18 septiembre 2018Productos y Servicios

Ideas para sacar más partido a Espacios (y ser un pro de N26)

Hace ya unas semanas cortamos la cinta roja y mostramos al mundo nuestra última creación: Espacios. Si todavía crees que estamos hablando de porciones del universo, estás adelantando acontecimientos. Antes de leer este artículo, déjanos presentarte Espacios.

Imagina no volver a preocuparte por tener un gasto excesivo este mes y poder dejar tu dinero a parte para aquello que llevas soñando desde niño.

Suena bien ¿verdad?

Bueno, no podemos prometerte que esto suceda de la noche a la mañana, pero gracias a Espacios podrás ver un progreso real y palpable hacia tus sueños. Desde ya. Esto es realmente importante: la psicología de la conducta demuestra que si te encuentras con un gran obstáculo antes de empezar un proyecto a largo plazo, probablemente ni siquiera empieces a hacerlo.

Aquí te mostramos diferentes maneras de utilizar Espacios en tu día a día para que, poco a poco, te acerques a los sueños del año que viene o simplemente a los planes de los próximos fines de semana.

Convierte tu Cuenta Principal en el monedero para los gastos diarios

Para la mayoría de la gente es más fácil llevar un control de los gastos pagando todo en efectivo. De esta manera puedes retirar una cantidad limitada de dinero para poder gastar. Esto te evitará gastar más de la cuenta.

Piénsalo de esta manera: si estás pensando en salir a cenar y solo tienes 20 euros para gastar el resto de la semana, te pararás y reflexionarás sobre ello. ¿Quizás salir a cenar no sea la mejor opción?

¿Cómo puedes hacer esto con Espacios? Simplemente crea un Espacio en la app de N26 llamado “ahorro” o “No para gastos” e introduce el dinero ahí. Después reflexiona sobre cuánto necesitas para pasar la semana e introduce esa cantidad en la cuenta principal. Lo que nos lleva al siguiente punto…

Crea un Espacio para gastos fijos y mueve dinero desde ahí

Ojos que no ven,… ya sabes cómo sigue el refrán (¿y qué quiere decir?).

Qué bien sienta recibir el salario a final de mes ¿verdad? Por fin. Algo de dinero para gastar. Pero gran parte de ese dinero no es para gastar. Es para pagar el alquiler, el transporte, la comida y el resto de gastos fijos.

Por ello, para evitar gastar el dinero del alquiler, simplemente crea un espacio que se llame así, “Alquiler”, arrastra y suelta la cantidad que necesites a dicho espacio y después, trae ese dinero de vuelta para pagar el alquiler. De esta manera no tendrás la tentación de gastarlo, ya que ni siquiera lo verás.

Puedes hacer lo mismo con las suscripciones o los pagos que sean mensuales: Netflix, Spotify, el gimnasio o los bonos de transporte. Solo recuerda llevar el dinero de vuelta a la Cuenta Principal antes de que llegue el recibo.

Márcate un objetivo alcanzable para tu próximo gran proyecto

Ponerle un nombre a tu espacio y, cómo no, un propósito claro te ayudará a comenzar tu propio camino. Además, establecer metas personales te inspirará, sobre todo al ver el progreso que estás llevando a cabo.

Procura crear también un Espacio para eso que quieres. Pongamos que hablamos de un nuevo portátil: crea el Espacio desde la app o desde el ordenador, ponte un objetivo de ahorro y arrastra y suelta algo de dinero para empezar a ahorrar.

Pero ¿cómo llegar hasta aquí? Bueno, podrías…

Poner el dinero sobrante en un Espacio de ahorro

Si no quieres establecer límites para los gastos semanalmente o mensualmente, hazlo al revés. Deja tu salario en la cuenta principal y, a final de mes, mueve el dinero restante a un Espacio para los viajes y las vacaciones.

Administra tu dinero para excursiones y viajes con un espacio propio

Si tienes pensado hacer un gran viaje y sabes de antemano que te va a costar muchos ceros, procura crear un espacio para el viaje, introduce el dinero y espera hasta que llegue el día del despegue. Cuando te vayas de vacaciones, podrás intercambiar el dinero de las vacaciones por el saldo restante, e ir gastando de ahí.

Esto te ayudará a tener un mejor control de tus gastos, en vez de tener una suma aproximada. De esta manera, al final de las vacaciones, sabrás si puedes permitirte ese último viaje en globo o pasarte por el spa en el aeropuerto. Recomiendo la última opción.

Volver al blog