Alejandro Pérez Ibiricu.

Alejandro Pérez Ibiricu, analista de estrategia y operaciones, sobre la importancia del trabajo en equipo

La misión de Alejandro, analista de estrategia y operaciones en N26, es lograr un impacto positivo.

6 min de lectura

Desde que era pequeño, a Alejandro Pérez Ibiricu no le interesaban la fama ni la fortuna. Su visión del mundo siempre se ha centrado en lograr un impacto positivo, desde ser voluntario en su tiempo libre hasta darlo todo cada día en su trabajo.

Esto no ha cambiado desde que se unió a N26 en 2021, primero para hacer unas prácticas y luego como analista de estrategia y operaciones. «Nos hemos convertido en uno de los mayores bancos de Alemania», reflexiona. «En España también obtenemos muchos clientes nuevos a diario, así que todo lo que hago tiene un gran impacto para ellos. Eso es lo que me motiva cada día». 

Después de licenciarse en Ingeniería en Organización Industrial por la Universidad de Navarra y de completar un máster en Gestión de Ingeniería en la Universidad de York, Alejandro comenzó su carrera en el mundo de las startups. Nos sentamos con él para hablar sobre cómo le ha marcado su etapa universitaria y también sobre lo que más le gusta de su trabajo. 

Esta entrevista se ha resumido y editado para mayor claridad.

Cuéntanos un poco sobre ti. 

Tengo 25 años y soy de Pamplona, una ciudad del norte de España. Llevo casi un año en N26. Me incorporé para hacer unas prácticas en marzo de 2021 y en septiembre asumí el cargo de analista de estrategia y operaciones. 

De niño, ¿qué querías ser de mayor?

Cuando pensaba en lo que quería hacer con mi vida, siempre supe que quería tener un impacto en el mundo. Me daba igual si era en la universidad o en el trabajo, simplemente quería dejar huella dondequiera que fuera. 

Esto lo aprendí de mis padres, que trabajaron muy duro para criarnos a mí y a mis tres hermanos, tratando de darnos siempre lo mejor que podían. Verlos esforzarse tanto me motivó a anhelar ese tipo de impacto.

¿Qué carrera universitaria estudiaste y dónde? 

Cuando llegó el momento de decidir qué estudiar, en lugar de centrarme en algo específico, como medicina o economía, pensé que tendría más oportunidades si optaba por algo general. Así que me matriculé en un programa de ingeniería industrial en la Universidad de Navarra.

¿Destacarías alguna historia, clase o evento específico de tu experiencia allí?

Hoy me he dado cuenta de que lo que «realmente» me enseñó la universidad es a trabajar con otros. La colaboración es esencial, porque cuando te unes a una empresa tienes que relacionarte con muchas personas diferentes. En lugar de una clase específica, como matemáticas o programación de datos, lo que más útil me resulta en mi día a día es la capacidad de trabajar en equipo. 

Un gran ejemplo es una iniciativa en la que participé en la Universidad de Navarra, enfocada en el emprendimiento de startups. Se llamaba Innovation Fast Track y la idea era reunir a personas de diferentes carreras para que pudiéramos presentar un proyecto. Tuvimos seis meses para prepararlo, luego un juez lo evaluó y eligió a los ganadores. ¡Mi equipo ganó y como premio pudimos viajar a Israel!

¿Qué hiciste después? 

Después de licenciarme decidí que quería hacer algo nuevo. Así que me mudé al Reino Unido para cursar un máster en Gestión de Ingeniería en la Universidad de York.

Allí tuve que colaborar, por primera vez, con muchas personas de diferentes países y navegar las diferencias culturales. Esto realmente me ayudó a mejorar mis habilidades de comunicación y trabajo en equipo, lo que me resulta muy útil en el entorno multicultural de N26.

Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria profesional y cómo terminaste en N26.

Durante mi máster comencé a trabajar en la Startup Europe Week, que organiza eventos empresariales en 300 ciudades de todo el mundo. El objetivo es apoyar a los empresarios locales que están comenzando con sus negocios, ayudándoles a acceder a recursos y a encontrar socios.

Cuando me gradué tenía muchas ganas de volver a España, pero quería seguir en un entorno internacional. Empecé a trabajar para una empresa de software suiza llamada Aveloq, donde mi función se centraba principalmente en el análisis y la programación de datos. Luego llegó la pandemia y empezamos a trabajar de forma remota. Volví a mi casa en Pamplona y me di cuenta de que sentándome frente al ordenador para hacer lo mismo cada día no estaba teniendo el tipo de impacto que siempre había querido. 

Cuando supe que N26 estaba contratando, solicité unas prácticas, ¡y aquí estamos!

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Yo diría que el compromiso colectivo con un objetivo común. Esto me impulsa a trabajar duro todos los días. Otra cosa que me gusta mucho es la colaboración y el trabajo en equipo. Para mí es fundamental poder contar con personas de diferentes departamentos.

No importa cuánto tiempo lleves en la empresa, solo unos meses o varios años, aquí la gente está interesada en escuchar lo que tienes que decir. Incluso durante mis prácticas sentí que se me tenía en cuenta en cada reunión. Mi gerente tuvo en cuenta mi opinión desde el primer día, a pesar de que era nuevo y no tenía tanta experiencia. Sin duda, esa es una de las cosas que más valoro de trabajar aquí.

¿Cómo es un día típico para ti? 

Mi trabajo diario es muy intenso. Por lo general, empiezo a trabajar entre las 8:30 y las 9:00. Lo primero que hago es hablar con uno de mis compañeros de equipo para ver cómo nos va en términos de números. A menudo tenemos reuniones, no solo individuales, sino también con diferentes equipos. A veces necesito presentar análisis o propuestas para el mercado español. Normalmente termino alrededor de las 19:30 y después quedo con mis amigos, entreno o practico deporte.

¿Cuáles son tus objetivos para el futuro?

¡Tengo muchas ganas de seguir en N26! Me gusta el producto y la gente con la que trabajo, creo que es un lugar estupendo. Mi ambición es crecer dentro de la empresa, desarrollar mi carrera aquí y contribuir a que N26 se convierta en uno de los bancos más grandes de España.

¡Parece que estás cumpliendo tu sueño de la infancia de tener un impacto en el mundo!

[Risas] Sí, sigo intentando lograr un impacto y mejorar continuamente. Por ejemplo, los domingos por la noche soy voluntario en una organización que lleva comida a personas sin hogar. No tienen dónde alojarse ni qué comer, así que tratamos de ayudarles en la medida de lo posible. Mi familia se ha involucrado con la situación en Ucrania. Juntos logramos enviar un autobús hasta la frontera con Ucrania y traer a 55 personas a España. Queremos hacer esto más a menudo y esperamos poder ofrecerles un lugar seguro a muchas más personas.

Artículos que coinciden con la temática

Por N26

El banco móvil que se adapta a ti

Artículos relacionados

Puede que estos artículos también te interesen
Team spotlight: Pedro Rodriguez Paramo.

Nuestro equipo: Pedro Rodríguez Páramo, especialista en RR. PP y cómo sus estudios marcaron su trayectoria profesional

Nuestro especialista en RR. PP. para el mercado español habla sobre su infancia internacional, cómo sus estudios dieron forma a su trayectoria profesional y sobre qué le gusta de trabajar en N26.

Alumni series: Employer Branding Associate Bel Merens.

Bel Merens habla de la universidad, de sus viajes y de cómo hacer realidad tus sueños

Nuestro equipo: Bel nos relata cómo hizo realidad su sueño de trasladarse a Europa para trabajar en el sector fintech.