio de la equipación, el seguro, las clases, el forfait..., así como todos los costes ocultos de alojarte en un lugar relativamente cercano a las pistas. Los deportes de invierno son famosos por ser caros. Sin embargo, para mucha gente vivir la experiencia, el ambiente, los paisajes increíbles y ese algo especial que te deja sin aliento (no sólo la altura), hacen que el precio merezca la pena. A continuación vamos a desgranar punto por punto a qué responden estos precios astronómicos.

Tecnología y comodidad: el coste del equipamiento

El equipamiento para deportes de invierno ha evolucionado hasta convertirse en una mezcla de tecnología y comodidad. Estamos hablando de tecnología de última generación, con la que se diseñan esquís y tablas de snow que aportan un gran rendimiento, comodidad y seguridad. Esta parte del equipamiento es una maravilla de la ingeniería y, por eso, tiene un precio elevado. Aunque las gafas de alta tecnología y contraste, el casco de seguridad y el resto de equipamiento necesario están diseñados para hacer que nuestras aventuras en la montaña sean ultraseguras, todo esto puede hacer mella en nuestra cartera rápidamente.

Aun así, mucha gente no se conforma con ir simplemente montaña abajo con los esquís. Necesitan capturar cada momento del descenso y, además, en alta definición. Las cámaras deportivas, las pulseras de actividad e incluso los drones se están convirtiendo en básicos de los deportes de invierno. De hecho, uno de cada cinco británicos se lleva una GoPro o una pulsera de actividad como Fitbit cada vez que va a esquiar. Estos dispositivos son un gasto extra que transforman unas simples vacaciones en la nieve en una expedición cara y de alta tecnología.

El coste de la previsión

Los deportes de invierno pueden ser muy divertidos, pero conllevan ciertos riesgos. Y donde hay riesgos, hay seguros. Contar con un seguro durante tu viaje a la nieve no es solo una cuestión de inteligencia económica, sino de poder disfrutar la aventura al máximo sin tener que preocuparte. Antes de lanzarte a las pistas negras, te recomendamos que contrates un par de seguros que te ayuden a amortiguar cualquier caída. Estos son algunos de ellos:

  • Seguro médico: necesitas uno sí o sí. El seguro médico cubre un amplio abanico de lesiones, desde una pequeña caída hasta un accidente más serio. 
  • Seguro del equipamiento: los esquís, la tabla de snowboard, las gafas... Este tipo de equipamiento no es barato. Asegúrate de cubrir sus gastos en caso de pérdida, robo o daños. 
  • Seguro de cancelación o interrupción del viaje: si hay un cambio de planes de última hora o te cancelan el vuelo, este seguro cubrirá parte de estos gastos.
  • Seguro de responsabilidad civil: si tienes un accidente esquiando y te chocas con alguien, el seguro de responsabilidad civil cubrirá cualquier gasto legal o denuncia tras la colisión.

El precio de los diferentes tipos de seguro puede variar y dependerá en gran medida de la edad, la duración de la estancia y el destino del viaje. Por ejemplo, probablemente, un esquiador de 65 años pagará el doble por el seguro que una persona de 25. Además, el destino también afecta bastante al precio. El seguro de viaje para irte a esquiar a Estados Unidos te costará tres veces más caro que en Europa.

El coste desorbitado del mantenimiento de estos oasis invernales

Las prestigiosas pistas de los Alpes o de las Montañas Rocosas no se mantienen solas. Todo tiene un precio. Disfrutar de este paraíso invernal suele ir acompañado de altos costes, entre otros el precio de forfaits, el alojamiento y, por supuesto, planes après-ski. Al estar ubicados en algunos de los lugares más remotos y bonitos del mundo, llegar a ciertos resorts no es nada fácil, por lo que su precio es aún más alto. Esto equivale a gastos de viaje y alojamiento más elevados, lo que afectará considerablemente al presupuesto para las vacaciones.

Además, dirigir una estación de esquí es un proyecto ambicioso. Hay que mantener los telesillas, preparar las pistas, mantener unos altos estándares de seguridad y, obviamente, pagar a todo el personal. Todo esto tiene un coste que se refleja claramente en la factura de los huéspedes en los distintos resorts. ¡Y eso no es todo! Además de tener una habitación acogedora a la que ir a descansar una vez se termina cada jornada de esquí, los visitantes también quieren comer en buenos restaurantes, ir a locales con ambiente y maximizar su estancia en todos los sentidos.

Básicamente, los resorts de esquí son caros porque ofrecen una experiencia única de aventura, lujo y momentos inolvidables en una ubicación exclusiva e impresionante. El coste de mantener el resort, ofrecer comodidades exclusivas y conseguir ese ambiente agradable y lujoso implica un precio más alto. 

Gasto extra para los principiantes

Por supuesto, también hay ciertos costes menos previsibles. Las clases de esquí y de snowboard son una inversión considerable en caso de que quieras mejorar tus habilidades. El precio de los cursos puede variar, pero es algo que afectará bastante al presupuesto de tus vacaciones. Estamos hablando desde pequeñas sumas para una clase grupal hasta llegar a tarifas muy altas y exclusivas por una clase particular. ¿A qué se debe la diferencia de precios? Todo se reduce a un par de factores:

  • La experiencia tiene un precio. Los profesores no son simplemente gente a la que le gusta esquiar, son profesionales cualificados. Sus conocimientos, homologaciones y años de experiencia son un gran valor añadido a sus clases.
  • La ubicación. Las clases en los resorts de alta gama o, simplemente, en zonas populares, suelen ser más caras. Es el precio a pagar por unas vistas que te dejarán sin aliento y esas pistas de nieve prístina.
  • El privilegio de los grupos pequeños. Con los cursos de esquí en grupos pequeños o las clases particulares tendrás una atención más personalizada, pero la exclusividad viene de la mano de un alto coste.

Cómo disfrutar de tu viaje a la nieve sin tirar la casa por la ventana

Visualizate surcando la nieve por esas pistas de cuento o haciendo planes después de esquiar con tus amigos. Eso sí, sin el estrés de estar gastando de más. Tanto si es tu primera vez como si eres de los que aman el esquí y no se pierden ni una temporada, hay muchas formas de disfrutar al máximo de esas vacaciones invernales sin salirte de tu presupuesto.

Planear el viaje con tiempo

Planear tus vacaciones con antelación siempre jugará a tu favor. Si reservas con tiempo, puedes ahorrarte bastante dinero en los vuelos y el alojamiento. Hay muchos resorts de esquí que tienen tarifas especiales para reservas anticipadas, incluyendo descuentos en el alojamiento y el forfait. 

Nueva tendencia: viajar en temporada baja

Viajar en temporada baja es una experiencia mucho más relajante, ya que no tendrás que lidiar con aglomeraciones y los precios son más bajos. Aún sigue habiendo mucha nieve y, además, hay menos cola en los telesillas y los restaurantes, por lo que disfrutarás más de la experiencia.

Saber dónde alquilar

Podrías ahorrarte un buen pellizco si alquilas el equipamiento fuera del resort o lo reservas con antelación por internet, ya que los precios suelen ser mucho más bajos que dentro de la estación de esquí. En las tiendas de segunda mano encontrarás equipamiento de calidad por una fracción del precio, o también puedes pedírselo prestado a tus amigos. Así evitarás pagar una factura enorme en la tienda de alquiler del resort.

Sal del camino marcado

Hay estaciones de esquí menos conocidas que ofrecen la misma experiencia por un precio más asequible. Suele haber menos colas y disfrutarás de un ambiente local más auténtico. En definitiva, un lugar con un encanto diferente, pero por una fracción del precio. Investiga cuáles son las estaciones menos conocidas en las cordilleras de tu país, o si quieres irte fuera, te dejamos algunas ideas de las más asequibles en este momento: Borovets en Bulgaria, Vogel en Eslovenia, Sauze d’Oulx en Italia y Jasná Nízke Tatry en Eslovaquia.

Ahorra cocinando en casa

Si te quedas en un alojamiento con cocina, podrías reducir tus gastos en comida considerablemente. No solo ahorrarás dinero, sino que vivirás una experiencia acogedora y hogareña. Además, después de un largo día esquiando, cocinar juntos podría ser el momento perfecto para pasar un buen rato charlando y poneros al día de las anécdotas de cada jornada.


Tu dinero en N26

Hacer tu presupuesto para irte de vacaciones a la nieve será pan comido con N26. Con las funciones intuitivas como las subcuentas de Espacios podrás ahorrar fácilmente para tus objetivos y destinar tu dinero para gastos específicos, como unas vacaciones en un resort de esquí. Las Estadísticas te ayudarán a organizar tus finanzas, llevar un control de tus gastos y a hacer presupuestos. Además, con las notificaciones push estarás al tanto de la actividad de tu cuenta en tiempo real; así siempre podrás cuidar de tu bienestar económico. Abrir una cuenta de N26 solo lleva unos minutos, sin papeleo ni burocracia y directamente desde tu móvil. Alcanza todos tus objetivos y construye un futuro seguro con una cuenta N26.

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

Enamórate de tu banco

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Una novia y un novio rodeados de asistentes a la boda.

Cómo disfrutar de la temporada de bodas sin caer en bancarota

El outfit, el regalo, el transporte, el alojamiento, la recena... Las bodas nos dejan con resaca emocional y económica. Hoy te explicamos cómo recortar sin perderte nada.

Una persona con un gato en un sofá rosa.

En solitario, con amigos o con mascotas: vive San Valentín a tu manera

Sea cual sea tu situación sentimental, te explicamos cómo puedes celebrar el amor este San Valentín.

Un grupo de amigos sentados afuera al lado de flores.

Cómo empezar a ahorrar en grupo

Ahorrar para algo nuevo puede ser difícil, pero tener un objetivo de ahorro compartido puede aumentar la motivación... ¡y ser más divertido!