Mind over money: es hora de hablar del estrés

Profundizamos en la ciencia del estrés y te ofrecemos consejos prácticos para que consigas relajarte.

5 min de lectura

Cuando nos estresamos por temas económicos, a veces dejamos que nuestra mente se descontrole. Podemos empezar preocupándonos sobre lo que gastamos el mes pasado, sobresaltándonos por una factura excesiva o descubriendo que tenemos que hacer una compra inesperada. Independientemente de la situación, el estrés financiero puede afectarnos mentalmente. 

Uno de los consejos clave para gestionar el estrés es hablar de él. Muchos de nosotros tendemos a guardarnos las preocupaciones y se van acumulando hasta que, de repente, nos saturan y sentimos que hemos perdido el control. Entender qué es lo que más te afecta es vital para saber gestionar cómo te hace sentir. Para algunas personas, puede ser el simple hecho de pensar en el saldo bancario. Nuestra investigación demuestra que esta es una fuente de estrés para el 45 % de la población. 

Estudiar los factores del estrés a través de la neurología

Sabemos que el estrés financiero puede afectar gravemente a la salud mental. Por eso, colaboramos con el doctor en neurología Jack Lewis para averiguar qué factores nos provocan estrés, por pequeños que parezcan, y cómo aprender a mitigarlos para recuperar el control de nuestra mente. 

Dentro de nuestra serie del blog Mind Over Money, hemos creado un experimento implícito para determinar la jerarquía del estrés y la ansiedad frente a una serie de situaciones financieras y cotidianas. Hemos descubierto que la gente padece muchos tipos de estrés financiero que varían en función de si nos sentimos independientes en materia financiera o no. Veamos los datos. 

¿Qué provoca el estrés? 

Según nuestro experimento, el estrés de un divorcio o una ruptura (muy estresantes para un 91 % de la población) es equiparable a la perspectiva de perder el empleo (90 %). A estas dificultades les siguen de cerca otras preocupaciones económicas, como que te denieguen la tarjeta de crédito (88 %) y no poder pagar una cuota de la hipoteca (86 %). 

Si dividimos los datos por regiones, en Francia, las mujeres son más propensas a estresarse o a sufrir ansiedad debido a una discusión importante (93 %), seguida de cerca por la pérdida del empleo (89 %) y de que se les rompa la caldera (89 %). Sin embargo, las francesas se estresan menos que los hombres por amortizar las deudas, pero la perspectiva de que les denieguen una tarjeta de crédito es un factor de estrés considerable para los hombres franceses. Y, en Francia, el mejor remedio para el estrés es una buena comida, según el 92 % de la población francesa encuestada.

¿La independencia financiera ayuda en la práctica?

Para los que no nos sentimos independientes en materia financiera, consultar nuestro saldo bancario es un 10 % más estresante. Y, para los independientes, el hecho de serlo reduce el estrés de pagar el alquiler en un 13 %. 

El doctor en neurología Jack Lewis ha profundizado en el funcionamiento del cerebro cuando se enfrenta a una situación que le estresa. ¿Por qué? Para poder entender cómo recuperar el control y mantener la calma cuando la vida nos pone trabas. 

El estrés es un arma de doble filo 

Las investigaciones científicas de las últimas décadas concluyen que una cantidad moderada de estrés ayuda a la gente a llevar a cabo sus tareas, pero demasiado o demasiado poco puede causar estragos en la vida de las personas. 

La hormona del estrés que más se ha estudiado es el cortisol, que segregan las glándulas suprarrenales respondiendo a las órdenes que le envía el cerebro, para aumentar los reflejos y concentrar la mente de forma que nos enfrentemos mejor al problema que se nos presenta. Si se segrega demasiado poco cortisol en el flujo sanguíneo, las personas se desmotivan. Si es demasiado, estaremos constantemente agitados y dispuestos a actuar, pero seremos incapaces de pensar cabalmente y tomar decisiones acertadas. 

En el término medio está la virtud 

Para mantener los niveles de cortisol en un término medio (ni demasiado altos ni demasiado bajos, sino justo en el medio), debes aplicar las técnicas de gestión del estrés que mejor te funcionen, no dejar de buscar nuevas técnicas y, sobre todo, no olvidar ponerlas en práctica cada día. Esta última parte es la que más nos cuesta, sobre todo cuando hay factores ajenos a nuestro control que pueden afectarnos. Este año ha sido especialmente duro, con presiones externas que han acarreado más discusiones, más rupturas y miedo a perder nuestro empleo y nuestros ingresos.

Cuando estamos estresados por un montón de preocupaciones, lo último que queremos es tomarnos un descanso. Aunque intentásemos tranquilizarnos, solo lograríamos irritarnos porque seguimos estresados por mucha música relajante que escuchemos, por muchos ejercicios de respiración que practiquemos y por muchas vueltas que demos en el parque. 

Todo esto forma parte del problema del estrés crónico y solo puede solucionarse priorizando un enfoque proactivo en la gestión del estrés en tu vida, de modo que se convierta en una práctica diaria. 

Si te acostumbras a realizar actividades antiestrés varias veces al día, con el tiempo notarás que cada vez son más efectivas. Su práctica diaria, a lo largo de muchas semanas, hará que las rutas neuronales que provocan el estrés crónico se fortalezcan y sean más eficaces a la hora de suscitar las ventajas antiestrés. 

¿Cómo podemos ayudarte?

Queremos ayudarte a tomar las riendas de tu vida financiera para que tengas una cosa menos por la que estresarte. Con N26, puedes recibir notificaciones push instantáneas en tu móvil por cada movimiento en tu cuenta, para que nunca te preocupe tu saldo. Ahorra dinero para emergencias con las subcuentas Espacios y prepárate para los imprevistos con nuestra amplia gama de seguros que se incluyen en nuestras cuentas premium. Comparar las cuentas que mejor se ajusta a tus necesidades.

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen